miércoles, 16 de octubre de 2013

Interacción humana - Comunicadores

Un tema del que seguramente hemos leído o nos han hablado en cursos es el de la comunicación. Pero parece que no fue suficiente porque, según mi opinión, compruebo cada día la dificultad que hay para entendernos. En nuestro trabajo, en la cotidianidad de mi vida me pasa y observo la falta de una buena comunicación. Este artículo, al que he editado con aportes de mi parte, refresca nuestros conocimientos sobre el tema y quizás pueda servir como disparador (no ha matar) en una reunión de equipo de trabajo.
La fuente es un dossier de Eurocontrol: Human Factors Module Interpersonal Communication - HUMAN INTERACTION.

Una forma gráfica de entender como interactuamos con otras personas es imaginar que estas son como televisores, algo que forma parte de nuestra vida cotidiana. 
Los distintos canales representan los diferentes canales de comunicación, o estilos personales, que tienen las personas: drama, deportes, comedias, películas, noticias, etc.
Cada uno de nosotros selecciona los canales que más nos gustan. Así, alguien puede elegir una comedia, otro un drama, otro un canal musical, y así sucesivamente.

Cuando conocemos a alguien, respondemos a estos estilos personales (preferencias-sintonía) de la misma manera que lo haríamos sintonizando un programa de televisión. Si nos gusta su canal en particular, es esperable que sigamos adelante con el, ella o ellos. Por ejemplo, si dos personas prefieren un canal que reproduce películas policiales, entonces sentirán que tienen mucho en común.


Sin embargo, si se adoptan diferentes estilos, es posible que no tengan intención de interactuar mucho. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.

Alguien a quien le gustan los documentales, es muy probable que no se sienta cómodo con un colega que adopta un enfoque de programas bizarros. Alguien que selecciona a un canal de comedia puede pensar que otro que prefiere un canal de noticias es aburrido.

Hábil comunicadores son las personas que tienen la mayor variedad de canales disponibles para los otros. Son rápidos para identificar el canal que otra persona sintoniza y lo suficientemente flexibles como para cambiar rápidamente de canal. De esta forma, otras personas encuentran facilidad de interactuar con ellos.

Un comunicador no cualificado tiende a permanecer dentro de un rango restringido de canales.
Incluso puede quedar atrapado en un solo estilo, en un solo canal. Hace poco esfuerzo para coincidir con otras personas. En cambio, esperan que otras personas cambien para adaptarse a ellos. Esta rigidez limita su eficacia al tratar con los demás.

De vez en cuando nos encontramos con alguien que no parece sintonizar un canal correctamente. Recogemos señales contradictorias, como cuando un televisor no está ajustado correctamente. Entonces nos encontramos ante la situación en que nos resulta muy difícil saber a qué programa se debe prestar atención, o nos sentimos como si hubiera mucha interferencia en la comunicación.

La comunicación comienza con una idea, con un pensamiento o una emoción. 

El proceso, lo hemos visto muchas veces, tiene lugar cuando alguien quiere comunicar una idea y es el siguiente: el remitente traduce una idea en símbolos y envía un mensaje al receptor, que procede a decodificar el mensaje y lo transforma en información. Un proceso muy simple, pero en la comunicación interpersonal, muchas cosas pueden salir mal y frecuentemente salen mal. 
Por ejemplo: hay pocas posibilidades de que la información decodificada corresponde a la idea original si el emisor decide utilizar el idioma chino como símbolo de su idea y el receptor no entiende el chino. (¿no pasa habitualmente?)

La comunicación puede dar lugar a la transferencia de información cuando los símbolos se pueden traducir, e incluso entonces todavía no está claro si la información corresponde a la idea original. En este Feedback es necesario verificar si la información es correcta. ¿Lo hacemos? ¿Nos quedamos con la información y no tenemos en claro que nos dijo? ¿No entendemos lo que dice y nos quedamos con eso?

Un enorme número de factores influyen en la comunicación interpersonal. Todos los actores del proceso tienen sus propias características particulares como: las expectativas, las actitudes, los prejuicios (huf), la historia, los valores y creencias, estados de ánimo, gustos y disgustos, habilidades, etc. Aquí no vale decir que no interfieren los prejuicios, los estados de ánimo y todo lo demás junto en un combo. No tengo experiencia de que alguien no posea un combo de este tipo. Puede variar de un combo grande a uno más simple depende las calorías.

En nuestras conversaciones cotidianas tenemos tendencia a olvidarnos de todas estas influencias. El principio de retroalimentación, por ejemplo, se utiliza raramente, a menudo conduce a la incomprensión y/o conflictos.

En aviación, durante una comunicación entre el controlador y el piloto la colación de lo que el otro me comunico / la re-escucha es un mecanismo de retroalimentación obligatoria durante nuestra interacción con el controlador de tránsito aéreo. En la comunicación interpersonal a menudo (o siempre) es simplemente olvidado. ¿Ha quedado claro?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario