miércoles, 16 de mayo de 2012

Editorial: "Papá, quiero ser piloto"

Esta pequeña historia que relato acontece en la ciudad de Mar del Plata, espero que sea entretenida para todos los lectores.

Me habían regalado los ladrillos "Rasti" algo seguramente desconocido para las nuevas generaciones nacidas a partir del 80, hoy es arqueología lúdica.  También existía "Mis ladrillos" pero el Rasti era mejor, ¡lo más! Consistía en  ladrillos de varias formas, material plástico, que se podían unir y realizar figuras.
Para mi era "el" regalo, además incluía un motor a pila, ahora si podía construir mis aviones con un adelanto tecnológico "motor", más cercano a la realidad era imposible. Me sentía un Howard Hughes argentino.

Tenía, si la memoria no me juega una mala pasada, 9 o 10 años.
¡Manos a la obra! y construí un monomotor gigante, con asientos, en que viajaban cómodamente los muñequitos que coleccionaba de los chocolates Jack "con sorpresa" que mi madre me traía cada tanto, luego de hacer las compras diarias en el almacén del barrio; mi pregunta cuando la escuchaba entrar era ¿me trajiste algo? refiriéndome con ese "algo" al chocolate.
Para hacer aún más real la situación utilizaba un grabador azul (el de la imagen), monoaural, "National Panasonic" que teníamos en casa y al apretar play se escuchaba una voz grabada (la mía) en casete "Señores pasajeros se anuncia la salida del vuelo....."y así pasaba mis tardes jugando al aeropuerto, vivíamos en un departamento interno pero con patio y no respetaba en mis vuelos imaginarios conceptos de seguridad operacional.

Fui creciendo y llegó la saga de las películas "Aeropuerto" las cuales vi todas. Desde muy chico tuve el hábito de leer, todas las noches antes de dormir nunca faltaba la lectura de una novela policial de Séptimo Círculo o de Agatha Christie alternando con alguna de temática aeronáutica, la dinámica era una y una "La tragedia del DC10" "El último tigre volador" "Whisky, Naranja o crimen" (que trataba de un piloto alcohólico) "Aeropuerto" "Aeropuerto 77" y muchas más que quedaron guardadas en mi inconsciente y no quieren regresar. Obviamente, algunos se preguntarán ¿cómo? ¿no leyó a Richard Bach? obviamente no podía faltar; desde "El don de volar" que me regaló un compañero el día de mi primer vuelo solo; pasando también por "Juan Salvador Gaviota" y casi todos los que escribió, ¡sí!, los leí.

Pasó la escuela primaria y llegó la secundaria (la de antes 1ro a 5to año) y la pregunta de siempre a esa altura de la vida de un adolescente "¿Que vas a seguir? Respuesta: Piloto. Esta respuesta, debo admitir, tenía levante.

"Un pajarito me dijo"

(Perdonen la antigüedad de algunos términos como "pajarito" pero antes era así.)

Una tarde mi papá me dice: "me contó un pajarito (mamá) que queres ser piloto" quede en estado de shock, jamás había hablado con él de este tema, obviamente no esperaba la respuesta que me dio a mi afirmación rotunda que salió dispara de mi boca "bueno averigua a ver que escuelas hay". No dormí por las siguientes cuatro noches.

Como en mi colegio ya era vox populi mi pasión, una compañera (¡Gracias Mónica!) me acerca en el recreo un papel con un número telefónico perteneciente a la escuela de vuelo RAS.

Un número telefónico que abría las puertas del cielo para mí. Me comunique, obviamente, ese mismo día y en muy poco tiempo estaba comenzando el curso. 

Para terminar con esta historia mínima les comento que tenía licencia de piloto privado de avión y no tenía registro de conducir automóviles. Una tarde, luego de llevar a mi viejo a volar por primera vez, (debo reconocer que tuvo agallas para subir a un Aeronca Champion 7EC (foto) y yo al mando de la aeronave. Este hecho era lo verdaderamente peligroso; no el avión), terminado el vuelo regresando de Miramar que es donde la escuela estaba radicada me dijo "no puede ser que me lleves a volar y no sepas manejar un auto". ¡Gracias papá porque me apoyaste siempre!

Esta historia autorreferencial (disculpen este hecho) seguramente es similar a la de muchos lectores, no tiene nada de particular más que el significado personal, pero adquiere trascendencia cuando se asemeja a otras. Esto, quizás, afirma el pensamiento que "piloto se nace", se lleva en los cromosomas y esto va más allá de poder realizar un curso de piloto o no. Explicación no científica sobre porque hay tantos apasionados de la aviación, tantos pilotos de alma.

Soñar no reconoce ideologías, ni escalas sociales, utilizando términos marxistas no reconoce proletarios o burgueses, ni lucha de clases; la teoría de "conciencia de clase" queda destruida. No reconoce religiones, ni etnias.
Cualquier niño que mira un avión en el cielo se queda embelesado, extasiado por unos instantes. Ocurra en una villa de emergencia o en el country más top.

Al soñar podríamos catalogarlo como transversal, atraviesa el colectivo social sin distinciones, lleva a la igualdad de la ilusión, a la igualdad del sueño. Pero, siempre hay un "pero", todo sueño tiene un despertar, y este despertar puede ser brusco. En este caso con la frase "papá quiero ser piloto". Esta  sí establece una línea divisoria entre clases sociales, ahí sí podemos plantear el problema bajo otra lectura. Llevar el sueño a la realidad, puede convertirlo en una pesadilla.

La carrera de piloto es una carrera auto gestionada, no se puede ir a una facultad a aprender a volar, no hay una UBA, Universidad Nacional de Mar del Plata, o cualquier otra Universidad Nacional o privada, sino que requiere el compromiso personal de buscar una escuela de vuelo para realizar el curso de Piloto Privado. Además en nuestro país hay una particularidad que no se registra en el resto del mundo: las escuelas son diversas. Las hay sólo teóricas, sólo prácticas, y teórico-prácticas. Es decir un piloto que vuela en una escuela tiene que ir a otra a realizar su formación teórica.

Con la licencia obtenida comienza un camino sinuoso, dos palabras que pasan a ser un mantra que se repite religiosamente a diario "sumar horas", Principio y Fin, Alfa y Omega de un piloto. Sin estas horas esta vedado el ingreso al paraíso.

Esta editorial tiene el fin de ver cuanto cuesta la admisión al paraíso.

El factor económico
Capitalismo vs pasión - Todos desearíamos ser comunistas

Etapas económicas en la vida de un piloto.
(Los cálculos en dólares están realizados a un valor de $4,50)

Curso para obtener la licencia de Piloto Privado de avión.

Psicofísico Alumno Piloto Privado de Avión: $120,00
Una vez que obtenga la licencia una vez al año para validarlo $140

Horas de vuelo totales necesarias: 40
Repartidas de la siguiente forma: 30 horas de vuelo, como mínimo, de doble comando: De las cuales 6 horas de vuelo tienen que ser de travesía, incluyendo una de no menos de 185 Km. / (100 NM) con 2 aterrizajes completos en 2 aeródromos diferentes. Uno de estos aterrizajes deberá ser realizado en un aeródromo controlado debiendo dejar registrado tal aterrizaje. 10 horas de vuelo solo local, bajo supervisión y control del Instructor de Vuelo.

Costo del curso 

Avión monomotor
Cada una de esas horas sale: $500 en promedio porque depende el aeroclub, escuela de vuelo, aeronave, etc. Unos amigos están en este momento realizando el curso y pagan la hora $540

Valor total del curso (promedio) $20.000 a $23.000. Unos U$S5000. (si alguien puede conseguir un dolar hoy) Terminado el curso el flamante "Piloto Privado de Avión" tiene 0hs de vuelo (Cero horas de vuelo)

Wall Street
Habilitación vuelo nocturno local: 10hs de vuelo
Horas a volar para obtener la licencia siguiente: 200hs de vuelo por lo que las 10 horas están incluidas en las 200hs.

200hs x $500 cada una =  $100.000, unos U$S22.000

Obviamente si se aspira a llegar a la línea aérea se deberá obtener la habilitación para aviones multimotores terrestres.

Hora promedio  $1300 x 10hs que dura el curso: $13.000, unos U$S 2900


Curso Piloto Comercial de Avión con habilitación de vuelo por instrumentos (HVI) aviones monomotores hasta 5700Kg.

Psicofísico: $170 (Una vez al año)

Curso teórico en una institución habilitada: $3000 a $7000 tomo un valor promedio $4000

Resumiendo y para no perder la cuenta hasta acá tenemos:

COSTO
Licencia / Habilitación En Pesos En Dólares
Piloto Privado de avión $ 20.000 U$S 5.000
200 Horas para cursar licencia Piloto comercial HVI $ 100.000 U$S 22.000
Teórico licencia Piloto comercial HVI $ 4.000 U$S 900
10 horas habilitación aviones multimotores $ 13.000 U$S2.900
Total necesario $ 137.000 U$S 30.800

















Obviamente este gasto no es de una sola vez, es decir no hay que poner al contado en efectivo toda esa cantidad. El tiempo estará dado por el poder adquisitivo de cada persona, pero en la medida que el tiempo se extiende los valores cambian por la sensación que hay de inflación.

En 5 años (60 meses) sería un costo aproximado mensual de $2300, como el costo no es fijo como dije antes; un valor de referencia sería en dólares unos U$S 510 mensuales.

Se obtendría así la licencia de Piloto Comercial con Habilitación de vuelo por instrumentos aviones monomotores y multimotores terrestres hasta 5700kg y un total de 210hs voladas (200hs de monomotor y 10hs multimotores)


Todavía pensar ingresar a una línea aérea con esta cantidad de horas no es sencillo. Se deberá sumar algunas más, por lo tanto si no es factible sumar horas teniendo un trabajo como piloto se deberá aumentar el presupuesto. Y como no es factible sumar horas trabajando como piloto hay que aumentar ese presupuesto.

En este punto es donde se truncan  muchas carreras, ya que el ascenso es muy empinado y el cielo queda cada vez más lejos.


Fomento


Disculpen la broma del título. No hay fomento alguno para la formación de un piloto, no existe subsidio de ninguna naturaleza que pueda lograr que una persona con pocos recursos económicos pueda llegar a ser un piloto. La opción de ingresar a la Fuerza Aérea no la tomo porque en este caso se aspira a ser piloto civil. Igualmente la posibilidad de volar un avión en la FA no es un hecho que alcancen la mayoría de ingresantes, sino que llegan algunos pocos y los aviones, hoy, también escasean.

Todo el fomento a la aviación civil que existe es la excepción de pagar la tasa de servicios aeronáuticos para escuelas de vuelo:

Art 2 Decreto 1674/76
Los usuarios de los servicios del artículo precedente deberán abonar las contribuciones establecidas en los artículos siguientes, cada vez que los utilicen, con las excepciones que se detallan a continuación:
1°) Aeronaves públicas argentinas, incluyendo aeronaves poseedoras transitoriamente del carácter de públicas, mientras dure la afectación;
2°) Aeronaves públicas de otros países, con los que existan convenios de reciprocidad;
3°) Aeronaves afectadas a servicios sanitarios de propiedad de la Nación, provincias o municipalidades;
4°) Aeronaves de propiedad de instituciones aerodeportivas oficialmente reconocidas; 
5°) Aeronaves comerciales que deben desviarse o alterar el itinerario propuesto por haber recibido instrucciones de autoridad competente, no abonarán tasas por todas las operaciones que realicen como resultado de aquellas instrucciones.

Aquí terminó todo "fomento" a la actividad aérea civil (no comercial) en nuestro país, hay un dicho que dice "hasta aquí llego mi amor" y evidentemente el amor no es muy grande por parte de las autoridades.

En estas condiciones las posibilidades de que las escuelas de vuelo obtengan subsidios para poder establecer un menor costo operativo, y ni hablar de algún régimen especial para adquirir aeronaves (el parque de aeronaves es antiguo), y esto reflejarse en un menor costo de la hora de vuelo, que amplíe las posibilidades a que otras personas lleguen a tener la chance de obtener una licencia aeronáutica es solo ciencia ficción.

Por lo tanto la materialización de los sueños depende de un factor calve, que para graficarlo me valgo de una  frase célebre, me tomo el atrevimiento de adaptarla libremente a este tema y se las dejo como cierre:

"Billetera mata piloto"


 Roberto Julio Gómez

3 comentarios:

  1. Roberto, muy claro tu resumen de la actividad.Y creo todos nos vemos reflejados en la anecdota personal.Nostalgia y desazon a la vez. Gracias por tu permanente aporte al ambiente aeronautico.

    ResponderEliminar
  2. Muy buen post. Te felicito por tu carrera! :) ojalá yo hubiese tenido la misma respuesta al comentar en mi casa que quería ser piloto. Desearlo desde pibe, tener 22 años y aun sin poder cumplirlo frustra un poco :/ jaja pero bueno, todo llega en la vida porque se nace amando esta actividad, no te la inculca nadie.

    Estoy de acuerdo con que debería haber subsidios, facilidades de pago, algo para que no sea una actividad/estudio con precios tan elevados.
    Y por otro lado no se porque vale tanto, Pensaba que los aviones utilizaban combustible fósil y no oro como combustible jeje

    Buen post gracias por compartirlo y por calcular los valores actuales de la carrera! (cosa que deprime jaja)

    "Una vez hayas probado el vuelo, siempre caminarás por la Tierra con la vista mirando al cielo, porque ya has estado allí y allí deseas volver." Leonardo Da Vinci.

    Martín Mercatante

    ResponderEliminar
  3. Yo me vi reflejado con tu nota, con la diferencia que mis padres no me pudieron bancar. Despues que termine mis estudios secundarios, que me case y forme una familia hice el curso de piloto privado con hab VHF. Deje por 10 años de volar y ahora que ya soy un viejo" bolu", me agarro el bichito de volar nuevamente y encaro el de piloto comercial.
    "La pasiòn nunca muere".

    ResponderEliminar