viernes, 29 de enero de 2016

Lic. Mendoza | HAKUNA MATATA...¡Que los vientos de cambio ya llegaron!

Lic. Esteban Mendoza
Hakuna matata es una frase que se hizo popular con la película de Disney “El Rey León” (1994) pero que es propia de la lengua africana swahili y significa “no te preocupes” o “no hay problema”.  

Quería empezar esta primera columna del año, regalándoles a los lectores aeronáuticos de flap152.com esta frase, con la intención de que sea alentadora y que augure muchas buenas nuevas para esta nueva etapa en la historia de la aviación civil de nuestro país. Seguramente algunos por ahí se preguntarán ¿a qué se debe semejante arranque de optimismo? La respuesta es simple y directa: se debe simplemente a que luego de tantos años de haber estado metido en un sistema aeronáutico mediocrizado y gestionado de manera arbitraria y perversa, en donde el único valor de peso era el ser amigo, amante o conocido de “alguien”, hoy puedo decir con absoluta certeza que, con esta nueva administración nacional, vuelvo a respirar nuevos y buenos aires y sinceramente se siente ¡Muy bien!

Por supuesto, como es de esperar de todo proceso de cambio, más cuando se trata de formas y estructuras que han logrado enquistarse en las organizaciones aeronáuticas de nuestro país, hay cosas que no pueden dejar de ser de un día para el otro. 

Cosas y procesos que requieren de tiempo para que puedan ser instaladas y asimiladas. Tiempos que son necesarios en todo proceso de cambio y aprendizaje, en todo proceso de maduración. No es tan complicado, solo hay que darle la oportunidad de crecer y de ser lo que pretende ser, acompañando, criticando y participando, porque también se cometen errores en todo proceso de cambios.


Sin embargo, como afirman Nieder y Zimmermann, dos pensadores alemanes contemporáneos, siempre van a existir diferentes formas de resistencia a todo proceso de cambio. Pero la solución para contrarrestar los efectos de estas formas de resistencia, no es cosa de otro mundo. A saber:
  • Primera resistencia: NO SABER – las personas se oponen a todo aquello que pueda sacarlos de su zona de confort o equilibrio, de su status quo, simplemente porque desconocen lo que se pretende con ese cambio, es decir, no tienen la información necesaria como para evitar la incertidumbre y procesar de manera saludable el cambio pretendido. La solución en este caso se basa precisamente en la COMUNICACIÓN. Cuanta más información las personas reciban, menos se van a resistir a los cambios, porque precisamente lo que hace la información es matar por anticipado a “los fantasmas del cambio”.
  • Segunda resistencia: NO PODER -  cuando las personas conocen con detalles lo que se pretende de ellas con una instancia de cambio, aparece una nueva forma de resistencia, que está dada por el temor que esas personas pueden llegar a manifestar respecto de no sentirse en condiciones de poder asimilar dicho proceso de cambio, bien sea por falta de competencias o de algunas aptitudes en particular. En este caso la solución se basa en la CAPACITACIÓN. Es decir, que hay que dotar a las personas de los conocimientos y habilidades necesarias como para ser partícipes de esos cambios. En la industria aeronáutica la capacitación es un pilar de primerísima importancia a la hora de gestionar cambios, porque precisamente el crecimiento y evolución de la aviación se basa principalmente en la innovación tecnológica y en la permanente mejora y modernización de todos los procesos.
  • Tercera resistencia: NO QUERER – bien, se supone que ya las personas han superado las primeras dos resistencias y ya conocen y saben como participar y enfrentar el proceso de cambio, pero ahora no quieren hacerlo! En este caso es necesario trabajar sobre las necesidades y motivaciones personales, o en el mejor de los casos sobre las motivaciones grupales. Hay tantos disparadores motivacionales como personas existen, pero curiosamente por estos pagos, la mayoría de las personas suele coincidir en ciertos disparadores comunes: estabilidad económica, mejora salarial, seguridad, acceso a la educación y a la salud, proyección de futuro, sentido de pertenencia, reconocimiento personal y profesional, justicia y oportunidades equitativas. O sea, solo restaría darle a las personas aquello que necesitan y esta es la parte más difícil de todo el proceso de cambio.

Pues bien, como dije al principio, los aeronáuticos argentinos estamos viviendo nuevos aires de cambio y desde mi humilde punto de vista, vienen cargados de buenas nuevas que OJALÁ la comunidad aeronáutica sepa acompañar y consolidar, porque como dice la lógica popular: si le va bien a ellos, a nosotros también nos debería ir bien!!!

Por supuesto y como es de esperarse, de a poco se irán perfilando nuevas (pero repetitivas) formas de resistencia, como por ejemplo:
  • La inminente presencia de los recicladores de la queja: aquellos a los que no hay vuelo que les venga bien! No importa lo que se haga, siempre “todo” o en el mejor de los casos “algo” seguramente estará mal. Y algo o alguien deberá ser eliminado, porque si hay una característica bien distintiva de los recicladores de la queja es que no buscan soluciones, BUSCAN CULPABLES! 
  • Los roedores aeronáuticos: los que no importa la administración de que se trate, siempre van a estar ahí para tratar de acomodarse en el primer agujero que encuentren. Los que ayer te escupían a la cara y hoy te abrazan y te palpan los bolsillos. Esos son los BIEN PELIGROSOS, porque son los que hicieron que las cosas sean como son y de seguir estando, vaya uno a saber si el bendito cambio será posible. 
  • Los neuróticos sin tratamiento: los que te llenan de problemas, porque viven en un mundo lleno de problemas y porque no saben vivir de otra manera que no sea rodeados de problemas. Estas personas son bastante difíciles de tratar porque jamás va a existir una solución posible, ni siquiera para uno de sus millones de problemas, porque en definitiva ¡NO QUIEREN SOLUCIONES! Porque las soluciones en sus vidas actúan de manera disruptiva, los desestabilizan, les sacan las razones de vivir...es decir, les quita toda razón para seguir jodiendo!
  • Los que perdieron la fe: quizá porque vienen de una seguidilla de sinsabores, los que han sido maltratados, olvidados, denigrados y hasta hostigados. Si, los hay aunque suene difícil de creer porque convengamos que las instituciones no son burbujas aisladas que viven en dimensiones paralelas. No, las instituciones necesariamente reflejan lo que es la sociedad de nuestros días y si el sello de la sociedad de la última década de nuestro país fue la impunidad, la corrupción, la censura y la persecución ideológica, nuestras instituciones también lo fueron! Bien, a esas personas hay que prestarles debida atención, para que vuelvan a sentirse valoradas, respetadas y para que en definitiva, recuperen la fe!

Así es estimados colegas aeronáuticos, este es mi punto de partida para lo que resta de este nuevo año que comienza y de esta nueva administración que empieza a dar sus primeros pasos. Que fluya...dejemos que se acomode, que cometa errores y aprenda, que madure, que crezca. Dejemos que le vaya bien!

¡HAKUNA MATATA, QUE VAMOS POR BUEN CAMINO! 
He dicho!
Lic. Esteban M. Mendoza
emendoza@isea-virtual.com 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario