miércoles, 26 de agosto de 2015

Columna Lic. Albareda | Las cebras no tienen úlceras, ¡pero los aeronáuticos SÍ! (Parte 2)

Lic. Albareda
Miremos el sistema desde una línea histórica.

Un ANTES siempre existe, cuando debe instrumentarse la prevención, las herramientas de gestión y mitigación, la generación de confianza, el armado de estructuras organizacionales para el sostén emocional de las personas. 

Un DURANTE, el momento de los hechos de “todos los días”, lo rutinario.

Un DESPUÉS, con tareas de rehabilitación, sabiendo hacer un verdadero diebrifing, que permita reconstruir lo violentado. es contener, comprender, encontrar sentido a la rutina y al disparo de emociones. 

Que quede claro: no hablo de alentar el victimizarse, de volver a la queja redundante inconducente. No promuevo “volver al folklore de siempre”, sino encontrar el sentido de crecer, de darse cuenta que la gente está escribiendo la  historia aeronáutica. El problema es cuando el estrés no se gestionó y vuelve, de manera acumulativa.

El estrés: un gran protagonista 

Reaccionar a algo es normal, volverlo patológico, no.
Mery (la Operadora ARO AIS, protagonista de la Columna del mes de Julio) sufre reacciones específicas: el dolor de panza, la jaqueca. Ella le daba información al piloto, sin embargo, la impresión es que éste no entendía o no podía escuchar activamente. Mery comienza a sentir impotencia, confusión. (“Tengo la película mental de lo que voy a decirle, a hacer, y al final no hago nada). Mery comienza a ser invadida por un síntoma peligroso: la anestesia emocional.

Desde lo organizacional, comienza a surgir la frase: “Nadie hace nada. El jefe no hace nada. Yo no hago nada. El sistema no hace nada”.

Durante la emergencia la mayor preocupación es trabajar contra el tiempo, porque la emergencia es una tarea temporizada, caracterizada por pequeños lapsos para decidir, no pudiendo casi reflexionar sobre decisiones tomadas. Ante la falta de normativas se corre riesgo de comenzar distintos procedimientos sin concluir ninguno, se facilita la producción del error y, si esto ocurre, el tiempo útil ya pasó.
Si aceptamos esa demanda excesiva, entramos en un juego sesgado por la frustración si nos va mal, y el orgullo desmedido, si todo va bien. No resulta posible determinar a ciencia cierta los límites.

YO soy importante

Si no me conozco y no me cuido, mal puedo ser empático con el problema del otro.
Si estoy mal, influyo en los demás: o porque los otros están atentos a mi malestar y modifican su humor o porque se van contagiando. Total, que mi estrés es protagonista de mi vida y de la de los demás.
Mery debe trabajar los propios recursos de afrontamiento y no naturalizar el estrés.
El problema de Mery es que es una profesional mediadora, o sea, está en medio de situaciones que no generó y sobre las que tiene que tomar decisiones.
Como profesional debe adoptar la mejor medida posible, negociar con la realidad (como decimos en el Curso Introductorio de FF.HH.)

La difícil toma de decisiones

El problema de “no-comunicar arribo” es que confunde con accidente. 
El dato es mal interpretado. Ahí radica el problema. 
El problema es la dificultad de Mery en armar un criterio de acción, certero y seguro. 
Se obliga a suponer que es un problema de celular ó de piloto malcriado, como siempre, y no activa la búsqueda. Esto puede parecerse al cuento de Pedro y el lobo… y terminar no siendo cuento.

Enfriamiento emocional vs profesionalismo

Mery no quiere “enfriarse”, no quiere volverse autómata, porque mañana puede llegar a subestimar el riesgo, hasta podría llegar a burlar protocolos. 
Mery es persona y siente. Y no va a renunciar a ello. Y también se considera verdadera profesional.

¿Y nuestro piloto?

Juan Pilot muestra intolerancia al límite. Lo mandatorio le resulta un freno y se rebela.
No puede asumir, deposita la carga en el otro (“proyecta, en términos freudianos”). 

Mery debe hacerse cargo de la decisión de salvaguardar su seguridad. Ese piloto también sufre anestesia emocional: justifica, atribuye, boicotea el sistema, asume que su decisión es ¿inocua?

Se vuelve temerario; desde lo inconsciente está desafiando, como un adolescente. Hasta que comprenda que vulnera parámetros lógicos de los demás. ¡Y eso es una condición de acción, no una condición técnica!  

Al no aceptar lo que ARO AIS demanda, al desoir a quien le recuerda las RAC, Juan Pilot niega el atravesamiento emocional y lo traduce en conductas irónicas. Estas personas van careciendo de empatía, expulsando lo emocional.

- Ya te acostumbrarás, dice Juan Pilot.
- No, no quiero acostumbrarme a este estrés que me anestesia en mi perfil humano, quiero conservar poder de reacción, mantener el equilibrio y  la seguridad”, dice Mery.

Lo conciente y lo inconsciente, he ahí la cuestión

La cuestión esencial, similar a la que en su hora se plantearon Freud, Jung, consiste en considerar la pequeñez del conciente frente a la magnitud del inconsciente que no se rige por los límites que trazamos desde la conciencia. 
Entonces, Mery y Juan están viendo realidades diferentes ¿Por eso no acuerdan? ¿Hasta qué punto es posible conocer la realidad?  La enorme riqueza y complejidad de las permutaciones y combinaciones simbólicas que operan en el universo humano conducen a que la multiplicidad de sentidos sea una posibilidad constante. 
Caramba, si en el mundo aeronáutico “todo” está escrito, reglado, procedimentado
Claro, pero ese “todo” está mediatizado por el ser humano, con sus mapas mentales y sus emociones.

El conocimiento del territorio sobre el cual nos movemos será siempre un “mapa mental cognitivo emocional”, determinado por la limitación de nuestros órganos sensoriales y por el código con el cual “representamos”. Esto equivale a decir que todo mapa es siempre incompleto. 
Sin embargo, entre todos esos “mapas”, siempre hay uno que elegimos para poder “caminar”, siempre hay uno en el cual creemos, y es a ese mapa que solemos llamar “realidad”. 

Las fortalezas de los estresados

A muchos los conduce a transformaciones personales que difícilmente hubieran ocurrido de otra manera. Algunos lo llaman crecimiento postraumático.

Lic. María del Carmen ALBAREDA
                                                                                           Psicóloga
                                                                                             Capacitadora en Factores Humanos
                                                                                                 mdelcalbareda@yahoo.com.ar


BILIOGRAFÍA DE CONSULTA: 
  • Luis Chiozza “¿Por qué enfermamos? La historia que se oculta en el cuerpo” (1986-2007).
  • Roberto Víctor Cohen. “Las trampas de la emergencia”.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario