miércoles, 3 de junio de 2009

Accidente: A330 al 3 de junio

SAN PABLO.- Mientras la Fuerza Aérea Brasileña halló este mediodía nuevas partes del avión de Air France en el océano Atlántico y una mancha de combustible de 20 kilómetros de extensión al sur de la zona identificada para la búsqueda, se conoció en Francia los primeros reportes oficiales de las últimas comunicaciones efectuadas por la aeronave accidentada.

Una fuente de la compañía aérea francesa informó que pasaron cuatro minutos desde las primeras señales de problemas eléctricos en el avión de Air France que realizaba el vuelo AF447 hasta su desaparición en el Océano Atlántico, con 228 personas a bordo.

El Airbus enfrentó, entre las 23.10 y las 23.14 (hora local) del domingo, una secuencia de fallas eléctricas y de equipamientos fundamentales al vuelo, que llevaron a la pérdida de esas informaciones en la cabina de comando.

Parte de esos mensajes fue obtenida por el Jornal da Tarde. La aeronave envió al menos seis mensajes escritos automáticos a las computadoras de la Air France, en tiempo real, a través del sistema Acars (Sistema de Comunicación e Información).

Los comunicados fueron traducidos por un comandante de Airbus y muestran que el avión alertó sobre la pérdida de sistemas e intentos de corrección de los parámetros electrónicos, que entraron en falla generalizada.

Fallaron sistemas de referencia como el "Adiru" (unidad que informa dados como altura y velocidad vertical) y hubo falla eléctrica en la computadora principal del vuelo, entre otros sistemas.

Los registros Acars comienzan a las 23 horas locales, cuando el comandante envió un mensaje manual informando sobre un área de fuertes turbulencias por encima de las nubes y lluvias cargadas de electricidad y con fuertes vientos.

Diez minutos después, otro comunicado indicaba que el piloto automático había sido desconectado. A las 23.10, surgen los primeros indicios de problemas eléctricos apuntando fallas en el sistema principal de energía eléctrica y desvío de potencia para mantener la navegabilidad.

En los dos minutos siguientes, al menos dos relatos electrónicos informaron fallas en los sistema de recepción y exhibición de informaciones de vuelo.

A las 23.13, fallaron la computadora primaria del vuelo y un sistema auxiliar, responsable de comandar partes móviles del ala. Y a las 24.14, hubo aumento de la velocidad vertical de la cabina.

Según pilotos, "eso puede indicar despresurización o que, a esa altura, el Airbus A330-200 ya estuviera en caída", reportó Jornal da Tarde.

Restos en el océano. Los nuevos restos fueron ubicados por radar y avistados por pilotos militares a unos 90 kilómetros al sur del lugar en que fueron hallados ayer las primeros partes de la aeronave siniestrada.

Según informaron voceros de la fuerza, los equipos de rastreo identificaron durante la madrugada, "unos 90 km al sur de la región inicialmente cubierta, varios objetos extendidos en un área circular de cinco kilómetros de radio". El portavoz de la FAB, Jorge Amaral, destacó que entre los hallazgos figuran "un objeto de siete metros de diámetro aparentemente" y otros "10 objetos, algunos metálicos".

Asimismo, los observadores divisaron una mancha de combustible de una extensión de 20 kilómetros, dijo. El vocero especificó que "11 aeronaves están movilizadas desde la base aérea de Natal y (el archipiélago de) Fernando de Noronha (ambos al noreste de Brasil) para trabajos de búsqueda".

Según informó el ministro de Defensa de Brasil, Nelson Jobim, los restos del avión se encuentran en dos áreas separadas por 60 kilómetros de distancia, en pleno océano, a unos 650 kilómetros del archipiélago brasileño Fernando de Noronha. Los pilotos avistaron numerosos objetos flotantes, pero no percibieron ningún signo de vida.

En las próximas horas, buques civiles y militares enviados por Francia, Brasil y Estados Unidos llegarán a la zona en la que flotaban "pequeños objetos blancos, una boya naranja, un recipiente" y "hasta un asiento", además de manchas de combustible, según informó ayer el coronel Jorge Amaral, vocero de la Fuerza Aérea de Brasil.

