martes, 24 de febrero de 2009

EL LEGENDARIO DC 3

DC 3
Foto: DC3 Cabo de Hornos avión que llego al polo sur


En nuestro país fueron usados para toda clase de tareas. Han ido al Polo Sur como los primeros argentinos en hacerlo y han hecho más de mil vuelos de salvamento sanitario. El DC-3 se ha convertido en el avión que más ha volado para la historia de la Aviación Naval.

También fueron usados por casi todas las aerolíneas locales. El grueso llegó después de 1945 para ZONDA, Aeroposta y ALFA, los que en 1949 fueros heredados por Aerolíneas Argentinas. Estuvieron en servicio comercial hasta 1968, en que fueron transferidos a la Fuerza Aérea. En 1970 fue la última adquisición, un C-47 reacondicionado a nuevo con motores DC-4.

Con justicia creo que deberíamos impedir la salida de la totalidad de estas aeronaves, que hoy son parte viva de nuestra historia. Muchos aviones históricos se han perdido para siempre y ya no hay como ni con que ilustrar la historia.

Aún estamos a tiempo. En Ushuaia descansa el último DC-3 de la Aviación Naval. Es el 5 TANGO 22 (ó 5-T-22) "CABO HORNOS". Ubicado hasta ahora en la entrada al aeropuerto local, significó y significa, vivenciar constantemente con su presencia heroicas gestas, como su llegada al Polo Sur acompañado de las más gloriosas gestas de la aviación naval argentina: la del entonces capitán Hermes Quijada, siendo asi la primera de las Fuerzas Armadas argentinas en llegar al punto más austral del mundo.
Voló además por estos cielos, en una época en donde la comunicación con el continente e incluso dentro del territorio eran difíciles y la mayoría de las veces desafiantes. Unió todos los puntos imaginables del país y aún fuera de él, pero sobre todo la famosa "2º Escuadrilla de Transportes Aeronavales", comunicando Ushuaia con Buenos Aires. Por ello, su historia está unida entrañablemente a la historia de toda la esta región, que nunca resultó indiferente.

Cuando por última vez aterrizó en Ushuaia -el 28 de julio de 1979-, sentimos orgullo que aquí quedara tan preciada aeronave. Más aún, porque los incorporamos definitivamente como patrimonio fueguino, anunciándose públicamente su destino como Museo. "El Cabo de Hornos" debe descansar en la ciudad más Austral del Mundo, o sea en aquella Ushuaia donde tantas veces arribó con los diarios, con los víveres, con las cartas, los amigos y familiares, los medicamentos y las carga, en épocas en que la aviación no llegaba con la rutina de hoy.


DESARROLLO

Su desarrollo se debió en parte por la competencia que representó la aparición del Boeing 247, un avión con características similares, hacia 1933. Sin embargo, las prestaciones que ofrecía el Douglas DC-3 le hicieron merecedor del lugar que ocupa en la historia.

La compañía Douglas vendió 400 de estos aviones a las principales compañías de aviación de la época y rápidamente desplazaron al tren en los viajes de larga distancia dentro de los Estados Unidos de América.

Con éste avión, Douglas intentó comenzar una nueva etapa dentro de la aviación civil, ofreciendo niveles de comodidad nunca antes experimentados por los viajeros, acostumbrados a espacios poco amables, de difícil acceso y en los que pocas veces se podía conciliar el sueño. Sin embargo, muchos de estos viajes de lujo,

Fueron desapareciendo conforme las aerolíneas no pudieron costear el ofrecer dichas comodidades. No obstante, la sensación de seguridad, la quietud de la estructura y las condiciones de vuelo propias del aparato, distaban mucho de aviones convencionales de la época, otorgando confianza a sus ocupantes. Esto significa que gracias a su velocidad, mantenimiento, rango de alcance, y desempeño, el DC-3 fue el primer avión civil comercial exitoso para sus dueños sin tener que sacrificar la comodidad de sus pasajeros.

Durante la Segunda Guerra Mundial muchos de estos aviones fueron reconvertidos para su uso militar y se construyeron miles de unidades de variantes de este avión denominadas C-47, C-53, R4D y Dakota. Las fuerzas armadas de muchos países lo utilizaron para el transporte de tropas, de carga o como aviones enfermería. Se produjeron unas 10.000 unidades, algunas sin licencia como el Showa L2D japonés o el Lisunov Li-2 soviético.

Tras la contienda, miles de estos aviones fueron reconvertidos para uso civil y convirtieron al DC-3 en el equipamiento estándar durante muchos años de todas las compañías de aviación del mundo.

Entre muchas curiosidades se encuentra el que sea el único avión de tren retráctil en el mundo capaz de aterrizar con sus ruedas guardadas sin dañar las superficies o las hélices. Esto se debe a que parte del sistema queda expuesto cuando se guarda, ya que tiene (como muchos aviones de la época) sus trenes principales alojados en un compartimiento inferior del carenaje de los motores. Si al presentarse una falla hidráulica, los trenes principales no descendían de su posición, era posible de todos modos que el suelo hiciera contacto con ellos si era posible apagar los motores y dejar sus hélices detenidas en una "Y" invertida. De esta manera se podía aterrizar de forma segura, sin dañar los motores y sin exponer la estructura.

Otro hecho curioso que se cierne sobre el Douglas DC-3 es que a partir de la invención del motor a reacción, de la llegada del jet, y de la introducción posterior de los motores turbohélice, surgieron diversos tipos de aeronave con la misión de reemplazar al DC-3 como principal caballo de trabajo de las aerolíneas comerciales, del transporte de carga y correo y de la joven aviación civil privada. Todo ello impulsado también por el reemplazo de los motores radiales como principales motorizaciones para los aviones, ya que se empezó a disponer de opciones más potentes y confiables como las turbinas o más rentables y con menor consumo de combustible como los motores de cilindros opuestos. Sin embargo, y muy a pesar de las ventajas que presentaban las nuevas versiones para el transporte aéreo masivo, muchas desaparecieron en el olvido de la historia bajo distintas circunstancias, mientras que el Douglas DC-3 continúa aún volando en algunos países, e incluso existen versiones repotenciadas con motores turbohélice. Este hecho lo convierte para muchos en el mejor avión que haya visto el siglo XX ya que a pesar de todo, ha volado por poco más de setenta años en todos los lugares del mundo, siendo un ícono de los tiempos pasados y presentes de la aviación.

Fuente:

http://www.tierradelfuego.org.ar

http://es.wikipedia.org

2 comentarios:

  1. Mi viejo, participo del acondicionamiento del Cabo de hornos. desde chico era una de sus historias preferidas.
    Luego de dedicarle 42 años, desde Zonda, hasta Aerolineas Argentinas.
    Se fue al cielo del que era parte, hace 6 meses, me impregno a fuego una pasion tan dificil de explicar como es ver volar un avion.

    Roberto Acosta

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu aporte, que buen recuerdo debes tener.
    Si queres publicar una semblanza sobre la actividad de tu padre estas invitado a hacerlo, para que se publique aqui en el blog. Escribime a la direccion de correo que figura en el inicio de la portada
    Gracias nuevamente

    Roberto Julio Gomez.

    ResponderEliminar