martes, 20 de julio de 2010

Controladores aéreos europeos en conflicto, Francia y España.



Los controladores aéreos franceses mantienen una huelga hasta el jueves

Los vuelos que van a ser anulados se conocerán a partir de las tres de la tarde

A partir de hoy por la noche el tráfico aéreo francés se verá perturbado. La razón, la huelga de controladores aéreos franceses, que terminará el jueves al mediodía. Las autoridades francesas prevén que todos los aeropuertos galos se verán afectados. Mañana, por ejemplo, el 20% de los vuelos del aeropuerto de Roissy, en París, corren el riesgo de anularse; en el aeropuerto parisino de Orly aún será peor: se anulará el 50% de los vuelos previstos.

La Dirección General de Aviación Civil (DGAC) recomienda a cada viajero que consulte a su compañía aérea a fin de informarse de su viaje. Los vuelos que se anularán empezarán a conocerse hoy a partir de las tres de la tarde. Las autoridades francesas no excluyen, además de vuelos anulados, retrasos generalizados. Además, recuerdan que mañana hay previstas también tormentas que empeorarán aún más el tráfico.

Los aproximadamente 4.000 controladores franceses se oponen a la directriz europea encaminada a fusionar los distintos sistemas de controladores de cada país. La intención de Europa es que, con esto, el tráfico se agilice y pueda aumentar, en los próximos 15 años, más de un 50%. Francia, de acuerdo con esta normativa, se integrará en el bloque de Europa Central, junto a Alemania, Suiza, Holanda, Luxemburgo y Bélgica.

Los sindicatos franceses rechazan esta fusión. Están de acuerdo en que debe existir una cooperación más estrecha entre los distintos países en esta materia pero temen que la integración total acarree destrucción de puestos de trabajo.


ESPAÑA

Los controladores culpan a AENA de los retrasos por "llevar el sistema al límite"

El colectivo se defiende y asegura que está dando "el mismo servicio con la misma seguridad" a costa de su salud.- Blanco amenaza con recurrir al Ejército para sustituirlos

El conflicto entre el Ministerio de Fomento con los controladores se recrudece. Si desde el lado del Gobierno, el titular de este departamento, José Blanco, amenaza con recurrir al Ejército para paliar la falta de trabajadores, el colectivo asegura que no está en huelga, que los retrasos están por debajo de la media del resto de Europa y que, en todo caso, son responsabilidad de AENA por llevar el sistema al máximo de capacidad mientras reduce el número de empleados. "Estamos dando el mismo servicio con la misma calidad y seguridad a costa de nuestra salud", ha denunciado el portavoz de la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA), que también ha destacado que las bajas médicas sobrevenidas son "mínimas".

Desde que entró en vigor la nueva ley, hace cinco meses, ha añadido el portavoz sindical, cada vez hay "más carga de trabajo por controlador mientras cada vez hay menos gente trabajando". Un recorte del que responsabiliza a AENA, que es quien decide la cantidad de personas que tienen que acudir a su puesto. Además, con vistas al futuro, ha augurado que si la situación se prolonga podría derivar en "fallos" ya que "se lleva al límite el sistema". "Estamos preparados para manejar aviones y el estrés que esta situación difícil genera, pero otra cosa es hacerlo bajo el acoso psicológico y el régimen laboral extremo al que estamos sometidos", han declarado desde USCA en relación a la denuncia de Fomento de que se han multiplicado las bajas médicas desde que se aplica la nueva normativa.

Según han defendido, AENA es quien decide la "sobreventa de slots -permisos de vuelo-, lo que hace físicamente imposible" que los aviones puedan despegar en el horario previsto y han puesto el ejemplo del centro de aproximación de Barajas.

Según ha anunciado Blanco en la SER, el Ejecutivo va a habilitar a los controladores militares para que en "situaciones excepcionales" complementen el trabajo de los civiles. La decisión se tomó ayer en una reunión con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero y la ministra de Defensa, Carmen Chacón, ha añadido. Además, Rne ha informado de que Defensa está estudiando la vialidad legal de esta posibilidad.

Para que el personal de Defensa pueda ocupar puestos de trabajo en los aeropuertos civiles, el ministro ha explicado que se requiere una orden del presidente. "Vamos a proceder ya a tener modus operandi alternativos porque la determinación es clara: tenemos que garantizar el tráfico aéreo", se ha justificado el titular de Fomento.

Sobre la situación que hoy se vive en los aeropuertos, Blanco ha informado que el 32% de los trabajadores del centro de Gavá en Barcelona seguían hoy de baja. Ayer, el 36% de ellos no acudió a su puesto por razones médicas. Según ha concretado AENA, faltan 13, con lo que hay 40 operativos. Pese a ello, de momento los aviones operan con normalidad y no se registran retrasos destacados, pero las mismas fuentes añaden que habrá que esperar a horas en las que hay mayor número de vuelos para ver las consecuencias que tiene.

Según ha admitido el ministro, las causas que aducen para no acudir a trabajar de estrés, ansiedad o depresión son situaciones "incompatibles" con las condiciones que deben reunir para ejercer su labor. Por este motivo, ha amenazado con que si estos motivos se reiteran, "probablemente" habrá que cambiar el tipo de pruebas que se realizan para acceder al puesto ya que, ante las reiteradas ausencias, AENA puede estar contando ahora con "personas que no están capacitadas para desempeñar ese trabajo". También ha advertido de que si la investigación de la Seguridad Social confirma que las bajas no fueron justificadas "puede haber despidos".

Previsto en la ley

El pasado mes de febrero, el secretario de Estado de Defensa, Constantino Méndez, recordó que la ley prevé la intervención de controladores militares en determinadas situaciones para garantizar la seguridad en la navegación aérea. En enero, la asociación de controladores aéreos militares se ofreció a suplir a los controladores civiles en caso de nuevo caos aéreo.

Según ha añadido el ministro, los controladores no trabajan más horas que el año pasado aunque ha reconocido que cobran menos al no facturar las extraordinarias, las cuales suponían antes un tercio del total y se cobraban al triple que las ordinarias. "Parece que el dinero da salud", ha opinado.

En la misma línea que Blanco, la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha afirmado en la emisora Rac 1 que el Ejecutivo está "haciendo todo lo que proceda en el ámbito de las medidas legales" para revertir una situación que "causa de forma muy injusta graves perjuicios a los ciudadanos". "Es una situación intolerable", ha reconocido.

Fomento vive estos días un conflicto con los controladores, cuyas bajas médicas se han disparado en los últimos meses, coincidiendo con la entrada en vigor del decreto ley que cambió sustancialmente sus condiciones de trabajo y la negociación del convenio. El ministerio atribuye esta situación, que ha generado retrasos en los vuelos durante las últimas jornadas, a una huelga encubierta, mientras que el sindicato de mayoritario lo atribuye al estrés y la presión que supone la nueva norma. Además, achacan las demoras a la mala organización de sus turnos y advierten de que, si la situación no cambia, lo que queda de verano será "más complicado" que hasta ahora. La seguridad social está investigando las bajas, que ayer volvieron a provocar retrasos en los aeropuertos.

Entre los miles de afectados por los retrasos está el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, que se ha visto obligado a suspender el viaje que tenía previsto realizar ayer por la tarde a Bruselas por las demoras.

Normalidad, de momento, en el tráfico aéreo

Hoy han faltado 13 controladores en el Centro de Control de Tráfico Aéreo de Gavá, en Barcelona, de los 53 que debían haber acudido a su puesto de trabajo. AENA informa, sin embargo, que de momento los aviones operan con normalidad y que no se están registrando retrasos. Avisan, no obstante, de que habrá que esperar a las horas con mayor concentración de vuelos para ver si las bajas entre los controladores tienen consecuencias para el tráfico aéreo proveniente del este de la Península y las Islas Baleares. La huelga de controladores en Francia podría afectar también a los vuelos internacionales cuya ruta pase por el espacio aéreo francés, según AENA.






No hay comentarios.:

Publicar un comentario