martes, 30 de agosto de 2016

II Curso de Socorrismo Aeroportuario



El día 6 de septiembre se inicia el segundo Curso de Socorrismo Aeroportuario, el mismo se realizará en 8 (ocho) módulos, dictado los días martes de 08:30 hs. a 12:30 hs., en aulas del C.I.P.E. (Centro de Instrucción, Perfeccionamiento y Experimentación) con sede en el Aeropuerto Mtro. Pistarini (Ezeiza).

Dicho curso se encuentra bajo la dirección del Dr. Julio A. Auad, Jefe del Departamento Sanidad Aeroportuaria, dependiente de la Dirección de servicios Aeroportuarios (Dirección General de Infraestructura y Servicios Aeroportuarios), con el apoyo de la Asociación de Socorristas Ezeiza y el plantel de profesionales del Servicio Médico del aeropuerto.



El objetivo fundamental es la preparación de toda la comunidad aeronáutica para intervenir en un evento de accidente aéreo y poseer los conocimientos de primeros auxilios y emergencias aeroportuarias, para actuar en caso de necesidad, como primera respuesta ante cualquier situación de emergencia individual o colectiva  aumentando las chances de vida y evitar secuelas mayores.

Es importante que el personal que desarrolla actividades dentro de los aeropuertos que dependan de nuestra Administración, como aquellos empleados de las distintas empresas que cumplen tareas en los mismos, tomen conciencia de la trascendencia que tiene el aprendizaje de éstas habilidades, tanto para el caso de accidentes con víctimas múltiples, como para la aplicación en el quehacer diario, en la vía pública o en el ámbito laboral.

Inscripción e informes:  socorristas.ezeiza@gmail.com

viernes, 26 de agosto de 2016

Resolución 692/2016 Tasas y otras

Resolución ANAC 692/2016
Tasas de Protección al Vuelo en Ruta y de Apoyo al Aterrizaje.
Tasa Unificada (aviación general nacional)

Resolución ANAC 461/2016
Área De Estudios Especiales Ushuaia / Malvinas Argentinas

Resolución ANAC 576/2016
Deróguese Anexo - Requisitos De Ingreso Para Alumnos De Cursos De Especialidades Aeronáuticas

lunes, 22 de agosto de 2016

Error y culpa

Estamos acostumbrados a leer y escuchar que los accidentes ocurren porque alguien se equivoca. Y se toma el error como la explicación del accidente. 

La mirada correcta desde la seguridad operacional es distinta, el error no es la explicación del accidente sino que el error necesita una explicación. No alcanza que se equivocara, hay que explicar porque se equivocó. Que llevó a una determinada persona a cometer un error. El paradigma, por lo tanto, es distinto. Hay que mirar el contexto. 

Si nos quedamos con que una persona se equivocó y con eso explico todo, otra persona en circunstancias similares probablemente cometa el mismo error, porque las condiciones siguen ahí. Hay una asociación casi directa entre error y culpa. Señalar con el dedo es algo muy tentador, entre otras cosas porque satisface primitivas emociones.

Cuando una persona tuvo una actuación menos que idónea se la tilda de descuidada, temeraria, etc. Si le preguntamos porque hizo lo que hizo, es casi seguro que explicaría cómo las circunstancias contribuyeron a comportarse del modo que lo hizo. La verdad, seguramente, se sitúa en algún punto intermedio. 

¿Por qué tenemos tendencia a culpar a personas en lugar de culpar a las situaciones? Jame Reason dice que: "ello tiene mucho que ver con la ilusión del libre albedrío. Es esta la que hace del error de atribución una parte tan fundamental de la naturaleza humana (...) Cuando se facilitan informes de accidentes a personas profanas y se les pide que dictaminen que factores causales eran más evitables, casi invariablemente subrayan las acciones humanas. Las juzgan mucho menos constreñidas que las causas situacionales u operativas. Sin duda, la gente puede comportarse de forma descuidada o estúpida. Todos actuamos así alguna vez. Pero un acto estúpido o descuidado no convierte a alguien necesariamente en una persona descuidada o estúpida."

El síndrome del diario del lunes. 
(Sesgo retrospectivo)

Generalmente se perciben los eventos del pasado más previsibles y evitables de lo que realmente eran. Se escucha, "si hubiera hecho esto o aquello no les hubiera pasado". ¡un fenómeno de sabiduría! ¿las circunstancias locales que se dieron?, bien gracias. Conocer el resultado tiñe de forma inconsciente el pensamiento sobre cómo y porqué paso. Para el observador retrospectivo todo encaja en una secuencia lineal, para los que estaban en la situación esa secuencia lineal no existía, no tenían la capacidad retrospectiva (estaba sucediendo) por lo que solo poseen su capacidad prospectiva. 

Las advertencias de que una tragedia es inminente sólo son verdaderas advertencias cuando los que están es esa situación saben qué clase de resultado adverso podrían sufrir, y esto mayormente no ocurre.

Todos somos capaces de realizar una amplia gamas de acciones, algunas veces geniales y otras tontas, en general nuestra actuación estará en un punto mas o menos intermedio entre esos dos extremos.

El comportamiento humano emerge de la interacción entre factores personales y situacionales. Si creemos que hacemos lo que queremos "libre albedrío" estamos engañándonos ya que las circunstancias siempre nos van a condicionar y a limitar nuestras acciones. 

Namasté
Roberto Gómez

lunes, 8 de agosto de 2016

El error tiene mala prensa

Es sencillo y habitual, considerar a la persona como propensa a cometer errores. No deja de ser una obviedad, el ser humano es falible y esto es una constante no una variable. Los errores son parte de la condición humana, como lo es el dormir, comer y respirar. Siguiendo con el pensamiento por el que la persona es propensa a caer en errores, podemos considerar que la persona comete actos peligrosos por lo tanto es una amenaza. 

En consecuencia está implicada en la mayoría de los fallos catastróficos de un sistema complejo como es el aeronáutico. Ante un accidente los titulares indicarán el “error humano” como causa del mismo. James Reason en su libro “La contribución Humana” | 2011 contrapone a la idea de “amenaza” con una visión basada en la contribución heroica. El ser humano como héroe, conformando una parte del sistema capaz de adaptarse y compensar situaciones, en las que en muchos casos, ha permitido rescatar sistemas que estaban al borde del desastre. Una mirada muy interesante y como él expresa en su libro “poco estudiada”.

De lo último se desprende que conozcamos más sobre el ser humano peligroso que el heroico.

Podemos considerar la eliminación de los errores humanos por medio de una automatización completa de muchas operaciones, hecho que está lejos de realizarse, aunque los progresos tecnológicos sean efectivamente sensacionales. Hay partidarios de la automatización total como remedio o solución a la falibilidad humana. Las razones residen, muy probablemente, en el hecho de que no es tanto el nivel de automatización de un sistema el que determina la presencia/ausencia de conductas erróneas o incorrectas, sino el conjunto de factores que afectan y regulan la ejecución humana en determinados sistemas: estos factores están relacionados con la organización, su cultura, sus políticas, sus procedimientos, y sus prácticas.

Ahora bien, los sistemas complejos y automatizados cuando no pueden resolver un problema, agotada todas las instancias de los sistemas redundantes dejan la resolución al humano: “Te dejo este problemita que no puedo resolver” y con ello se encontraron los tripulantes del AF447.
Es decir, agotadas todas las instancias preliminares y cuando la solución no está dentro de los parámetros conocidos le entrega a la tripulación la posibilidad de resolución. Aquí es donde entra lo que Reason detalla como la capacidad de adaptarse y compensar sistemas que estaban al borde de la catástrofe. El acto heroico. 

Para Reason hay “Grandes improvisadores”, también los llama apagafuegos, que son aquellas personas capaces de diagnosticar y solucionar problemas de procesos organizacionales o de sistemas. ¿Qué lleva a una persona a ser un buen apagafuegos? No existe una fórmula ni una respuesta. Hay personas que tienen éxito en una ocasión y fallan en otras. Todos podemos tener días malos.

Que el error pueda tener (y tienen) efectos adversos lleva a muchos a pensar que el error es algo malo. Tengo que decirles que no es así. Durante un vuelo o durante una tarea de control se tienen errores. La mayoría de los errores son intrascendentes. Una actuación impecable, sin errores, puede tener un resultado catastrófico. 

Por último, los errores pueden tener un resultado beneficioso, como es el aprendizaje por prueba y error que es esencial para solucionar problemas nuevos y en el descubrimiento accidental de nuevas soluciones. La historia humana esa llena de ejemplos de errores que se convirtieron en nuevos descubrimientos.

Por lo tanto los errores en sí mismos no son malos; son una consecuencia natural de un sistema cognitivo adaptativo. La actuación correcta y el error son las dos caras de una misma moneda. “El conocimiento y el error fluyen de las mismas fuentes, sólo el éxito los diferencia” | March E. (1905)
Cabe destacar que las acciones tengan éxito no es condición necesaria para que sean útiles. 

¡Cada fallo en una oportunidad para aprender!

Roberto Gómez

lunes, 1 de agosto de 2016

AIC A 02/16 Formularios J y M

PUESTA EN VIGENCIA DE NUEVOS FORMULARIOS ANEXOS MIKE Y JULIET PARA LIQUIDACIÓN Y COBRO DE TASAS POR SERVICIOS AERONÁUTICOS.

Descarga