viernes, 30 de julio de 2010

Aeronave con fallas de comunicación en BAIRES














En Ezeiza se sigue operando con normalidad solo San Fernando con restricciones. El piloto se comunico por celular desde el avion con la torre de Aeroparque por problemas tecnicos en su radio de abordo, se llama Tantessio Luis. Esta todo bien lo comunican por esa via.
Despegó de San Fernando con destino a Chapelco un BE200 Matrícula LV-BMG




Corresponsal Ezeiza: Verónica Muñoz


Aterrizada la aeronave en Chapelco








Un avión en emergencia puso en alerta gran parte del sistema aéreo

Un piloto, junto a su hija, partió desde Buenos Aires con destino a Chapelco. Por problemas técnicos, quedó incomunicado, pero pudo restablecer el sistema y aterrizó en San Martín de los Andes.


San Martín de los Andes > Pudo haber sido una tragedia. Sólo fue un susto. Tras varias horas de incertidumbre, el piloto del avión privado que había partido ayer al mediodía de la localidad bonaerense de San Fernando llegó en perfectas condiciones al aeropuerto Chapelco. Luis Tantessio (jefe de pilotos de la empresa Aero Ruta SA) llegó a las 17.30 horas a San Martín, sano y salvo junto a su hija Carla, una adolescente que minutos antes de la partida abordó la nave.
Todo comenzó pasado el mediodía cuando Tantessio partió a bordo del turbohélice Super King Air 200, con rumbo al aeropuerto Chapelco. La intención era pasar un par de días de descanso disfrutando de la nieve del complejo invernal.
Sin embargo, lo que en principio sería un placentero viaje comenzó a complicarse cuando la nave se quedó sin corriente, provocando lo que el piloto denominó “quedarse en panes”. Esto es, sin comunicaciones, radioayuda y navegación.
Ante esta situación, Tantessio se vio obligado a volar manualmente el avión para hacer frente a tan delicada situación.
Tantessio dijo que “por suerte soy un piloto entrenado, hace 30 años que vuelo y la experiencia adquirida y el entrenamiento recibido para este tipo de situaciones hoy sirvieron. Fue un laburito intenso durante unos 45 minutos, pero estamos bien”.
El piloto no dudó en resaltar “el apoyo que recibí de parte de los servicios de radio ayuda, ya que los operadores de control consiguieron mi teléfono celular y así nos pudimos comenzar a comunicar. Si bien no podía decirles nada, porque no tenía idea dónde estaba ni en qué situación me encontraba con respecto al espacio, nos poníamos de acuerdo en lo que íbamos a hacer para no comprometer la seguridad del tránsito del área, con respeto a la altura velocidad y rumbo, que era lo único que podía mantener”.

Por celular
“Lo que complicó el tema fue que el tiempo estaba muy feo en Buenos Aires, por lo que yo, como se hace en estos casos, continué y respeté la última instrucción que me dieron, para no comprometer al resto del tránsito de esa zona. Así fue que volé durante 45 minutos de esa forma esperando salir del mal tiempo”, aseguró Luis Tantessio.
El piloto se refirió a las características de la nave, un avión turbohélice Super King Air 200 . “Creo que fue un relay de arranque que se quedó pegado. Cuando pude tener una mejor visión de donde volaba, por celular me comuniqué con el mecánico que atiende el avión que tiene mucha experiencia en esto. Le conté lo que me había pasado y automáticamente me dio las indicaciones necesarias para solucionar el tema y así lo hice”, aseguró sobre el desperfecto.

Seguridad
La situación no fue sencilla. Menos el clima. Aseguró que “en toda la zona era malísimo por lo que no podía volver”. “A esto se le agrega el hecho de que no tenía electricidad en el avión, por lo tanto no tenía instrumentos de navegación, ni de aproximación, ni nada. Es decir, no tenía dónde ir. Por eso era imposible pensar en aterrizar. Es más, yo despegué de San Fernando con la meteorología en las mínimas condiciones para despegue, ya para aterrizar no estaba”, dijo.
“Por eso lo mejor era volar bajo porque la terminal de Buenos Aires estaba congestionada de aviones, y seguir rumbo al Oeste ya que yo sabía que volando al Oeste 45 minutos salía de lo que nosotros llamamos nubosidad”, agregó el piloto.
La noticia sorprendió y preocupó no sólo al sistema aeronáutico nacional sino a todo el país. Finalmente, el alivio llegó cuando el piloto de la aeronave confirmó que había solucionado el problema y continuaba sin inconvenientes hasta su destino final: el aeropuerto Chapelco. Allí aterrizó pasadas las 17.30 sin inconvenientes.
Tras esto, Luis Tantessio se entrevistó con las autoridades del aeropuerto y de la PSA, para luego dirigirse al domicilio donde descansará los próximos días junto a su hija Carla.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario