domingo, 28 de marzo de 2010

Aeropuertos peculiares

Los aeropuertos más peculiares del mundo

Si les gusta conocer mundo y disfrutan de los viajes en avión, les sorprenderá conocer esta selección de aeropuertos. Les presentamos las pistas más peligrosas, las mayores obras de ingeniería y los emplazamientos más sorprendentes. Abróchense el cinturón y despeguen con nosotros en este viaje por todo el planeta.

KANSAI (Osaka, Japón)

Comenzamos el recorrido en el impresionante aeropuerto de Kansai. Ubicado en una isla artificial de 4 kilómetros de longitud y 2,5 de ancho, el aeropuerto japonés es una impresionante obra de ingeniería. Sirve de conexión internacional a ciudades como Kobe, Kioto u Osaka, y está conectada a esta última por medio de un puente de 3 kilómetros de longitud. Por la frecuencia de ciclones y maremotos en la zona, la instalación requiere de una barrera de contención.

GIBRALTAR (Reino Unido)

Encajado en medio del ’peñón’, en el único terreno en el que se pudo aprovechar una superficie plana, se encuentra la pista de este peculiar aeropuerto. Su ubicación es controvertida, ya que España considera que algunas zonas de sus instalaciones se encuentran fuera del territorio británico, algo que no comparten desde las ’Islas’. Desde Gibraltar, tan sólo operan vuelos hacia España (Madrid y Barcelona), el Reino Unido (Londres y Manchester) y Malta.

MADEIRA (Portugal)

Volamos a la isla lusa para visitar uno de los aeropuertos más peligrosos del mundo. La pista se encuentra pegada al mar, a los pies de una colina, en una zona de constantes vientos que provocan fuertes turbulencias. El riesgo que implica obliga a los pilotos a poseer una licencia especial para operar en este aeropuerto. Por si esto fuera poco, la única forma de lograr una superficie plana en esta ubicación es sostener la pista sobre un espacio porticado con 180 columnas.

DON MUANG (Bangkok, Tailandia)

La gran peculiaridad de este aeropuerto es la existencia de una pista de golf, situada entre medias de las dos pistas con las que cuenta. Si un vuelo se retrasa, sus pasajeros pueden jugar unos hoyos por el módico precio de 9 dólares en concepto de alquiler de los palos (aunque por razones de seguridad, hay importantes limitaciones al número de jugadores que puede haber de forma simultánea). Desde el aeropuerto tranquilizan a los más temerosos, asegurando que los jugadores nunca han golpeado a los aviones de un pelotazo.

CONGONHAS (Sao Paulo, Brasil)

El segundo aeropuerto con más tráfico de pasajeros de todo Brasil (más de 13 millones de personas al año) se encuentra pegado a un superpoblado barrio de Sao Paulo, en el que abundan los edificios de gran altura. Este hecho complica notablemente los despegues y aterrizajes de los aviones. Además, a lo largo de su historia ha causado numerosas controversias por exceso de ruidos, que han provocado importantes restricciones para las compañías aéreas. Tras el fatídico accidente sufrido por un Airbus en 2007 (cerca de 200 muertos, y ningún superviviente) se han extremado las medidas de seguridad en sus instalaciones.

COURCHEVEL (Francia)

En mitad de una estación de esquí, en los Alpes franceses, se encuentra esta pista, única por su escasa longitud (apenas cuenta con 525 metros) y por su pronunciadísima pendiente (alcanza un desnivel del 18,5%). Al igual que sucede en Madeira, los pilotos necesitan un permiso especial para operar en este aeropuerto, cuyas vistas suelen ser espectaculares, debido a la nieve que rodea sus instalaciones.

HONG KONG (China)

Volvemos de nuevo a Asia para contemplar la segunda obra de ingeniería más cara de la historia (tras el gran río artificial de Libia). A partir de un pequeño islote devastado llamado Chek Lap Kok, se construyó una enorme isla artificial, con el único objetivo de albergar estas instalaciones, con dos grandes terminales y abundantes servicios. Desde su construcción, en 1998, reemplazó al antiguo aeropuerto de Kai Tak como principal centro de la aviación de Hong Kong.

MACAO (China)

Y terminamos el recorrido en la antigua colonia portuguesa, con una pista construida sobre una franja de terreno ganada al mar. La dificultad de construir el aeropuerto en una zona tan sobrepoblada obligó a llevarse el proyecto más allá del territorio terrestre de Macao. Su principal peculiaridad es que la torre de control y todas las instalaciones asociadas se encuentran en otra isla, en la cercana región de Taipa. Dos largos puentes sirven de conexión con la pista, y de obligado paso para todos los pasajeros antes de subir al avión.


Fuente



No hay comentarios.:

Publicar un comentario