jueves, 5 de enero de 2012

Aeropuerto de Ezeiza: Danza de nombres.

El nombre actual "Ministro Pistarini"

¿Quien era Pistarini?

Fuente Wikipedia

Nacido en una familia de origen italiano, Pistarini ingresó en 1895 al Colegio Militar; pese al fuerte prejuicio imperante a la sazón en las clases superiores, de las que provenía la mayor parte de la oficialidad militar, contra las personas de este origen, se graduó entre los mejores alumnos de su clase. Estudió ingeniería en Europa, tras lo cual regresó a Argentina a proseguir la carrera militar. Juan Pistarini fue el tío del también Teniente General Pascual Angel Pistarini.
Ascendido rápidamente, era ya mayor en 1921, cuando junto con otros destacados militares formó parte de la logia Centro General San Martín, que se opondría a la política de Hipólito Yrigoyen y lograría que Marcelo T. de Alvear nombrase ministro de Guerra a Agustín P. Justo. La logia se disolvió en 1928, cuando el triunfo de Yrigoyen le otorgó por segunda vez la presidencia de la Nación, pero durante ese período trabó estrechos lazos entre sus miembros, que protagonizarían varios de los episodios golpistas de los años siguientes. Entre ellos se contaban Pedro Pablo Ramírez, Manuel A. Rodríguez, Benjamín Menéndez, Arturo Rawson y Rodolfo Márquez, además de su principal promotor, Luis J. García. De esa época data la estrecha amistad de Pistarini con Carlos von der Becke, con quien se reencontraría unos años más tarde en Europa, siendo éste condiscípulo de Rommel en la Academia Militar de Berlín.2

En la década del '30 la hábil maniobra de Justo para regresar al poder vería a la logia reconstruirse y a Pistarini cumplir funciones de agregado militar en Europa; ya en 1930 había sido enviado por José Félix Uriburu como cabeza de una expedición de compra de armas a Alemania, para lo que su dominio del alemán le resultó útil. Pistarini recibió una medalla del gobierno alemán, a la que unos años más tarde se sumarían la Orden del Águila Dorada con hojas de roble y una Cruz de Hierro del Tercer Reich. En 1934 fue nombrado comandante de la guarnición de Campo de Mayo, la principal base militar del país. Puso en práctica su formación como ingeniero para plantarla con más de un millón de árboles. En 1935 fue nombrado ministro de Obras Públicas por el Presidente Agustín P. Justo.

Como tal, presentó el proyecto para la construcción del Aeropuerto Internacional de Ezeiza (hoy Ministro Pistarini), que fue aprobado por la Ley 12.285 el 30 de septiembre de 1935. Su obra como tal sería inmensa, acorde al estilo monumental de la política de inspiración mussoliniana que seguía el Ejército y el gobierno de la época, pero habría de esperar unos años, hasta ser nombrado de nuevo en el cargo por Edelmiro Farrel, para ejecutarla. Pistarini firmó numerosos contratos de obra con la firma alemana GEOPE y no ocultó sus simpatías por el régimen nazi por entonces ya en el poder.4 En 1937 fue destinado a Berlín.2

Adhirió al alzamiento del 4 de junio de 1943 y en 1944 fue nombrado nuevamente ministro. En ese cargo, ordenó grandes obras para paliar los efectos del Terremoto de San Juan de 1944; sus planes incluyeron también miles de kilómetros de rutas, además de las obras requeridas para adaptar la circulación —que el 6 de junio de 1945 pasó a efectuarse por la derecha—, miles de escuelas, cuarteles militares, barrios residenciales para la oficialidad basados en el modelo de la arquitectura colonial de California, y una gran cadena de hoteles de turismo ideada por el gobierno peronista.2

Como ministro interino de Marina diseñó el proyecto de ampliación que haría de la flota fluvial argentina la mayor de Latinoamérica y la cuarta del mundo, y en 1945 pudo inaugurar las obras del aeropuerto de Ezeiza. Muchos de los contratos fueron ejecutados por la Compañía General de Construcciones de Ludwig Freude, íntimamente asociada con la red de espionaje nazi activa en Sudamérica por ese entonces; Pistarini amenazó con renunciar cuando los aliados exigieron la deportación de Freude, cuya relación con el gobierno alemán se sospechaba.
Aunque formó parte del grupo de oficiales que el 9 de octubre de 1945 se plegó a los reclamos de los insurrectos de Campo de Mayo contra Perón, siguió formando parte del gobierno tras el masivo apoyo obrero que determinó la liberación de éste el 17 del mismo mes. Fue detenido tras el golpe de Estado al gobierno de Perón, y murió en prisión al año siguiente, tras haber sido inhibidos sus pocos bienes. Sus restos descansan en la Parroquia Nuestra Señora de Loreto de la Ciudad de Embalse (Córdoba).

Proyecto presentado para denominar al Aeropuerto de Ezeiza "Carlos Gardel"

H.Cámara de Diputados de la Nación

PROYECTO DE LEY

Texto facilitado por los firmantes del proyecto. Debe tenerse en cuenta que solamente podrá ser tenido por auténtico el texto publicado en el respectivo Trámite Parlamentario, editado por la Imprenta del Congreso de la Nación.

Nº de Expediente
    4913-D-2010
Trámite Parlamentario
    091 (07/07/2010)
Sumario
    AEROPUERTO INTERNACIONAL DE EZEIZA "MINISTRO PISTARINI". SE DESIGNA CON EL NOMBRE DE "CARLOS GARDEL".

Firmantes
    SOLA, FELIPE CARLOS - MOUILLERON, ROBERTO MARIO - RIVARA, RAUL ALBERTO.
Giro a Comisiones
    TRANSPORTES; CULTURA.

El Senado y Cámara de Diputados,...

ARTICULO 1º: Denomínese a partir de la fecha de la sanción de la presente al Aeropuerto Internacional de Ezeiza "Ministro Pistarini", ubicado en la Autopista Tte. Gral. Ricchieri Km. 33,5, con el nombre de "Carlos Gardel", en homenaje al cantor y autor nacional.

ARTICULO 2º: Derógase toda norma que se oponga a la presente.

ARTICULO 3º: Comuníquese al Poder Ejecutivo.

FUNDAMENTOS

Señor presidente:

Han pasado ya setenta y cinco años del accidente en que perdió la vida Carlos Gardel. Fue necesaria la tragedia de Medellín para que Buenos Aires comprendiera que algo de si misma se iba con Gardel, algo vital, entrañable y sin parecido, que nunca más recuperaría.

En un artículo periodístico de 1960, el escritor argentino León Tenenbaum se asombraba de la permanente vigencia de nuestro cantor, a veinticinco años de su muerte, estableciendo un asombroso teorema: la presencia de Gardel se acrecentaba en forma inversamente proporcional al paso del tiempo.

Lo cierto es que pasados cincuenta años más sobre esos veinticinco transcurridos, y en una realidad sin parangón conocido, la figura de Gardel sigue permaneciendo y concitando la atención y el interés de un público cada vez más numeroso por todos los rincones del planeta.

Carlos Gardel no fue sólo un cantor insuperable. Es uno de los pilares básicos de nuestra cultura. No puede concebirse nuestra idiosincrasia, nuestra identidad nacional sin la influencia de Gardel. Por décadas fue el arquetipo del porteño, superando generaciones y modas, y hoy es el referente obligado, lo máximo, es decir, Gardel, es Gardel, según la sabiduría popular que transformó su nombre en un adjetivo.

Carlos Gardel, nacido en Toulouse, Francia el 11 de diciembre de 1890, como Charles Romuald Gardès fue traído a Argentina por su madre, Marie-Berthe Gardès con poco más de dos años.

El lo expresaría acertadamente en un reportaje: "Nací en Buenos Aires a los dos años y medio". Y por cierto que aquí se plasmó ese milagro de identificación, sin paralelo en la historia de nuestra música, de la consubstanciación de un hombre con su ciudad, trasformándose en su emblema y su símbolo. Aquí vivió con su madre, aquí se naturalizó ciudadano argentino por propia elección, aquí volvía luego de cada una de sus exitosas giras por el mundo, y aquí volvió, finalmente, aquel 5 de febrero de 1936, en que la multitud acongojada se volcó a las calles para recibir sus restos que hoy descansan, junto a los de su madre, doña Berta, en el panteón de Chacarita, declarado sepulcro histórico por decreto del Poder Ejecutivo Nacional.

Los homenajes tributados a su memoria en estos 75 años son incontables, pero entendemos que la cuenta aún no está saldada.

Corresponde en consecuencia, homenajear la figura de CARLOS GARDEL, con una medida acorde al reconocimiento expresado por el pueblo argentino y del mundo entero, para lo cual es menester nominar como CARLOS GARDEL al Aeropuerto Internacional de Ezeiza, puerta de entrada y salida de la Argentina al mundo.

Por lo expresado, solicitamos que se ponga a consideración de la Honorable Cámara la siguiente iniciativa legislativa, la que descontamos brindará su rápido respaldo, transformando el presente proyecto en ley de la Nación.

Proyecto presentado para denominar al Aeropuerto de Ezeiza "Pte. Raúl Alfonsín"



PROYECTO DE LEY SENADO DE LA NACION
CIMADEVILLA Y SANZ: PROYECTO DE LEY CAMBIANDO LA DENOMINACIÓN DEL AEROPUERTO INTERNACIONAL UBICADO EN EZEIZA, PCIA. DE BS. AS., POR EL DE "AEROPUERTO INTERNACIONAL PTE. RAUL RICARDO ALFONSIN".



Texto del proyecto

5 comentarios:

  1. Guillermo Oscar Pérez5 de enero de 2012, 12:29

    Me parece muy bien que comiencen a cambiar "Nombres Honoríficos" de muchos Aeropuertos y Aeródromos Argentinos que llevan nombres de personajes, no gratos para la Historia del Pueblo Argentino.
    Pero este "Nombre Honorífico" no está reglamentado, ni en el Código Aeronáutico, (Ley Nº 17.285 B. O. Nº 21.194 del 21/5/1967) ni en el Artículo 2º del Decreto Nº 92/1970 B. O. Nº 21.861 del 15/1/1970 (aún vigente) que dice:
    "Art. 2º- La identificación de los Aeropuertos y Aeródromos se realizará adoptando el nombre del municipio, localidad o accidente geográfico más cercano a éstos o bien el de la localidad más importante a que sirven."
    Por ejemplo:
    El Aeroparque Jorge Newbery, debería denominarse
    "AEROPUERTO REGIONAL BUENOS AIRES" porque está ubicado y sirve, a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

    ResponderEliminar
  2. Francamente porque no se dejan de romper las pelotas innovando en cosas intrascendentes. Vuelo hace 17 años, casi la mitad en linea aerea, trabaje casi toda mi vida en la industria. Hace decadas que no tenemos una politica aerocomercial. Hay tantas cosas para arreglar y nos vamos a preocupar por estas boludeces? Por que no se calientan en capacitar en ingles a los operadores de baires/eze, que parecen monos con microfono? Dejemonos de joder...

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Tal vez lo de los nombres parezca intrascendente, pero sigue obedeciendo a la falta de una política coherente con nuestras necesidades. (nuestro sistema de honorabilidad merece una revisión crítica, siempre tuvimos modelitos honorables impuestos que nada tienen que ver con nosotros). Tambien es cierto que es hora de trabajar para tener una politica aerocomercial DE ESTADO y PARA EL ESTADO. Eso va a marcar el rumbo a tomar, los monitos con microfono persisten gracias a esa falta de verdadera de honorabilidad y de política, hace 25 años que estoy en esto y siempre hubo monos con microfono mezclados en la misma bolsa de gatos que la gente con muy buenas aptitudes y actitudes profesinales.

    ResponderEliminar
  5. Al igual que los nombres de nuestras calles y avenidas (principalmente las mas largas), los nombres de nuestros aeropuertos merecen revisón. Negar nuestra historia es no asumir nuestra experiencia. una verdadera neurosis

    ResponderEliminar