sábado, 30 de julio de 2016

Lic. Albareda | “Shh… ¿Viste a la del pelo fucsia? Mmhh…”

Lic. Albareda
En un ambiente oficinesco, gris, con tabiques que cuadriculan el espacio físico, y en algunos casos también el mental, con personas de apariencia uniforme, un día irrumpe una “chica” con su largo cabello teñido de color… ¡fucsia!  

Y lo peor: ocupa un escritorio.

Se apropia de un espacio de conocimiento y operatividad. De gente que realmente trabaja, no de artistas trasnochadas.

Como habitualmente ocurre, aparecieron las frases reveladoras del impacto que generó el color en las PERSONAS y sus PERCEPCIONES. 



- “Shhh… ¿Viste a la del pelo fucsia? Mmhh…” 
- “Es rarita”
- “Ya está entrando cualquiera a la Empresa”
- “Andá a saber de quién es pariente”….

Y yo pienso: ¡Sí, qué suerte tuvimos! Ingresó alguien que con su llamarada capilar descubre las más profundas limitaciones de nuestro colectivo social (con honrosas excepciones). 

LA PERCEPCIÓN

Debemos reconocer que las percepciones y juicios sobre los demás están significativamente influidos por las propias suposiciones, mal que nos pese y aunque digamos a los cuatro vientos que nada nos condiciona.
Todo lo que sucede a nuestro alrededor lo percibimos a través de los sentidos, luego se integra toda esa información en centros neuronales superiores y terminamos armando lo que vimos, oímos, sentimos con lo que nos parece, lo que suponemos, los rastros subjetivos de antiguos conflictos, etc. O sea, una sumatoria de LO OBJETIVO + LO SUBJETIVO. Los famosos MAPAS MENTALES.
Y de ahí parten el JUICIO (lo que “pensaré) de alguien, y posteriormente el COMPORTAMIENTO (lo que “haré o diré” de ese alguien). 

EL PREJUICIO

Cuando la percepción se corre del “eje” y comienza a tomar un “radial” diferente decimos que está operando el PREJUICIO. En nuestro caso ¿Qué compromiso tendrá con la tarea? Dudo de su desempeño. ¡Qué poco va quedando del ámbito de seriedad y disciplina que reinaba antes en este Instituto!
La “teoría de la atribución” ha sido propuesta para desarrollar explicaciones acerca de los estilos con las cuales juzgamos  a la gente, dependiendo de qué significado atribuyamos a un comportamiento dado. Y atribuimos discriminación a quien consideramos se diferencia.
Este modo de percibir, distorsiona una certera apreciación de la realidad y de las verdaderas habilidades, aptitudes y motivaciones de la gente, descartando los indicios para generar un “error de atribución”. Es como el Tetris, completando huecos de información con los propios prejuicios sesgados.

¡Oia, a pesar del color del pelo pensaba! ¡Y maneja como nadie las herramientas de e learning!
El e learning es un área que no todos transitaron o algunos hasta pueden haber tenido una mala experiencia; por lo tanto, ahora, cada vez que tienen cerca a una persona que detenta conocimientos en esa área se sienten amenazados y agreden con prejuicios.

Este mecanismo puede intuirse que opera cuando detecto miradas hostiles entre “los nuevos/ jóvenes” y “los viejos/los que sabemos”, en una TWR o ACC. Entre “experimentados y sabihondos” y “estas chicas que nunca serán buenas Controladoras”. 

Ya ven: el machismo también es un buen ejemplo de prejuicio generado por un erróneo estereotipo.
El estereotipo es el juicio con base en la percepción personal del grupo al cual pertenece esa persona.
Si usted se viera en esta situación trate de analizarse y recorrer el camino correcto. 

Lic. María del Carmen ALBAREDA
Licenciada en Psicología
 Capacitadora en Factores Humanos
              mdelcalbareda@yahoo.com.ar

No hay comentarios.:

Publicar un comentario