miércoles, 10 de julio de 2013

Aproximaciones estabilizadas

Todos los vuelos deben estabilizados a 1.000 pies sobre la elevación del aeropuerto en condiciones meteorológicas instrumentales (IMC) y 500 ft sobre la elevación del aeropuerto en condiciones meteorológicas de vuelo visual (VMC).
Imagen: Seguridad AENA

Se considera como una aproximación estabilizada aquella en la que se cumplen los siguientes criterios:

1. La aeronave se encuentra en la trayectoria de vuelo correcta;
2. Cambios mínimos en rumbo, alabeo o altitud
3. La velocidad de la aeronave no es mayor que VREF + 20 kt y no menor de VREF;
4. La aeronave está en la configuración de aterrizaje, con flaps, slats y tren desplegado.
5. El régimen de descenso no es mayor que 1000 pies por minuto; si se requiere de una tasa de descenso superior a 1.000 pies por minuto, se debe realizar un breafing especial.
6. El Ajuste de  la potencia es el apropiado para la configuración de la aeronave y no está por debajo de la potencia mínima de aproximación tal como se define en el manual de operación de la aeronave;
7. Se han realizado todos los breafing y listas de verificación;
8. Las aproximaciones específicas se consideran estabilizadas si cumple el siguiente parámetro:
Las aproximaciones “especificas” son consideradas estabilizadas cuando:

•  En una aproximación ILS, establecido en el Glide Slope y el localizador
•  En las aproximaciones visuales por debajo de 500 fts las alas deberán estar niveladas en el tramo final.
•  Cuando una circulación visual es requerida en una aproximación IFR, por debajo de los 300 fts las alas estarán niveladas en el tramo final.

9. Procedimientos de aproximación únicos o en condiciones anormales que requieran de una desviación de los parámetros anteriores, deben tener un breafing especial por parte de la tripulación.

Una aproximación desestabilizada que se realiza por debajo de 1.000 metros sobre la elevación del aeropuerto en IMC o por debajo de 500 pies sobre la elevación del aeropuerto en VMC requiere un inmediato go-around.
Imagen: Seguridad AENA

Por tanto, una aproximación no estabilizada es aquella configuración no deseada de la aeronave que somete a ésta y su tripulación a una presión innecesaria durante una de las fases más críticas del vuelo, reduciendo el
tiempo disponible para completar las listas de chequeo y preparar el aterrizaje, y que puede incurrir en riesgo para la seguridad si no es identificada y controlada por la tripulación.

Imagen: Seguridad AENA
En la aviación general de pequeño porte también el concepto de aproximación estabilizada debe ser tomado en cuenta.  Sucede, que en algunas oportunidades, en que se trata de "meter" el avión a toda costa, cuando lo indicado sería realizar un escape e intentar una nueva aproximación.

Lo meto si o si
Los factores contribuyentes como viento, sobrecarga de trabajo o falta de instrucción adecuada, el tipo de tareas, el equipamiento que tenga la aeronave y los procedimientos, entre otras variables, pueden llevar a una aproximación desestabilizada. "Top Gun"; tampoco pensar en que dirán los compañeros de la escuela de vuelo.

La decisión debe surgir de la responsabilidad y el criterio del piloto (ver la nota "toma de decisiones durante el vuelo"); criterio que debe se debe formar a través de la pericia adquirida mediante la formación, la instrucción y la experiencia son factores que determinan el grado de carga de trabajo marcando el desempeño del piloto durante una aproximación. Para ello debe tener una correcta instrucción desde la primera hora de alumno.

El escape no debe ser visto como un "fracaso" ni algo que hará bajar al piloto del rango de "Top Gun"


No hay comentarios.:

Publicar un comentario