miércoles, 18 de diciembre de 2013

Columna de la Lic. Albareda "El modelo de la cebolla” (o cómo abordar los Conflictos)

Un conflicto habla de una situación compleja, que es necesario reconocer en todas sus posibilidades, para afrontarlo mejor. 
El conflicto implica posiciones,  intereses y  necesidades  que se solapan, como las capas de una cebolla.

En la superficie se encuentran las posiciones. 
Es lo que las partes manifiestan públicamente. 
Por ejemplo: Alicia y Mary discuten debajo del árbol por las naranjas que cosecharon. Es lo primero que aparece.
Están a punto de decidir llevarse una mitad cada una, para no pelearse. ¡Pero deciden no discutir en ese nivel y avanzar en la comunicación!

Llegan a una capa más profunda: los intereses.
Alicia expone que quiere el  jugo, Mary le dice que quiere las cáscaras.
¡O sea, que haberse quedado en el primer nivel hubiera sido un error!
Ahora ven, que una puede llevarse el jugo de todas las naranjas y la otra las cáscaras de todas las naranjas.

Calmados los ánimos, se permiten un diálogo más profundo, expresando las genuinas y profundas razones, es decir, expresando las verdaderas necesidades que corresponden al corazón de la cebolla. 

Así, Alicia cuenta que quiere las naranjas para darles el jugo a sus hijos, Mary  cuenta que hace dulces y los vende para ayudar al sostén familiar. Arribar a las necesidades fue la mejor decisión, pero requiere de una comunicación fluida, sincera, a corazón abierto. Esto es GANAR- GANAR.

Habiendo llegado a este nivel más profundo de comunicación es posible que Alicia le regale a Mary frascos que tiene guardados y no usa, para que envase sus dulces. 
Mary le regala a Alicia pomelos y mandarinas que tiraba una vez que les quitaba las cáscaras.

No siempre es fácil entender las necesidades de las partes. Requiere un análisis profundo y capacidad de empatía.

En la resolución de conflictos es importante reconocer desde qué posición se parte, qué apertura hay hacia el otro y evaluar la posibilidad de que ambos GANEN.
A veces, ambos pueden ganar, pero la cerrazón emocional o pobreza de sentimientos hace que esto se deniegue. 
Si Alicia y Mary hubieran “resuelto” el conflicto en base a sus posiciones, ninguna hubiera ganado el máximo a lo que llegó cuando decidieron sostener el DIÁLOGO.

EL espíritu navideño ES APRENDER A SOSTENER una actitud de paz.

Lic. María del Carmen ALBAREDA
mdelcalbareda@yahoo.com.ar

Nota

Te agradezco a María del Carmen por haberte sumado este año al blog. A través de tus columnas hemos ido aprendiendo sobre factores humanos. Temas que no parecen estar vinculados directamente con nuestra actividad, si lo están. El conflicto, como es el tema de hoy, está omnipresente en nuestra vida diaria. 
La aviación se desarrolla mediante la interrelación de seres humanos y de humanos con maquinarias, con tecnología.
El componente humano esta presente en cualquier área en que trabajemos y seguramente nos hemos encontrado reflejados en cada una de las columnas que nos has regalado con tu generosidad y con tu conocimiento profundo en la materia.

No es necesario pero es necesario aclarar, estimados lectores, que todo lo que se publica en el blog es gratuito. Que el trabajo de llevarlo adelante es por pasión y vocación. María del Carmen lo hace de la misma forma, se sumo a través de su pasión por la actividad y una vocación docente que siempre está presente en todo lo que hace.

Así que María del Carmen, espero que en el 2014 continuemos leyendo tus columnas y aprendiendo más sobre la condición humana.

Gracias de corazón.
Roberto

No hay comentarios.:

Publicar un comentario