jueves, 28 de julio de 2011

Precipitación

PRECIPITACIÓN

La precipitación es un hidrometeoro que está constituido por partículas de agua, en forma líquida o sólida que caen de la atmósfera y llegan al suelo. La precipitación comprende llovizna, lluvia, nieve, cinarra, cristales de hielo (polvo de diamante), hielo granulado, granizo, granizo menudo o nieve granulada.

La precipitación puede caracterizarse según el tamaño de las gotitas y el estado físico, de la forma siguiente:

a) llovizna

Precipitación bastante uniforme constituida exclusivamente por gotas finas de agua de diámetros desde 0,2 a 0,5 mm. Las gotas parecen flotar sobre el suelo y están muy cercanas las unas de las otras. La llovizna cae habitualmente desde nubes de stratus bajos y nubes stratocumulos.

b) lluvia

Precipitación en forma de gotas de agua líquida, cuyo tamaño varía desde 0,5 mm hasta un máximo de 6 mm de diámetro (en general, se rompen las gotas de diámetro superior a 6 mm) . La lluvia puede ser continua o en forma de chubascos.

c) nieve

Precipitación sólida en forma de cristales de hielo. Los cristales se ramifican habitualmente para formar estrellas de seis puntos y entrelazadas para formar copos de nieve. La nieve puede ser continua o caer en chubascos.

d) cinarra

Precipitación de granos blancos y opacos, muy pequeños, de hielo, parecidos al hielo granulado, pero que son bastante llanos o alargados y que no rebotan fácilmente o se rompen al caer sobre el suelo duro. Su diámetro es en general inferior a 1 mm.

e) cristales de hielo (polvo de diamante)

La precipitación de cristales de hielo no ramificados en forma de agujas, columnas o placas, frecuentemente son tan delgadas que parecen estar suspendidas en el aire. Caen desde un cielo
despejado.

f) hielo granulado


Precipitación de partículas de hielo transparentes o translúcidas de pequeño tamaño (diámetro inferior a 5 mm) .

g) granizo

Precipitación de partículas de hielo (pedruscos cuyo diámetro está en general comprendido entre 5 y 50 mm, duras y en parte transparentes que caen por separado o se congelan juntas formando trozos irregulares. El granizo desciende desde nubes cumulonimbus y adopta la forma de chubascos.

h) granizo menudo o hielo granulado

Partículas de hielo translúcido de un diámetro de hasta 5 mm que, al caer sobre suelo duro, rebotan con un sonido audible. El granizo menudo está constituido por nieve granulada total o parcialmente encajada en una capa de hielo y está en una etapa intermedia entre la nieve granulada y el granizo.

Los chubascos están asociados a nubes convectivas. Se caracterizan por su principio y término brusco y por variaciones en general rápidas y fuertes de intensidad de precipitación. Las gotas y las partículas sólidas que caen en un chubasco son en general de tamaño superior al de las que caen en una precipitación distinta a un chubasco.

En relación con la nieve, se emplean las características de "ventisca baja" y "tempestad de nieve". La ventisca baja significa que la nieve se levanta de la superficie por causa del viento hasta una altura inferior a 2 m (6 ft por encima del suelo (la altura supuesta de los ojos de un observador . La tempestad de nieve indica que las partículas de nieve se levantan de la superficie por causa del viento hasta una altura de 2 m o más por encima del suelo.

IMPACTO DE LOS FENÓMENOS METEOROLÓGICOS EN LA VISIBILIDAD


La precipitación liquida (lluvia, llovizna), con muy poca frecuencia reduce por si sola la visibilidad hasta la gama de valores del RVR. Sin embargo, las condiciones de la precipitación liquida pueden llevar a valores del RVR importantes para las operaciones cuando la precipitación está acompañada de niebla lo cual ocurre frecuentemente con la llovizna, o cuando la precipitación es particularmente fuerte.
Además, la niebla de vapor generada por aire húmedo más frio que se mueve por encima de una pista caliente y mojada puede también reducir la visibilidad hasta la gama de valores del RVR.

La precipitación sólida (diversas formas de nieve) es más eficaz que las gotitas de agua para dispersar la luz, y, por lo tanto, reducirá frecuentemente la visibilidad hasta valores RVR que son de importancia para las operaciones. En particular, en condiciones de vientos fuertes, la ventisca alta puede llevar a condiciones de valores muy bajos del RVR. Además, la ventisca baja, densa y muy extendida puede impedir que el piloto vea totalmente o parcialmente las luces de pista aunque la visibilidad notificada sea alta. Pueden ocurrir fenómenos similares con la ventisca baja de arena.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario