jueves, 21 de julio de 2011

Los Hidrometeoros

HIDROMETEOROS: NEBLINA Y NIEBLA

La neblina es un oscurecimiento atmosférico producido por gotitas de agua microscópicas en suspensión o por partículas hidroscópicas mojadas que produce generalmente un velo delgado de color gris sobre el paisaje. Las partículas inmersas en la neblina tienen principalmente diámetros del orden de unas pocas decenas de micrómetros.

Se notifica la neblina cuando la visibilidad es por lo menos de 1 000 m pero no superior a 5000 m y la humedad relativa es superior al 90%.

La niebla es un oscurecimiento atmosférico en las capas inferiores de la atmósfera producida por gotitas de agua o cristales de hielo en suspensión concentrada, siendo el aire de una humedad relativa de aproximadamente 100%. En condiciones frías, la suspensión puede ser de cristales de hielo y la niebla resultante se denomina niebla engelante.

Se clasifica en general la niebla en función del proceso físico que produce la saturación o casi saturación del aire.

La niebla de radiación se forma como resultado del enfriamiento radiativo habitualmente en noches sin nubes y condiciones de viento ligero.

La niebla de advección se forma cuando el aire caliente y húmedo del mar o de la tierra se enfría al pasar por encima de una superficie más fría.

La niebla de mar es una niebla de advección que se forma cuando el aire caliente de la tierra se aleja por encima del agua más fría. Se produce la niebla de evaporación (niebla de vapor) dentro de una masa de aire más fría y estable debido a la rápida evaporación de una superficie de agua subyacente más caliente.

La niebla de laderas se forma cuando se enfría el aire que sopla al ascender por una ladera llevando al oscurecimiento de montaña. Las nubes se forman por este mismo proceso y cuando los stratus descienden hasta el suelo se denominan niebla.

Se notifica la niebla cuando la visibilidad es inferior a 1000 m.

Mientras existe la niebla, cambian sus características y las condiciones visuales dentro de la misma. Para fines descriptivos puede decirse que la mayoría de las nieblas pasan por tres fases:

a) Fase de formación de la niebla


Es el tiempo que transcurre desde que se presentan los primeros signos de niebla hasta que la misma es continua sobre una zona relativamente extensa. En el caso de la niebla de advección que sopla y pasa por un aeródromo, esta fase puede durar sólo unos pocos minutos. En el otro extremo, pueden pasar varias horas hasta que la niebla de radiación llegue a esta fase, pero también puede formarse con bastante rapidez. La niebla de radiación puede aparecer en primer lugar como niebla muy cercana al suelo formando parches densos. Más tarde pueden formarse grandes parches aislados que se desplazan lentamente empujados por vientos suaves. Por la noche, la existencia de esos parches no es evidente hasta que uno de ellos encuentra un instrumento, y esto lleva a un valor bajo del RVR. Inversamente, puede formarse la niebla cercana al suelo y extenderse a todo el aeródromo o a parte del mismo. En consecuencia, durante el período de formación de la niebla, especialmente la niebla de radiación, pueden existir grandes variaciones locales, espaciales y temporales de la visibilidad y el RVR notificado por cada uno de los instrumentos pudiera no ser representativo de la totalidad de la pista.


b) Fase principal de la niebla


Esto se aplica a todo tipo de niebla que se ha formado como una capa continua sobre una zona relativamente extensa que comprende parte del aeródromo o su totalidad, hasta que comience a desintegrarse o dispersarse. Esa niebla puede ser uniforme en el espacio y los cambios temporales de la visibilidad pueden ser reducidos y acontecer con lentitud. Sin embargo, en otros casos pueden presentarse variaciones de la visibilidad de hasta un 50% dentro del cuerpo principal de la niebla. Por lo general, las condiciones de la visibilidad se representan con bastante fidelidad mediante observaciones y mediciones con instrumentos. Puesto que las variaciones son progresivas, pueden fácilmente discernirse las tendencias.

c) Fase de desintegración


Esta fase abarca el período de desintegración o dispersión de la niebla. Pueden presentarse grandes variaciones de la visibilidad dentro de la niebla, pero estas variaciones pueden también ser reducidas. Normalmente las mediciones de los instrumentos son bastante representativas, salvo cuando la niebla de radiación comienza a levantarse del suelo pasando a ser nubes de stratus bajos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario