martes, 15 de noviembre de 2016

El bricolage cognitivo

En la recuperación de la información de la memoria parecen estar implicados varios mecanismos diferentes, dos de los cuales son automáticos, inconscientes y operan continuamente : El emparejamiento de similitudes y la apuesta por la frecuencia.

Vamos a los ejemplos para clarificar. Si nos preguntan ¿que es algo que ladra, tiene cuatro patas, mueve la cola, se considera el mejor amigo del hombre? una mayoría de nosotros recuperaría rápidamente el único elemento de conocimiento que coincide con todas esas características: el perro.
La recuperación de la información se basa casi exclusivamente en el emparejamiento de similitudes y converge en un elemento almacenado concreto. El proceso es tan rápido que tenemos la sensación de haber buscado y encontrado ese elemento de forma consciente y deliberada.

Si se nos pide que enumeremos ejemplos de la categoría cuadrúpedos, sin ningún orden en particular, es altamente probable que promediando las respuestas de un grupo de personas, los primeros elementos que vinieran a su mente fueran: perro, gato, caballo y vaca. Se recuerda el elemento perro, pero el proceso de búsqueda no se basa en el emparejamiento de similitudes. En este caso el orden en que se recupera la información está dominado por la familiaridad que se tiene con el animal.
La familiaridad con un ítem está en función de la frecuencia de encuentro con él y es por eso que, es esta búsqueda divergente en la memoria, la apuesta por la frecuencia es el principal proceso de búsqueda.

La "sensación de saber" influye mucho en nuestras búsquedas en la memoria. No intentamos recordar cosas que sabemos que ignoramos, pero perseveramos en la búsqueda de lo que estamos seguros de saber aunque obtengamos una y otra vez una respuesta incorrecta.

La mente humana es excepcionalmente buena simplificando tareas que requieren manejar información compleja; y lo hace confiándose, cuanto puede, al modo de control automático y usando reglas prácticas generales, de carácter intuitivo, también denominadas heurísticas.

El ser humano procede siguiendo un procedimiento heurístico. Heurístico se refiere en este contexto al tratamiento de la información propia de la inteligencia humana, diferente de un programa informático basado en únicamente en algoritmos. Frente a un problema, un software basado en una secuencia de algorítmica procederá a inventariar sistemáticamente la información. El proceso exige gran cantidad de recursos en cuanto a tiempo y energía, pero es infalible. El ser humano, como decía, procede siguiendo un método heurístico que se basa en la probabilidad de éxito plausible.

Esta estrategia cognitiva consume menos tiempo y energía mental, es más ingeniosa, pero conlleva un riesgo mayor. Un proceso heurístico puede consistir en resolver rápidamente un problema recurriendo a un precedente que se ha tratado de forma similar, precedente evocado por nuestro cerebro, que reconoce un estímulo idéntico al que había desencadenado la decisión anterior.

¿Para que sirve saber esto? ¿Que tiene que ver con volar? El 8 de enero de 1989, un avión que había despegado de Heatrow con 156 pasajeros con destino a Belfast, sobrevolando la localidad de Birmingham, la tripulación se sobresalta por un fuerte ruido y la aeronave comienza a vibrar violentamente. Por los conductos del aire acondicionado entra humo con un fuerte olor a quemado. Los pasajeros y las TCP que se encuentran en las últimas filas de asientos observan a través de las  ventanillas que del motor izquierdo salen "chispas" y llamas. Se trata del motor N1. Aletas del rotor exterior se han roto, provocando desperfectos y dañando otras piezas del motor.

Los pilotos perciben el olor a quemado y las vibraciones. El comandante desactiva el piloto automático y toma los mandos. Como la humareda proviene de la cabina de pasajeros, teniendo en cuenta el circuito de aire acondicionado, el piloto construye la hipótesis de que el motor defectuoso no es el N1 (izquierda) sino el N2 (a la derecha). El copiloto observa las indicaciones proporcionadas por los instrumentos.

Comandante: ¿Cuál es el motor que no va?
Copiloto: (duda) Es el de la iz.....derecha.
Comandante: redúcelo

El copiloto desactiva el funcionamiento automático del motor N2 (derecha) y lo pone en "ralentí" los pilotos tienen la sensación de que las vibraciones y la emisión de humo se atenúan.

Comandante: apaga el N2 inmediatamente
Copiloto: Inicia la lista de comprobación de incidencia y parada del motor N2

El comandante anuncia a los pasajeros que el motor de la derecha a sufrido un desperfecto y que eso ha producido humo y que van a aterrizar en un aeropuerto cercano en unos minutos.

Lo paradójico es que varios pasajeros sentados en las últimas filas vieron perfectamente que las llamas salían del motor izquierdo. Ninguno avisa de la situación.

A 4 km de la pista el motor averiado el N1 se apaga. La alarma de incendio se activa y el comandante pide al copiloto que encienda el motor N2.
El avión se estrella y 84 pasajeros logran sobrevivir.

Retomando el método heurístico, el comandante atribuyó la reducción de las vibraciones a la parada del motor N2 que en su hipótesis era el correcto.

Su cerebro utilizó el modo heurístico de búsqueda de las causas en las proximidades del efecto. Consideró como causa de la interrupción de las vibraciones el acontecimiento más próximo en el tiempo, la detención del motor: Se detuvo el motor y vibraciones se detuvieron. Por lo tanto el motor que tiene problemas es el N2.

En realidad la causa de que las vibraciones se detuvieran fue la ralentización del motor N1 para el descenso.

La mente humana utiliza a menudo este tipo de método. Si conocemos como funciona nuestro cerebro y como influye en la toma de decisiones podemos establecer barreras de defensa.

Roberto Gómez

Bibliografía utilizada

Christian Morel, Las decisiones absurdas, Modus Laborandi, 2002
James Reason, La contribución humana, Modus Laborandi, 2011

1 comentario: