lunes, 22 de agosto de 2011

Eliminación de residuos de caucho de las pistas

Los residuos de caucho, depositados en la zona de toma de contacto por los neumáticos de los aviones que atemzan, obliteran las señales de pista y, cuando están mojados, forman un área sumamente resbaladiza en la superficie. Los residuos de caucho se eliminan por los siguientes métodos:

a) disolventes químicos;

b) chorro de agua a alta presión;

c) disolventes químicos y chorro de agua a alta presión; y

d) aire comprimido caliente

Al evaluar la eficacia de un sistema de eliminación de residuos de caucho, debe entenderse claramente cuál es su objetivo, es decir, restaurar en la superficie de la pista un coeficiente de rozamiento en condiciones húmedas, que facilite las operaciones seguras de todos los aviones.

El cambio de color de la supeflicie, por ejemplo, de blanco a gris en el hormigón de cemento portland, puede inducir a graves errores, porque incluso una pequeña cantidad de residuos de caucho en los poros del pavimento puede producir bajos valores del coeficiente de rozamiento, aunque la superficie se vea limpia.

Por consiguiente, es esencial medir el grado de mejora del rozamiento por medio de un dispositivo fiable de medición del rozamiento.



En la mayoría de los casos, el chorro de agua a alta presión es bastante eficaz en has ligeramente contaminadas, pero su eficacia disminuye según aumenta el espesor de los contaminantes. Este tipo de limpieza puede requerirse dos veces al año, dependiendo del tipo y del volumen de tránsito. Una práctica moderna consiste en disolver los residuos de caucho con disolventes quimicos, acción a la que sigue un lavado a fondo con agua a alta presión.

A fin de determinar la cantidad de caucho que es necesario eliminar del pavimento para proporcionar una superficie en condiciones aceptables, se recomienda emplear un área de ensayo para determinar previamente la presión del agua y la velocidad de recorrido requerida a fin de producir una superficie aceptable. Se ha observado que la productividad del chorro de agua a alta presión en condiciones normales de trabajo es de 278 m2 por hora y por equipo. El llenado de un tanque de agua normal lleva dos horas aproximadamente en cada tumo de ocho horas. Por consiguiente, una zona de toma de contacto de 900 x 24 m necesitaría aproximadamente 100 horas de trabajo por equipo.

La técnica de aire comprimido caliente se vale de gases a temperatura elevada para quemar los residuos de caucho que dejan los neumáticos de los aviones, y puede utilizarse tanto en pistas de pavimento de hormigón de cemento portland como en las de hormigón asfáltico.

Se ha sostenido que, toda vez que no tiene lugar ninguna acción mecánica sobre la superficie de la pista, no hay mayor tiesgo de que el material de pavimentación se desprenda y dé lugar a una absorción de cuerpos extraños por los motores. Sin embargo, al utilizar esta técnica en pistas de hormigón asfáltico, se debe proceder con prudencia y observar cuidadosamente el
estado del pavimento.

Remoción por medios químicos


Los disolventes quimicos se han utilizado con éxito para quitar depósitos de caucho de las pistas de cemento porland y de hormigón asfáltico.
Los productos químicos que tienen una base de ácido cresílico (derivado de la creosota) y una mezcla de benceno, con un detergente sintético como agente humectante, se usan para la remoción del caucho depositado en las pistas de hormigón. Para las pistas de asfalto se aplican productos químicos alcalinos.

La naturaleza volátil y tóxica de los compuestos utilizados para la limpieza obliga a emplear un CUIDADO EXTREMO durante la aplicación y después de la misma. Si se permite que el producto químico permanezca depositado sobre la pista durante un tiempo demasiado largo, pueden producirse daños en la pintura y posiblemente también en la superficie del pavimento. Cuando se lava la superficie del pavimento con una descarga de agua para quitar los productos químicos, éstos deben quedar tan diluidos que no puedan dañar a la vegetación circundante, la fauna o al sistema de drenaje, ni contaminar los arroyos cercanos.

Dado que el proceso de aplicación consiste en regar la solución química sobre el área contaminada y esperar un lapso de una hora antes de limpiar con agua y barrer, es posible que para tratar una zona de toma de contacto de 900 m x 24 m pueda necesitarse un turno de ocho horas. Un método moderno para la remoción de los residuos de caucho de la superftcie del pavimento consiste en aplicar disolventes químicos y después hacer una limpieza a fondo con agua a alta presión.

Remoción por medios mecánicos



Limpieza con chorro de agua a alta presión.

El equipo varía desde una simple boquilla (o pistola) de manejo manual, con una bomba y un tanque de agua, hasta un complicado semirremolque autopropulsado, con bomba, tanque de agua de 22 700 L de capacidad y chorro oscilante de agua a alta presión. En general, se aplican 5 presiones entre 350 kg/cm y 700 kg/cm2.

Limpieza con aire comprimido caliente.

La máquina alimenta una mezcla de aire y de gas a una cámara de combustión donde tiene lugar ésta. El chorro de escape resultante sale despedido a unos 400 m/s de los orificios, a una temperatura aproximada de 1 200°C, directamente sobre la superficie. Estos gases ablandan y desprenden los residuos de caucho. Cuando se usa una máquina de limpieza con aire comprimido caliente en la superficie de hormigón, se produce una pequeña cantidad de carbono que puede quitarse con una sencilla barredora montada en un tractor o camión, del tipo disponible en la mayoría de los aeropuertos; en el caso de las superficies de honnigón asfáltico el efecto correspondiente es una superficie ligeramente remozada del asfalto que, al parecer, resulta conveniente.


Fuente: Manual de servicios de aeropuertos

No hay comentarios.:

Publicar un comentario