miércoles, 29 de mayo de 2013

Columna mensual de la Lic. Albareda - "Mi cara de viernes y mis rollos de siempre"

No se le ocurra suponer que en una fiesta todo el mundo está contento y sin preocupaciones. No! Eso es un verdadero error.

Por eso, cuando en algunas empresas proponen una reunión o asado para restablecer armonías perdidas y resolver conflictos bajo la premisa que en un ambiente descontracturado el personal olvidará los problemas, muchas veces se hacen una o dos o tres reuniones en fin de semana y luego nunca más. 

¿A qué porcentaje le interesa realmente ese “encuentro poco espontáneo, no surgido desde su interés”?
Para algunos puede ser una excelente idea, para otros una situación incómoda y para otros significa protestar hasta rechazarla.


Aún con una copita de más en esa reunión de finde, el lunes todos volverán a verse CON LA CARA QUE TENÍAN EL VIERNES!

Hay que ocuparse de los trabajadores, pero hay que saber cómo… y –estoy convencida- nunca termina de saberse.

Las personas llevan sus “rollos” al lugar de trabajo y no es sencillo armonizar personalidades. Muchos ocupan tiempo laboral enviando mails, chateando, mensajeando, visitando páginas Web, hablando por teléfono, charlando, criticando, en vez de concentrarse en los desafíos propios de su trabajo. Porque creen que “alejándose” del foco laboral se sentirán aliviados.

Otro error

A ver, a ver, partamos desde el lugar contrario: 

Una tarea realizada eficientemente genera gran satisfacción y eleva la autoestima.
¿Parece ingenuo, casi naif? No para mí, yo creo en ello.  

El esfuerzo y la constancia de un Turno que lleva adelante alta densidad de tránsito y mala meteorología deja –como consecuencia- personas que han elevado su autoestima (individual y grupal). Y si el Jefe sabe sacar provecho y aglutinarlos alrededor del éxito, mejor todavía. He ahí a un estratega!

Porque se aúnan en un objetivo común, desde personalidades diferentes, desde ideologías encontradas, desde historias de vida disimiles, pero convocados en ese desafío que significa cumplir con el objetivo laboral propuesto. 

Esta tarea es lo que les permite desarrollarse, evolucionar en sus potencialidades, cumplir con un objetivo para el que ese día se levantaron, se ducharon, salieron de sus casas y entraron al lugar de trabajo. No para criticar, confrontar.



Una organización donde uno haga lo posible por hacer sentir cómodo a los demás aumentará las posibilidades de éxito del grupo. Un Turno con alguien permanentemente “encabronado”, criticón, malhumorado, en contra de todo y de todos, genera un clima pesado que no puede revertirse, que condiciona mal al resto y pone en peligro la seguridad. 
¿Qué hay de su profesionalismo? Poco y nada...


Así, serán personas integrales y proactivas, aquellas que no sólo ocupan un puesto y cumplen funciones determinadas, sino que también agregan valor a su gestión individual y, por ende, a la organización.

El ausentismo, la desmotivación, el mal clima organizacional y los conflictos entre las personas surgen día a día como el peor de los competidores.


Y menos para muchos, tan acostumbrados a hacer “la suya”, a erigirse en dueños del saber y la verdad, reacios a trabajar en equipo (por más Cursos a los que asistan).

Para algunas personas su rival es el propio compañero de trabajo.

¿Qué armas pone en juego? La envidia, la mala onda, los rumores, los gritos, el ocultamiento de información, la negativa a comunicarse. En este escenario, la productividad se ve entorpecida, la seguridad puesta en serio riesgo, aparecen indicadores críticos en el clima laboral, aumento de las bajas médicas, ausentismo, estrés. Pero, aunque TODOS sufren este clima, son pocos los que ponen en juego otras herramientas. Prefieren mantener el “DISCURSO NEURÓTICO”. (Sugiero el Libro de Roberto Julio GÓMEZ: “AERÓDROMOS Y AEROPUERTOS” Capítulo “Factores Humanos”, pág.46 y ss.)

Y ahora... un Bonus track:

Margarita Barrientos  http://www.tedxriodelaplata.org/orador/margarita-barrientos

Un cálido video en primera persona, de alguien que se dedicó a satisfacerse con la generosidad.

Fundadora del comedor “Los Piletones”, premiada con el galardón Domingo Faustino Sarmiento a las mujeres destacadas argentinas por el Senado de la Nación Argentina, fue elegida Mujer del año en 1999 y nombrada Ciudadana ilustre de la Ciudad de Buenos Aires en 2011. 

Lic. María del Carmen ALBAREDA
mdelcalbareda@yahoo.com.ar

No hay comentarios.:

Publicar un comentario