viernes, 30 de diciembre de 2016

Lic. Albareda "Armar equipos"

Lic. Albareda
¡Menuda tarea para un Jefe, para un Supervisor, armar o gestionar equipos de trabajo! 
Pensando en darles una mano, condensé algo desde el Focusing, con algo de gestión y mucho de compartir el trabajo diario suyo y la cultura aeronáutica en la que están inmersos. Por lo tanto, armé una sencilla pero interesante condensación. 

Estamos atentos a los resultados a que arriben y nos comenten reajustes que merece mi metodología.

PASO 1:  Siéntese en su oficina, o en el balcón o en el jardín que rodea el edificio, mirando el paisaje de la pista o la montaña o el río, o la llanura, o ….. 

PASO 2.  Acomode la espalda, bien apoyada contra la silla; los pies paralelos, firmes en el piso.
Quédese mirando la nada misma.

PASO 3.  Sobre ese paisaje difuso, de horizonte, imagine, VISUALICE, espacios diferenciados, de colores. 
Serán tres espacios: uno de color violeta, otro anaranjado y otro amarillo. 

Ubique en cada uno a sus colaboradores, véalos moviéndose, como si fuera una película.
En el violeta, ubique a las personas más analíticas. A ellos les dará la tarea, por ejemplo, de investigar actualizaciones en las reglamentaciones, documentos, etc.
El de color naranja, ocúpelo con personas hábiles para detectar faltas de conocimiento y de mala aplicación de procedimientos en el quehacer diario, o lo leído en la literatura aeronáutica, o lo que aparezca en publicaciones (Blog Flap 152, por ejemplo), etc. Encárgueles que redacten un listado de incidentes, desprolijidades en la fraseología, omisión voluntaria de datos por considerarlos superfluos, asignándoles una tarea de profunda investigación procedimental. Están obligados a consignar hechos, no mencionar personas.
Un tercero, de color amarillo, estará ocupado por personas con conocimientos pedagógicos o -por lo menos-  buena capacidad de transmisión, dedicado a armar capacitaciones en fraseología, o en inglés, o en procedimientos específicos de tránsito aéreo, o actividades de FF.HH para el mejoramiento de los vínculos.
A usted, Jefe, le tocará ver cómo llevar a la práctica a estos tres grupos con herramientas de gestión apropiadas. ¿No sabe cómo hacerlo? Pregunte, piense, pero de todos modos: ¡Inténtelo! 

Estos son hechos de gestión que sirven fuertemente para reflexionar sobre: “la culpa no es de nadie”, “yo no sabía que trabajaban así”, “ignoraba que tuvieran tantos inconvenientes”, “ahora entiendo por qué se negaban a…”, “no recordaba ese procedimiento”, “pensaba que ese atajo era mejor”, “me doy cuenta que tengo el NO muy rápido cuando alguien pide algo”, “entendí qué problemas tienen cuando son insistentes con el timbre”, etc, etc.

A usted, jefe, buen conocedor de los entramados humanos aeroportuarios (porque los padeció cuando era operativo, o aún más: fue funcional a ellos) se le ocurrirán tantos temas más para movilizar.

UNA SUGERENCIA BIEN PRÁCTICA

¿Qué le parece si, para las próximas semanas, genera reuniones bien operativas?
Por ejemplo: entre los distintos jefes, mostrando los vericuetos del trabajo de ambos. 
A la inversa, los demás jefes puede “bajar” a otras oficinas a hablar de las articulaciones necesarias entre ambas dependencias (que no siempre se llevan a cabo y no se sabe bien por qué: si es por criterios preestablecidos o por puro folklore aeronáutico).

Esto es poner a la gente en acción.

De este modo, aún el más inexperto y sin mucha fama en cuestiones de Jefaturas, pone en juego lucidez, energía y visión de futuro con contagioso entusiasmo.

Y, es posible que nunca llegue el reconocimiento, íntimamente esperado, a tan encomiables esfuerzos; pero será el momento de mirarse al espejo y decir: “Qué bien lo hice”, sumergido hasta el cuello en actividades de mejora.

Este Jefe no es un erudito en liderazgo (no fue formado en ello), pero sabe aportar ideas, totalmente indiferente a los altibajos de la popularidad, amable y optimista, eficaz en la elocuencia del mensaje.

Hay un extraño gesto que usó alguna vez un gran pedagogo de las montañas del norte italiano, Juan Bosco, aleccionando al equipo: extendió una mano con la palma hacia arriba y, con la otra, haciendo como que la cortaba por la mitad, simbolizó: “Compartiremos siempre, todo”

Arme equipo, que no es lo mismo que armar una lista de turnos.

El equipo se vuelve solidariamente responsable, pone en juego sus fortalezas, minimiza debilidades, aprovecha oportunidades, corre a la gente de la rutina.

Lic. María del Carmen ALBAREDA
                                                                                 Psicóloga
                                                                                Capacitadora en Factores Humanos
                                                                                    mdelcalbareda@yahoo.com.ar

2 comentarios:

  1. Que justo el artículo!!!!!! A veces uno supone y opina "si fuera yo" o "yo lo haría así..." pero cuando te toca gestionar te das cuenta que las cosas deben hacerse "en plural", siempre hay que apoyarse en un "equipo", dándole la suficiente libertad para que cada uno interactúe con el otro estableciendo pautas claras, determinando las acciones, límites, responsabilidades y niveles de decisión.

    ResponderEliminar
  2. "El equipo se vuelve solidariamente responsable, pone en juego sus fortalezas, minimiza debilidades, aprovecha oportunidades, corre a la gente de la rutina."Gracias a Dios nos consta cada una de estas afirmaciones!
    La creatividad del equipo "crea actividad".Un saludo desde Concordia!
    Silvana

    ResponderEliminar