viernes, 3 de julio de 2009

Accidente A330 Air France Ultimas novedades


El AF447 cayó al mar en una sola pieza


Gerardo Lissardy

París

La agencia francesa que investiga la misteriosa caída del vuelo Air France 447 descartó que el avión se haya destruido en el aire. La aeronave parece haber chocado verticalmente con el Océano Atlántico.

Sin embargo, la causa de la tragedia del 31 de mayo sigue sin conocerse tras el primer informe emitido por los investigadores franceses este jueves. La búsqueda de las cajas negras del avión continuará hasta el 10 de julio.

Se cree que las 228 personas que viajaban en el Airbus 330 murieron cuando el avión cayó en pleno vuelo entre Río de Janeiro y París. Hasta ahora se han rescatado 51 cuerpos sin vida.

Aceleración vertical

"El avión no fue destruido en vuelo", declaró Alain Bouillard, que dirige la investigación del vuelo AF447 para la agencia francesa BEA.

En cambio, dijo que el avión "parece haber chocado contra la superficie del agua en línea de vuelo, con una fuerte aceleración vertical".

El informe establece que se llegó a esa conclusión luego de examinar visualmente las 640 piezas del Airbus 330 que se han recuperado hasta el momento y que están deformadas.

Las piezas provienen de diferentes partes del avión.

Otro indicio son los chalecos salvavidas sin inflar que se encontraron en el océano, lo que descarta que los pasajeros y la tripulación del vuelo AF447 se hayan preparado para una caída al agua.


Bouillard también afirmó que los sensores de velocidad Pitot que tenía el Airbus 330 son "un elemento, pero no la causa" de la tragedia.

Esos sensores han sido señalados por expertos y sindicatos de pilotos como una posible causa de la tragedia, en base a nueve incidentes registrados por Air France antes de la caída del vuelo AF447.

La aerolínea francesa decidió cambiar en junio los sensores de velocidad que tenían sus Airbus 330 y 340 por otros más modernos.

"Un elemento"

Bouillard sostuvo que los 24 mensajes automáticos que el avión envió en un lapso de 15 minutos antes de precipitarse al agua "muestran incoherencias en las velocidades medidas".

Sin embargo, dijo que ese "no es el único" de los factores a tener en cuenta para comprender lo sucedido.

"Bien lejos"

Bouillard advirtió que se está "bien lejos de establecer las causas del accidente" y definió la investigación como "difícil", entre otras razones por la ausencia de testigos.

Respecto a las cajas negras del avión, que pueden arrojar luz sobre lo que sucedió, indicó que la búsqueda de sus señales acústicas en el fondo del Atlántico continuará por "10 días suplementarios".

Pero es posible que los artefactos ya hayan dejado de emitir las señales sonoras necesarias para localizarlas, que se apagaban a partir de los 30 días de la caída del avión.

El informe también señala que el avión enfrentó turbulencias y que otras aeronaves que pasaron por una ruta similar ese mismo día tuvieron dificultades para entrar en contacto radial con el control de Dakar, en Africa.

Por otra parte, los sucesivos controles que se efectuaron al Airbus 330 antes de la tragedia no mencionaban "ningún problema técnico" de la aeronave.

Los investigadores franceses dijeron que aún no han podido acceder a los resultados de las autopsias realizadas por médicos brasileños a los cuerpos de pasajeros del vuelo AF447 hallados en el Atlántico.

La falta de conclusiones sobre la causa de la tragedia podría aumentar las críticas a la agencia investigadora, cuya independencia ha sido cuestionada por expertos, y sobre Air France, a quien los familiares de las víctimas exigen explicaciones concretas.





Brasil concluye búsqueda

de cadáveres del avión

A330 siniestrado en el Atlántico

Moscú, 27 de junio, RIA Novosti. La Fuerza Aérea y la Armada de Brasil anunciaron ayer (madrugada del sábado en Moscú) el fin de las labores de rescate de cadáveres y restos del avión A 330 de la empresa Air France siniestrado con 228 ocupantes en el Atlántico, el pasado 1 de junio.

"Teníamos el objetivo de rescatar los cuerpos de las 228 personas a bordo, pero la Fuerza Aérea y la Armada son concientes que hicieron todos los esfuerzos posibles", dijo el portavoz de la Fuerza Aérea de Brasil, el coronel Henry Munhoz.

Añadió que durante los 26 días de labores de búsqueda, los buques rescataron 51 cadáveres, de los cuales 14 han sido identificados, y que fueron recuperados al menos 600 fragmentos del avión siniestrado en una zona del Océano Atlántico al noreste de la costa brasileña.

En las labores de rescate participaron once buques de la armada y doce aviones de la Fuerza Aérea de Brasil que contaron con la ayuda de comandos de rescate de Francia, España y Estados Unidos, indicó el portavoz citado por medios de prensa de Brasil.

En la zona del siniestro, especialistas franceses continúan la búsqueda de las "cajas negras".

Según expertos la conveniencia de continuar las labores de rescate cada vez son mínimas debido al mal tiempo, las corrientes marinas y las considerables distancias que dificultaron de la labor de la aviación brasileña que colaboró en la localización del último cadáver rescatado el pasado 15 de junio.

El vuelo AF 447 de Air France despegó de Río de Janeiro a las 19.00 hora local del pasado 31 de mayo y desapareció de los radares brasileños casi cuatro horas después con 228 personas a bordo.

Según expertos franceses que investigan el siniestro, el avión envió al menos 24 reportes automáticos de fallos antes de desaparecer de los radares cuando volaba el Atlántico.

Por otra parte, meteorólogos galos indicaron que no hay pruebas de que a consecuencia de una gran tormenta, el avión fue impactado por un rayo de gran potencia que desconectó de forma total sus sistemas energéticos, lo que determinó su caída en el mar.

Hasta el momento, las causas del siniestro siguen siendo un enigma que solamente se podrá resolver cuando se recuperen las denominadas "cajas negras" equipos que registran toda la información relacionada con el vuelo del avión hasta el instante de su total destrucción.

Esta catástrofe aérea es la más grave ocurrida en el mundo en los últimos ocho años y la más seria en los 75 años de historia de Air France.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario