miércoles, 26 de febrero de 2014

Columna de la Lic. Albareda: “Nuestro perro emocional y la cola racional”

Lic. María del Carmen Albareda
Jonathan Haidt, psicólogo de Virginia, lo expresó de modo palmario en el título de su famoso artículo “The Emotional Dog and Its Rational Tail”. 

Funcionamiento del cerebro.

Nuestro cerebro es un órgano construido para modificarse en respuesta a las experiencias.  En su opinión, requiere tiempo y entrenamiento constante. Podemos aprender a gestionar nuestra mente para ser felices, entrenándonos en cualidades que pueden ser entrenadas.

Un estímulo ingresa a nuestra red neuronal y “busca” circuitos neuronales ya impresos bajo las mismas circunstancias de ese estímulo,  “detecta” qué interpretamos, qué sentimos  y qué hicimos en aquella ocasión. Pongámoslo en otras palabras: a una acción le sigue una reacción. 

Ahora pongámoslo al revés. Si en lugar de conducirnos “automáticamente”, intentáramos una y otra vez una conducta diferente y superadora,  y sostenemos ese cambio en el tiempo, puede que se generen nuevos circuitos neuronales.
O sea, ingresa un estímulo: la voz de alguien que no es de mi afecto, activa el circuito donde está impresa y vuelvo a generar los comportamientos de indiferencia, desdén o, aún, hostilidad de la primera vez.

Jonathan Haidt nos invita a no ceder automáticamente a ese comportamiento. A pesar de que el estímulo es displacentero,  él invita a cultivar hábitos sociales positivos como :

- la empatía
- la compasión
- la cooperación

Que antes se consideraban “bienes personales” y ahora se ven como “bienes comunitarios”, habilidades adquiribles a partir del entrenamiento. Cuanto antes se empiece en el tiempo a entrenar estas habilidades, más consolidadas quedarán, por ejemplo en la niñez y hasta la adolescencia.

Sin embargo, mi propia experiencia de intenso trabajo con jóvenes me dice que, aún con veinteañeros o más,  pueden conseguirse excelentes resultados a partir de la gestión de un buen motivador o un buen supervisor.

Un Supervisor, un Jefe que trabaje fuertemente el trabajo cooperativo, solidario, que muestre la importancia de preocuparse por el otro, de reforzar la comunicación con el otro Sector, genera un ANDAMIAJE EN RED donde todos quedan contenidos, protegidos, sostenidos y se aleja la inseguridad, la incertidumbre y la ocurrencia de un error.

Es enseñar a incorporar al otro y sus necesidades.

Yo soy controlador en una Torre de control, debo preguntarme ¿cuáles son las necesidades de información del ACC?

Exponer ratitas genéticamente predispuestas a ser agresivas, a tener déficit cognitivo y de memoria por haberse criado con madres desapegadas (no lamen, no limpian, no alimentan), puestas en contacto con “madres cariñosas” modificaron su conducta y produjeron modificaciones genéticas de un receptor hormonal concreto, alejándolas de un destino de agresividad.

A partir del APRENDIZAJE SOCIAL Y EMOCIONAL podemos gestionar nuestras propias emociones (Daniel Goleman, Mind  & Life  Institute). Generar  habilidades sociales ayuda a focalizar, concentrarse y ser solidarios en los grupos de trabajo.

No es lavado de cerebro, es entender que nuestro espacio vital llega mucho más allá de lo poquito que vemos con nuestro “cerebro emocional y nuestra cola racional”. Es formar personas verdaderamente libres.
“La libertad es tener mayor control sobre la propia vida”.  Y el control no es restricción.

Esta mirada ecológica, donde el Humano del Modelo SHELL queda como centro de un grupo, de un Sistema, de un Universo multivincular, es novedosa, es humanista, se toca con filosofías orientales y hasta podría llegar a ser POLITICAMENTE INCORRECTA!

Reitero: a las habilidades altruistas hay que entrenarlas, crearlas como hábito, ya que el hombre paleozoico aprendió supervivencia preocupándose sólo por el cuidado de su grupo primario. Hoy, nuestro grupo primario son los más allegados emocionalmente, pero también los otros humanos de Sectores adyacentes con quienes transito la misma vida, el mismo trabajo, los mismos horarios, la misma cultura organizacional, las mismas necesidades, el mismo vuelo desde el despegue hasta mi última transferencia.

Y dentro de esta mirada integradora del Modelo SHELL podemos incorporar elementos no tenidos en cuenta pero de fuerte impacto: la sana alimentación, la evitación del consumo de toxinas, la búsqueda de ambientes físicos con menos contaminantes, espacios  de reflexión, etc.

Ahora me veo integrado en una “masa” planetaria donde todos tenemos que ver con todos, donde el “Efecto mariposa” se da a cada segundo, aunque no lo sepamos.

Donde somos solidariamente responsables de pasar toda la información que el otro nos pida, de hacer un brillante briefing antes del Turno, de planificar toda la actividad, incorporando tanto a mi input como a mi output. 

¿Qué diferencia a un equipo de cirugía, a un turno de Controladores, a un turno de ARO-AIS? Todos hermanados en una TAREA SOLIDARIAMENTE RESPONSABLE.  A esto se lo llama TECNOLOGÍA DISRUPTIVA, porque cambia las reglas de juego. Porque nos muestra que pueden generarse hábitos diferentes, superadores de arcaicos mecanismos.


                                                                                          Lic. María del Carmen ALBAREDA
Licenciada en Psicología
Capacitadora en Factores Humanos
mdelcalbareda@yahoo.com.ar

3 comentarios:

  1. Quizás el inicio de un trabajo monumental a nivel de los Servicios de Tránsito Aéreo en nuestro país en materia de FF.HH. ; pero nunca imposible de lograr .Estos enfoques ayudan a despertar del letargo casi forzado por el medio ambiente aeronáutico que nos limita. Gracias querida Lic. María del Carmen Albareda

    ResponderEliminar
  2. el famoso "cambio de paradigma", una oportunidad mas para lograr trabajo responsable y comprometido realmente con lo que uno ama.
    Se extiende más allá del turno, de la oficina, por que logrando esa simbiosis, nos beneficiamos como ser individual y contagiando a la familia, al compañero, al vecino, a la comunidad.....con la empatia (ponerse en los zapatos del otro) el límite es el cielo.
    GRACIAS MARÍA DEL CARMEN!!! artículo acertado para este momento aeronáutico

    ResponderEliminar