miércoles, 24 de abril de 2013

Columna de la Licenciada Albareda: No siempre es QUÉ dijo, sino CÓMO lo dijo - La comunicación






La información que se brinda en la comunicación es el mensaje, las actitudes que se evidencian son el metamensaje y (son justamente estos) los que provocan la mayor reacción.














Las personas que enfocan la conversación como una discusión pretenden ser centro del escenario


Las personas que viven contando una historia, un chiste o una exhibición de conocimientos, evitan el diálogo.

Los que no se comprometen con el diálogo, no opinan, no se dan a conocer, son evitativos, interfieren abiertamente la comunicación.


Al hacer esto esperan que sus interlocutores ofrezcan resistencia. Es la intención de “dominación en la comunicación”.

Recordemos,  diferencias a través de la palabra, que producen malos entendidos y decepciones:
  • una pausa en el momento equivocado, 
  • que ambos hablen al mismo tiempo, 
  • usted dice algo que le resulta muy interesante pero la otra persona lo interrumpe, 
  • una entonación mal entendida, 
  • usted trata de abreviar, interrumpe, apura la conversación
  • el otro apela al chiste y a usted lo irrita,
  • imponerse pidiendo reiteradamente lo que el otro negó varias veces.

Estos son estilos que llevan a la tensión;  por lo tanto, ninguno de los que hablan se siente escuchado y menos comprendido.

Y, entonces, todo es un fracaso comunicacional!
Cualquier cosa empeora la situación.

Lo que para algunos es franqueza, para otros es descortesía; si me “miro el ombligo” cuando hablo, es difícil que entable un buen vínculo de comunicación, no estaré atento a buscar el mejor canal para comprender y ser comprendido.

Cuando los encuentros comunicacionales son fluidos y agradables, nos sentimos bien, tratando de compartir ARGUMENTOS, no hablando desde POSICIONES que terminan siendo irreductibles.

No suele ser lo que dijo, sino cómo lo dijo.

¿Quiere contarnos qué le pareció este aporte?
Lic. María del Carmen ALBAREDA
mdelcalbareda@yahoo.com.ar

3 comentarios:

  1. Todas las actitudes mencionadas en este artículo como negativas o defectos, pueden en su momento ser positivas.
    .- Dar lugar a "discusiones" también puede ser una estrategia para hacer participar; involucrando personas que de otro modo se mantendrían apartadas o desmotivadas.
    .- Un chiste, una actitud graciosa, una opinión desestructurada/transgresora/innovadora también pueden, aportar positivamente a un intercambio. Y por otra parte, nada induce más a la risa o a la simple distracción, que la solemnidad tonta.
    .- Permanecer en silencio puede indicar la actitud de estar escuchando con atención, para una mejor comprensión y/o mayor empatía con el asunto tratado.

    Ser uno mismo y actuar como la intuición y la experiencia sugieran. Ésa es la cuestión.
    Aurelio

    ResponderEliminar
  2. Reflexiono con tu aporte, pienso en cuantas veces la comunicación se ve interrumpida, cuantas veces intentando lograr el entendimiento o la simple atención de otra persona; el simple sonido del teléfono celular que alerta una llamada o un mensaje; logra que el otro quede inmerso en el aparato desatendiendo tus palabras.
    Y en ese momento deviene la decepción. Algunas veces nos retraemos, abandonamos la comunicación o simplemente-, cuando esto último no tiene lugar- continuamos con el dialogo sin el mismo entusiasmo que origino la misma.
    Lorena.

    ResponderEliminar