miércoles, 30 de septiembre de 2015

Lic. Albareda | Las cebras no tienen úlceras, pero los aeronáuticos SÍ! (Tercera y última parte)

Lic. Albareda
¿Qué es un evento traumático y estresante?   
Es un suceso inesperado y violento que supera los recursos psíquicos disponibles. A la persona le genera alteraciones no sólo por su gravedad, sino por la repercusión que dispara en cada uno. Puede ser metabolizado prontamente o puede dejar secuelas. Depende del evento y de la persona. 
¡Sencillito y de alpargatas!

Los otros

El resto de compañeros son testigos de la dura realidad que sufre uno de ellos, sin entender bien qué le sucede al estresado, siendo socios en el silencio, sin saber cómo actuar o ayudarlo, porque no están entrenados para ello. Tampoco los supervisores, ni los jefes.

La deuda pendiente

Es difícil, pero si se visualizan estas necesidades, podrían activarse proyectos que están guardados, olvidados. Por lo pronto, reclamar la “humanización” del  trabajo, gestionando sobre los factores humanos, desde áreas específicas de gestión, dentro de las organizaciones.

Es necesario generar grupos de apoyo donde las “víctimas del estrés” encuentren un espacio para hablar y ser escuchadas, donde puedan ser comprendidas, legitimadas y vueltas a la tarea.

Es necesario llevar a la práctica programas como el MEIC (Manejo del estrés y el incidente crítico), del que fui partícipe en su diseño y que –actualizado- constituiría una fenomenal herramienta de ayuda a los operativos.

El propósito es que quien atraviesa o atravesó situaciones altamente disfuncionales, sepan que son resilientes porque pudieron soportar la adversidad. En la  estrategia no sólo hay que ver un hecho y un dolor, sino una persona resistente y luchadora. Esto también es respeto a los derechos humanos. Por lo tanto, en este ámbito aeronáutico, aún hay una deuda social pendiente.

¿Será que esto no se atiende porque expone la vulnerabilidad y fragilidad de las personas, precisamente del mundo aeronáutico,  ámbito de fuertes, de todopoderosos que debieran superar las contingencias automáticamente? Es más: ¡para qué tanto apoyo psicológico!

Una casuística al paso 
 Caso 1. “Se encierra en sí mismo, se enoja, se calla, me dice que es por el trabajo, pero yo sé que es por su situación de estrés no afrontado. Como esposa, le sugerí que tratara de hablar con sus compañeros de la TWR, pero no quiso.Estoy observando que acude al alcohol en exceso, está irritable, combativo.También es cierto que no sabe bien a quién recurrir. Hablar le da miedo por las represalias”.

Caso 2. “Yo quisiera saber qué hice mal, por qué me distraje, por qué me ocurrió el incidente. No dejo que pase el tiempo, trabajo sobre mí mismo con ayuda de mi grupo de pertenencia y profesionales idóneos. En este grupo encontré un apoyo enorme para seguir adelante, con un equipo de FACTORES HUMANOS entrenado, con el Supervisor y compañeros”.


                                                                                           Lic. María del Carmen ALBAREDA
                                                                                           Psicóloga
                                                                                             Capacitadora en Factores Humanos
                                                                                                 mdelcalbareda@yahoo.com.ar

No hay comentarios.:

Publicar un comentario