domingo, 7 de febrero de 2010

1910- 2010 a 100 años del Primer Vuelo mecánico en Sudamérica

Material aportado por: JORGE CASALIA




A E R O D E P O R T E S

1910- 100 años del Primer Vuelo mecánico en Sudamérica

2010 Centenario de las primeras manifestaciones

con el “más pesado que el aire” en la República Argentina



Por ALGERIO NONIS Instituto Nacional Newberiano


En la noche del 8 ENE 1910, a bordo del vapor “Paraná”, llegó a nuestro país el aviador francés, Ing HENRY BREGI, cuya fama había trascendido las fronteras europeas. Lo acompañaban su hermano Christian y el mecánico Luciano Heill.


Bregi, patrocinado por la revista parisina “L’Auto” traía consigo dos extraños pájaros mecánicos, eran dos aviones “VOISIN” de fabricación francesa, con motores E.N.V. 60HP y un “GNOME” de 50 HP respectivamente; aviones cuyas formas eran arbitrarias y confusas, como para asignarles propiedad de volar, fue tal vez, el pensamiento pleno de duda de cuantos fueron testigos de su desembarco.


Miembros de la comisión directiva del Aero Club Argentino, recibieron a los viajeros y los agasajaron luego, con una copa de Champagne en la sede del Jockey Club.

Pocos días después, el 16 de enero, en el vapor “Italia” llegó el aviador italiano RICARDO PONZELLI, cuyo viaje debíase a la invitación y patrocinio de la Sociedad Sportiva Argentina, presidida por su fundador, Barón Antonio de Machi. Ponzelli era portador de un avión “Voisin” motor E. N. V. 60 HP.


Los directivos del Aero Club, encabezados por el entonces presidente Ingeniero Jorge Newbery, dinámicos experimentados conductores en el país del programa aéreo y sus perspectivas, y quienes, desde el año 1908 proseguían la trascendente tarea con el “Más liviano que el aire” (hasta entonces, solo volaban en Globo) arbitraron cuanta medida estimaron conducente para obviar toda dificultad a las demostraciones aéreas prometidas por las importantes visitas.

En primer lugar el Aero Club solicitó del Ministerio de Hacienda de la Nación, la libre introducción de los aeroplanos, designó luego lugares aparentes para la realización de las respectivas experiencias de vuelo.


El aviador Italiano PONZELLI, llevó a cabo la primera tentativa el 30 de enero, en la localidad de Hurlingham, terrenos del hoy Campo de Mayo, sector correspondiente al polígono de tiro del ejército.


Ponzelli, que en la víspera de su tentativa de vuelo había efectuado largas corridas con su máquina a efectos de verificar su montaje, comenzó la prueba en horas de la mañana.

En su primera corrida, previa al despegue, aquel advirtió que el avión se inclinaba hacia la izquierda. Suspendió entonces la maniobra y procedió a contrarrestar el defecto colocando una pesa de plomo en el ala opuesta. Inmediatamente inició otra corrida, y al cabo de andar unos 120 mt, consiguió elevarse diez metros aproximadamente; pero enseguida (según aseveran las crónicas de la época) tomado por una ráfaga de viento que en esos momentos soplaba a razón de 7 mt/s. el avión se inclinó peligrosamente sobre su ala derecha, cayó a tierra y golpeó contra un poste. El aparato sufrió rotura de su tren de aterrizaje, cola y deterioros en su fuselaje, mientras que su piloto Sr PONZELLI, resultó con contusiones de poca importancia.


En tanto, el aviador francés HENRY BREGI, instalado en los terrenos del hipódromo de Longchamps , campo elegido al efecto por el Aero Club Argentino. Finalizaba con la útil colaboración del industrial argentino Raúl F. Zimmermann, los preparativos para realizar su primer vuelo el 6 de febrero, bajo la fiscalización del Aero Club Argentino, representado por su Presidente Ing. Jorge Newbery y los Sres. Gervasio Videla Dorna y Jorge Lubary.


Un detalle muy poco conocido, estuvo originado por el industrial Zimmermann: Dos días antes del fijado para el vuelo, con las entradas totalmente vendidas, al poner en marcha el motor en un vuelo de prueba, se rompió una biela y se torció la otra. El Sr Zimmermann de la firma “Zimmermann, Noé y CIA”, a más de haber puesto a disposición del Sr. Bregi los talleres San Martín de la mencionada firma, trabajó dos noches y un día para efectuar las reparaciones necesarias y poner a punto el motor. Bregi al terminar su primer vuelo felicitó efusivamente al Sr Zimmermann, aclarando que solamente debido a la pericia y buena voluntad suya, le había sido posible efectuar el vuelo en la fecha fijada.


HENRY BREGI se aprestó para llevar a cabo la prueba con un breve carreteo por la pista con su “Voisin” Octavie III, se elevó rápidamente y voló a 20 mt de altura. Dio dos vueltas de pista, recorriendo 7 km y aterrizó impecablemente. El público que en número considerable había presenciado el “Milagro”, delirante de entusiasmo ovacionó y llevó en andas al aerodeportista.

Tal “milagro” tampoco escapó al fino humor de un dibujante. “Caras y Caretas” de ese mes y año publicó una caricatura de BREGI, al pie del cual podía leerse la siguiente copla:


Como es el primero que aquí demostró

Que puede volarse, causó frenesí

Y hasta una señora después lo besó;

¿Quién fuera BREGUI ?!!!...


Desde ese momento, Henry BREGI y su singular pájaro mecánico, fijaban en la historia aeronáutica del país, el primer vuelo, cuanto menos, acabado, con el “más pesado que el aire”

Pocos minutos después BREGI, decidió repetir la prueba, esta vez oficialmente controlada por los representantes del Aero Club Argentino, antes nombrados. Hizo la primera corrida, con resultado negativo. En el siguiente despegó del suelo en 120 mt; voló durante 8 minutos, 45 segundo, dando vueltas alrededor de la pista cubriendo una distancia de 9 kilómetros aproximadamente y a una altura de 60 mt. Fue registrada una velocidad de 40 Km./hora.


En días subsiguientes, BREGI llevó a efectos otros vuelos en el mismo lugar, superando en tiempo, altura y recorrido las pruebas anteriores.

Debemos significar que en aquellos históricos días y quizá en los que corremos, los ensayos de PONZELLI y BREGI fueron objeto de agudas polémicas en lo nacional e internacional. Se discutió quién de ambos había sido el primero en volar en nuestro país.

Al respecto y a raíz de una consulta formulada por un diario extranjero en Buenos Aires, el Aero Club, en su reunión de CD del 20 JUN 1911, presidida por el Ing Jorge Newbery, con la presencia del Ing. Alberto R. Mascias, Dr Alfredo Palacios y Sres. Lisandro Billinghurst y Severo Vaccaro (Acta nº 47, Libro 1) se expidió de la siguiente manera:


“Hacer acuñar una medalla de plata para enviarla al aviador BREGI, quien ha solicitado una distinción por haber sido él el que efectuó los primeros vuelos mecánicos en este país; pero como antes que el Sr. Bregi, fue el Sr. PONZELLI, quien intentó hacer vuelos, en la medalla que se otorgue se hará constar que es en mérito a sus primeros vuelos públicos. Con referencia a la carta que envía el “ Giornale d’ Italia” de esta Capital preguntando si efectivamente el Sr. Ponzelli fue quien antes que otro efectuó vuelos en este país, como lo ha publicado en un periódico de Milán, debe contestársele: que si bien dicho Sr. Ponzelli intentó realizar la primera exhibición, no tuvo mayor éxito, por cuanto simplemente dio un salto con su aparato no mayor de 200 mt. a muy poca altura; habiendo hecho el único vuelo digno de tomarse en cuenta cuando después de algunas reuniones de aviación en el aeródromo de Villa Lugano, optó al título de piloto, el que alcanzó sometiéndose a las pruebas reglamentarias. Después no hizo más vuelos…”


Con lo expresado, y acerca de los acontecimientos ocurridos con el primer vuelo con motor en nuestro país y la admirable empresa cumplida con BREGI y PONZELLI, diremos como comentario que las conquistas del vuelo mecánico por el hombre, promovió disputas y controversias. Véase si no, el eterno litigio del primer vuelo universal con motor, entre: los Ader, los Wright y Santos Dumont


NOTA: Estos datos oficiales recopilados por el ex presidente del Aero Club Argentino, Don Julio Víctor Lirón, en base a las actas transcriptas del Libro de Actas del Aero Club Argentino


El Correo oficial Argentino emite un ENTERO POSTAL (Tarjeta Postal Pre franqueada) que memora el magno evento AERODEPORTIVO




Sobre su borde superior derecho va impresa un efecto postal que lleva en su diseño el modelo “VOICI” con el que se cumplió la hazaña histórico.deportiva y el nuevo facial para el servicio doméstico de pesos uno con cincuenta ctvos ($1.50)


En el resto del E. P. se puede apreciar nuevamente al “VOICI” y en círculo el torso de cada uno de los Aerodeportistas, más texto memorativo y el logotipo oficial del Correo Argentino. El matasello que lleva el rostro de los dos aerodeportistas fue aplicado por única vez durante el lanzamiento Oficial, en el Marco de las celebraciones en el Country Club de Longchamps el 06/02/2010


El acto de celebración fue organizado por el Rotary Club de la localidad de Longchamps con la presencia de las más altas autoridades locales de Gobierno, los embajadores de Francia, República Checa y Eslovenia, autoridades de la Fuerza Aérea Argentina, del Instituto Jorge Newbery, del Correo Argentino y diversas entidades filatélicas entre otras instituciones no menos importantes. Con un excelente y auspicioso Programa, que se viera limitado por las malas condiciones climáticas imperantes. No obstante ello y entre discursos académicos se matasellaron casi un millar de Enteros Postales

N de la R. : Para ubicar al lector en tiempo calendario cabe recordar que los Sres. Ing. Jorge Newbery y el Baron Antonio de Machi la Sociedad Sportiva Argentina, eran a su vez miembros directivos de la Comisión del Centenario de 1910, que para preparar el contenido del Programa de los correspondientes Festejos Patrios, impulsaron entre otros eventos estos Festivales de Volación que dieron origen a semejante acontecimiento histórico de alta trascendencia


No hay comentarios.:

Publicar un comentario