En tanto, dado que las profundidades del mar varían de forma drástica en las zonas como en la que se descubrieron los restos, el gobierno francés despachó un barco con submarinos automáticos que pueden bajar hasta 6000 metros de profundidad.

La llegada de esas naves a lo que sería la zona de la tragedia permitirá examinar los primeros indicios capaces de explicar la misteriosa desaparición del vuelo 447 de Air France, ocurrida en la madrugada del lunes cuando cubría el trayecto Río de Janeiro-París.

Las cajas negras. En tanto, la oficina francesa de investigación y análisis de accidentes aéreos (BEA, por sus siglas en francés), afirmó que es "poco optimista" sobre la posibilidad de encontrar las cajas negras. "No se puede excluir el hecho de que nunca se puedan encontrar los registradores", declaró su director, Paul Louis Arslanian.

Los investigadores franceses del accidente del avión de Air France desaparecido el lunes en el Atlántico advirtieron hoy de que será difícil encontrar las cajas negras y que, incluso en caso de ser halladas, tampoco está garantizado que se pueda determinar qué ocurrió.

Asimismo, el director del BEA precisó que las cajas negras de un avión "no son la única herramienta" para determinar las causas de un siniestro y que "a veces no aportan nada".

"No soy muy optimista" sobre la posibilidad de dar con las cajas negras debido a la profundidad del océano en la zona en la que se busca la aeronave y a la accidentada orografía del fondo marino, con estribaciones montañosas, indicó Arslanian.

Avanzó que "al menos por ahora es una investigación muy difícil", y recordó que las cajas negras están concebidas para emitir, durante 40 días, señales que pueden detectarse a un kilómetro de distancia. Eso significa que, para poder encontrarlas, primero habría que circunscribir de forma mucho más precisa el área de búsqueda.

Arslanian subrayó que la investigación "no ha hecho más que empezar" por lo que no se puede hablar en absoluto de las causas de esta "catástrofe" que calificó de "la peor" en la historia de la aviación de Francia.

La zona. Los operativos se realizan en pleno océano Atlántico, en la llamada "zona de convergencia tropical", donde entran en colisión las poderosas masas de aire de los hemisferios norte y sur, que producen fuertes tormentas o vientos de extrema violencia.

Ese sitio está encima de la dorsal Medioatlántica, una cadena de montañas -equivalente a la cordillera de los Andes- que se encuentra en el fondo del Atlántico. Tratar de hallar elementos en ese fondo marino extremadamente abrupto, de hasta 6000 metros de profundidad, "será muy difícil", advierten las autoridades francesas.

La lista oficial. En medio del dolor y la angustia, en París se aguardaba que Air France difunda la lista oficial de pasajeros que viajaban a bordo, cuyas identidades aún no han sido reveladas.

Ayer se supo que una de las azafatas del vuelo era la argentina Clara Mar Amado, de 32, años, que vive en Málaga y también tiene nacionalidad española. El otro argentino del vuelo era Pablo Gabriel Dreyfus -hijo del reconocido publicista Gabriel Dreyfus-, que viajaba con su esposa brasileña.

Varios empresarios conocidos, músicos, un destacado cirujano plástico y un príncipe brasileño se encontraban entre los pasajeros de 32 nacionalidades que viajaban en el avión de Air France. También se hallaba a bordo de ese vuelo Pedro Luis de Orléans e Bragança, de 25 años, cuarto en la línea sucesoria del trono imperial brasileño, que fue abolido en 1889, cuando se declaró la República.





Francia también confirma que los restos hallados son del avión de Air France

07:28

Un portavoz del Estado Mayor del Ejército francés reconoció que ya no hay espacio para la duda. La Fuerza Aérea Brasileña intensificó hoy las operaciones de búsqueda y hay una carrera contrarreloj por recuperar la caja negra que permita conocer las causas de la tragedia.

Infografía. Tragedia en el aire.

El Estado Mayor francés estimó hoy que "ya no hay dudas" de que los restos encontrados en el Atlántico son del Airbus de Air France que volaba entre Rio y París con 228 personas a bordo, mientras la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) intensificaba las operaciones de búsqueda que permitirán aclarar su misteriosa desaparición.

"Incluso si falta una confirmación formal recuperando alguno de los restos y efectuando un análisis técnico, ya no hay dudas" de que se trata del A330 de Air France, afirmó el capitán de navío Christophe Prazuck, del Estado Mayor francés.

Según Prazuck, un aparato francés de patrulla marítima, el Atlantique 2, sobrevoló las últimas horas la zona en donde la FAB descubrió ayer los restos del A330 de Air France.

Esta madrugada la FAB continuaba sin pausa las intensas operaciones de búsqueda de los restos del avión, mientras que en París se espera que la aerolínea divulgue la lista oficial de los 228 ocupantes.

Los fragmentos encontrados esta tarde es "son del avión (de Air France), no hay dudas", afirmó el ministro brasileño de Defensa, Nelson Jobim, en rueda de prensa en Rio de Janeiro, ciudad de la que partió el vuelo AF 447 con destino a París.

Los aviones brasileños detectaron "una franja de cinco kilómetros de restos de avión" a algo más de 1.000 km de la costa brasileña, precisó Jobim. Las operaciones de búsqueda y salvamento están a cargo de las autoridades brasileñas que transportarían los cuerpos y fragmentos que sean encontrados al archipiélago de Fernando de Noronha, el punto de tierra más cercano al lugar donde habría caído el aparato, a menos de 500 km del continente.

Las autoridades adelantaron que no son muy optimistas en cuanto a la recuperación de las cajas negras del avión por el lugar en el que pudo caer el avión, una zona del Atlántico de gran profundidad.

"La investigación será difícil", declararon los responsables de la BEA, que señalaron que es de muy difícil acceso la zona en la que se han encontrado los restos avistados por el Ejército brasileño y que París considera que pertenecen al avión de Air France.
"No habrá secretos, las transparencia será total", agregó el representante de la BEA sobre la investigación, pero precisó: "no hablaremos hasta que no estemos seguros".

En la madrugada tres aeronaves Hércules C-130 de la FAB continuaban recorriendo la zona, mientras "un navío patrulla de la Marina llegará en la mañana" para "comenzar los trabajos para recoger esos restos que fueron avistados", añadió el ministro. Otros dos barcos de la Marina brasileña tienen previsto llegar al área el jueves y el viernes.

Francia envió además un avión radar tipo Awacs que debe efectuar una "cartografía" de los restos para intentar delimitar el lugar del accidente y permitir luego la recuperación de las cajas negras, precisó Prazuck.

Las autoridades francesas han reconocido que son "escasas" las posibilidades de encontrar sobrevivientes del avión, que perdió contacto con tierra tras anunciar averías eléctricas y de presurización, en una zona con fuerte inestabilidad climática.

En el vuelo AF477 Rio-París viajaban 228 personas de 32 nacionalidades, entre ellos 72 franceses, 59 brasileños, 26 alemanes, dos españoles y un argentino.

Las autoridades francesas indicaron que la "prioridad absoluta" es ahora "encontrar las cajas negras", tarea que parece complicada dado que la zona en donde se encontraron restos del avión tiene hasta 4.700 metros de profundidad. En principio, las cajas negras emiten una señal durante un mes, que permite localizarlas hasta a 6.000 metros de profundidad.

La investigación del accidente estará a cargo de la Fiscalía de París, jurisdicción competente ya que una mayoría de las víctimas tiene residencia en esa ciudad. Francia ya envió dos investigadores a Brasil.

Ante la conmoción provocada por la trágica desaparición del avión, el presidente brasileño Luiz Inacio Lula Da Silva decretó tres días de luto nacional a partir del martes.

En París, el presidente francés Nicolas Sarkozy, asistirá hoy a las 11 (hora de Argentina) a una ceremonia en la catedral de Notre Dame, en presencia de los familiares de las víctimas. El acceso será restringido para la prensa.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario