jueves, 22 de junio de 2017

Obras en el Aeropuerto Tucumán

Gacetilla

NUEVA TERMINAL DE PASAJEROS PARA EL AEROPUERTO DE TUCUMÁN


A la reconstrucción de la pista y a la renovación de la antigua plataforma comercial, que se encuentran hoy en ejecución, el año que viene se sumarán las obras de renovación de la terminal. La transformación, que lleva adelante el Gobierno Nacional y que forma parte del Plan Belgrano, harán que Tucumán tenga uno de los aeropuertos más modernos del país.

En el marco del Plan Belgrano, el Ministerio de Transporte de la Nación, junto al concesionario Aeropuertos Argentina 2000, está llevando adelante la modernización integral del Aeropuerto de Tucumán, para beneficiar a los más de 750.000 usuarios que lo utilizan anualmente y  potenciar el turismo y las economías regionales del norte del país.


A partir del segundo semestre de 2018 se prevé el inicio de obras para renovar completamente la terminal de pasajeros, para lo cual se contrató al estudio de arquitectura de César Pelli, tucumano y referente internacional en la materia. El proyecto prevé una superficie de 15.000 m2 cubiertos, abarcando la totalidad de los espacios necesarios para los vuelos domésticos e internacionales.

El edificio estará organizado a partir de tres construcciones principales de forma oval dentro del cual funcionarán: el hall de partidas, el hall de arribos y el área comercial. Estos espacios estarán unidos entre sí por una cubierta verde, debajo de la cual se construirán las áreas operativas, de preembarque y los halles para el manejo de equipaje. Además, el proyecto de la nueva terminal de pasajeros prevé cuatro puentes fijos con nuevas mangas permitiendo operaciones de vuelos en forma simultánea, tanto para cabotaje e internacional, a los fines de un óptimo aprovechamiento de los espacios.

El aeropuerto está proyectado con un concepto sumamente innovador, incorporando tecnología de última generación en materia aeroportuaria y con un foco especial en la implementación y uso de energías renovables orientado a la sustentabilidad ambiental.

“Hoy estamos haciendo totalmente nueva la pista y extendiéndola 600 metros, por lo que vamos a tener en Tucumán una de las pistas más largas del país. Cualquier tipo de avión de los que existen en Argentina y el mundo, van a poder aterrizar en Tucumán, que empieza a ser una puerta internacional a partir de los vuelos que comienzan en septiembre a Lima y en octubre a Santiago de Chile. El año que viene, luego de las obras de la terminal de pasajeros, Tucumán va a tener uno de los aeropuertos más atractivos y modernos del país."-  Guillermo Dietrich, Ministro de Transporte de la Nación.

El diseño del edificio se inspiró especialmente en el entorno natural y cultural de la provincia, constituyéndose en un elemento de fuerte personalidad e impacto visual.

Complementariamente a la terminal de pasajeros, el proyecto incluye una nueva playa de estacionamiento vehicular con capacidad aproximada de 600 vehículos, nuevas calles interiores y accesos. Completa el conjunto de estas obras una nueva torre de control de 33 metros de altura, equipada con tecnología de última generación.



Actualmente, en el aeropuerto de Tucumán se está realizando la reconstrucción total de la pista, la reparación de la antigua plataforma y calles de rodaje y la instalación de un nuevo sistema de balizamiento. En total, estas obras requieren una inversión estimada de más de 1.700 millones de pesos.

“Fue un compromiso del  presidente Mauricio Macri darle a Tucumán un aeropuerto que esté a la altura del desarrollo que estamos impulsando desde el Plan Belgrano. El año pasado ya inauguramos la primera obra que convirtió al aeropuerto en el segundo exportador de frutos frescos luego de Ezeiza, con record histórico de exportación de arándanos. Vamos a continuar con la modernización del aeropuerto gracias a la inversión del gobierno nacional luego de que durante décadas no se haya invertido un peso. Esto va de la mano además de la política del Ministerio de Transporte de ampliar la conectividad aérea con una mirada federal y generando más turismo y desarrollo para el norte del país.” - José Cano, titular del Plan Belgrano.

Este conjunto de obras se enmarcan dentro del Plan “La Revolución de los Aviones” que está llevando adelante el Gobierno Nacional incluye la modernización de la infraestructura en 19 aeropuertos del país, la incorporación de nueva tecnología de navegación aérea, nuevo equipamiento para la operación logística y otras obras complementarias para mejorar la aviación civil. En total, se invertirán 22.000 millones de pesos durante los próximos tres años para todo el sector aéreo.

miércoles, 21 de junio de 2017

Lic. Albareda | No quiero ser una ARGENTINOSAURUS

Lic. Albareda
El mundo es cambio, vivir es cambiar.
Lo que no cambia con un sentido adaptativo y superador, tiende a desaparecer.
Hay cambios en aspectos técnicos, de seguridad, de reglamentación, de investigación, comerciales, organizativos, ambientales, políticos y económicos. Y nadie nos pregunta qué nos parecen… ¡ocurren!

El humano corrido por la máquina

En los próximos diez años habrá desde un 10% hasta un 60% de desaparición de empleos de baja productividad.
Muchas coordinaciones que realiza un humano puede hacerlas una máquina; venta de tickets, coordinación de operaciones, las construcciones que demandan 20 idóneos en albañilería, electricidad, etc., requerirán de sólo cuatro que ensamblan lo pre armado.
Claro, este concepto no es de aplicabilidad literal, depende si es Texas o Tanzania, no es lo mismo Dubai que algún territorio argentino.

Sin embargo, el cambio (inherente a todo lo vital) hoy se visualiza muy vertiginoso… y llega.

¿Soy una Argentinosaurus? ¿Estoy viva?

Permanentemente debo chequear que me mantengo flexible a los cambios, que los introduzco o acepto en mi trabajo y en mi vida, o si soy una auténtica “Argentinosaurus”.
Se requiere amplia flexibilidad, agilidad mental y emocional para ampliar los rangos de cambios. Esto es difícil en una cultura anquilosada, resistente y en la que muchas veces se actúa por impulsos emocionales. 
El problema es que debo explicarme a mí misma y a los demás lo que aun no entiendo y me cuesta procesar. Y el tiempo pasa a ser una variable difusa, porque cuando me detuve demasiado en “entender los cambios”, ups, ya los tengo encima.

Tienes que ser muy rápido para mantenerte en el mismo lugar. 
Pero si quieres llegar a otra parte, debes ir dos veces más rápido. 
“Alicia en el País de las Maravillas” Lewis Carroll

Mucho desaparece, como la máquina de escribir, como los televisores a lámpara (o con lámpara, no sé cómo se dice), como el tranvía, como tanta documentación escrita a mano. Muchos espacios operativos existentes desde siempre se reacomodan y eso genera dolor en la persona que es corrida.
Visualizar este futuro, anclados en el sentido, en las formas y significado del trabajo que conocemos de antes puede resultar muy problemático. 

Un día …hace muchos años

Fue un día en que la sociedad barrial se preparó para ir a conocer una revolución en la manera de comprar: la llegada del Supermercado. Negocios desconocidos, nunca vistos, lo ultra moderno. En Buenos Aires, el “Minimax”, frente al parque Rivadavia. Un local de cientos de metros cuadrados, donde se podía caminar entre pasillos llamados góndolas, elegir el producto, mirarlo, tocarlo, volver a dejarlo. La libertad total.
¡Pobre el almacenero del barrio! Parecía tan antiguo detrás de su mostrador/ barricada, dueño de un ínfimo poder: ser el único que alcanzaba el producto, lo envolvía y lo entregaba. 

Y el cambio llegó

Esos pequeños almacenes de barrio fueron desapareciendo a expensas de estos otros “Maxi”, “Gigante”, “Súper”, iluminados, frescos, novedosos, amplios, impersonales. Es más: aún hoy hay quienes acuden a ellos para pasear y distenderse un rato.

Pero la libertad tiene un precio     
Ya lo decía Arthur Miller, sin saber demasiado de supermercados.
Y el cambio… también les llegó a los “Súper”. Muchos de estos “monstruos” hoy ven desabastecidas sus grandes estanterías, exponiendo sólo cuatro botellitas de jabón líquido en ¡dos metros lineales de estante!
Y, antes de hundirse, las cadenas volvieron a cambiar. Comenzaron a reducirse para ser los “Express”, los “Mini”.  Ups, eso se denomina rápida adaptación al cambio. 
Volvieron a achicarse, a ser el local cercano al cliente, al que se entra “de pasada” al bajar del colectivo. Los cambios… siempre los cambios…

Las adaptaciones a los nuevos escenarios

Si las modalidades de trabajo cambian, habrá que anticiparse para establecer nuevas reglas y para mostrarle al humano -sostén de todas las organizaciones- cómo aceptar cambios en su esfera laboral y brindarle la contención emocional que necesitará.

Es obvio que las empresas no quedan ajenas a estos procesos movedizos: aparecerán los llamados a Concurso, las jubilaciones anticipadas, las nuevas tecnologías, las decisiones gerenciales que algunas personas aceptamos o nos frustramos y otras resisten.

Y no hay jóvenes y viejos.

Hay RESISTENTES Y NO RESISTENTES.
Hay RESILIENTES y NO RESILIENTES.

El cambio acontece y hay que enfrentarlo como tal. 

Bonus Track
Sugiero releer la Columna sobre ENTROPÍA, enlazada con ésta.


Lic. María del Carmen ALBAREDA
Psicóloga
Capacitadora en Factores Humanos
 mdelcalbareda@yahoo.com.ar

sábado, 17 de junio de 2017

Resiliencia

La comprensión de la seguridad se ha caracterizado, a menudo, por comprenderla a posteriori. Es decir después de un accidente. La preocupación por la seguridad se ve en la práctica, mediante acontecimientos que han ocurrido. Hay una motivación general, reactivamente natural, para que dichos incidentes no vuelvan a ocurrir, evitando graves pérdidas y así también evitar nuevas exigencias de seguridad por parte de los organismos reguladores, ya sean estos nacionales o internacionales.

Ante varios incidentes graves o un accidente que tenga mucha repercusión en los medios, se generan nuevas exigencias de seguridad, lo que se traduce en nuevos costos.  Las nuevas demandas de seguridad siempre son vistas por las compañías aéreas y otras organizaciones como un incremento de costes y por ese motivo no son deseables. A los que piensan que las medidas de seguridad se generan por un acto de altruismo, lamento decepcionarlos. La decisión de valorar la "producción" por encima de la seguridad es algo implícito y no reconocido.

Mantener un sistema de seguridad operacional adecuado, es económicamente más negocio que un accidente o una secuencia de incidentes que lleven a nuevas regulaciones y exigencias normativas. Sobre el este aspecto Erik Hollangel escribe "De hecho para algunos negocios tiene sentido invertir de modo proactivo en seguridad, aunque estos casos no son frecuentes. La razón que explica esto es que las decisiones que implican un sacrificio son consideradas, generalmente, teniendo un horizonte temporal corto, de meses mas que de años, o de años más que de décadas." Amén. 
El corto plazo es, generalmente, la mirada que tiene mayor aceptación y es la más perjudicial en materia de safety.

Los enfoques utilizados para el análisis de la seguridad y para la predicción de los riesgos se desarrollan de una manera en que solo se modifican cuando fallan, y lo hacen, añadiendo un factor o un elemento más que informa de una variabilidad no explicada. Es fácil encontrar ejemplos de esto: "error humano", "fallos organizativos", "cultura de seguridad", "falso sentimiento de seguridad", etc.

Parece ser, que el principio general que rige es añadir o cambiar lo estrictamente necesario como para explicar lo que queda afuera del marco establecido de explicaciones.

Los fallos ocurren cuando se combinan múltiples coagente, cada uno de ellos son necesarios, pero solo lo suficiente si se dan en conjunto con los otros. Es decir, uno solo de esos coagentes no puede general un fallo. Los procesos de trabajo o las personas no eligen el fracaso, pero los fallos aumentan cuando las presiones no conceden tiempo suficiente, ni se hace el esfuerzo, para desarrollar y mantener las precauciones que normalmente mantienen el fallo acorralado. La principal es no dar por supuesto nada; dar por supuesto algo es un virus que esta al acecho esperando las condiciones necesarias para manifestarse.

Hollangel explica que para entender cómo se produce el fallo hay que entender primero como se logra el éxito 
"... cómo aprenden las personas y cómo se adaptan para crear seguridad en un mundo lleno de brechas, riesgos, compromisos y múltiples metas. El éxito de las organizaciones, grupos e individuos que tienen la capacidad de recuperarse, que tienen resiliencia, en el sentido de que reconocen, se adaptan y absorben las variaciones y las sorpresas, especialmente las perturbaciones que no han sido contempladas en el diseño del sistema."
Los recursos son limitados y muchos objetivos en conflicto, por lo que la seguridad en nuestro mundo actual se crea con procesos proactivos que se caracterizan más por tener resiliencia que por tener barreras y defensas reactivas.

Hasta no hace mucho, el paradigma de la seguridad se basaba en buscar formas en que la ejecución humana limitada o errática pudiera degradar un sistema por lo demás seguro y "bien diseñado". El supuesto sería que una vez que estuviera establecida la seguridad se podría mantener exigiendo que la ejecución humana permaneciera dentro de unos límites y normas establecidas. Este pensamiento se basa en que los sistemas "seguros" debían incluir mecanismos que se protegieran contra las personas como componentes poco fiables, por lo que entender cómo la ejecución humana podía salirse de esos límites cobró vital importancia.

Desde este paradigma, el error era algo que podía ser clasificado y contado. Puesto que se asumía que los humanos (nosotros), como componentes del sistema poco fiables y limitados, degradaban lo que de otro modo sería una ejecución impecable del sistema, este paradigma "la ejecución impecable del sistema" es el origen de la automatización, como una forma de salvaguardar el sistema de las personas que están dentro de él.

Cuando los investigadores a principios de la década de los 80 comenzaron a reexaminar el error humano y a tomar datos sobre cómo habían fallado los sistemas complejos, se hizo evidente que en realidad las personas contribuían de un modo positivo a la seguridad por su capacidad de adaptarse a los cambios (resiliencia) y a las lagunas en los diseños del sistema y porque reaccionaban de un modo positivo ante las situaciones que se presentaban.

La resiliencia hace pensar en primer lugar en imágenes de recuperación, tradicionalmente asociamos el término al campo de la física y se refiere a la capacidad que tienen los cuerpos para volver a su forma original, tras haber sufrido deformaciones producto de la fuerza, la tradicional figura del resorte que vuelve a su estado inicial luego de sufrir una compresión, o la imagen del boxeador saliendo de su rincón bailando después de recibir una paliza en el asalto anterior. Si tuviéramos que aplicar estas imágenes a una organización habría que poner el énfasis en como se recupera una compañía luego de una catástrofe aérea, restableciendo la confianza de sus pasajeros, como presenta los resultados de la investigación del accidente, etc. Se pone el énfasis en hacer frente a las situaciones inesperadas y no planificadas, respondiendo rápidamente a los acontecimientos. 

Ahora bien, se debería extender la definición de resiliencia un poco más allá, con el fin de abarcar la capacidad de prevenir el desastre, incidente o evento, usando las misma características. El concepto de resiliencia describe también la característica de gestionar las actividades de la organización para anticipar y esquivar aquello que amenaza su existencia y sus objetivos esenciales. Esto se pone de manifiesto  concretamente como una capacidad para gestionar las presiones y los conflictos severos entre la seguridad y las metas esenciales de producción y ejecución de una organización. (Hale-Heiher 2013).

Así vista la resiliencia es la habilidad para dirigir las actividades de una organización para que esta pueda navegar próxima a la zona en la que se producirán los accidentes, pero permaneciendo fuera de la zona peligrosa. Esto implica un conocimiento muy sensible de la posición de la organización respecto a esa zona de peligro y una respuesta muy rápida y efectiva cuando se detectan las señales de aproximación o de peligro real, incluso cuando aquellas que son inesperadas o desconocidas. 

En el año 2001, Erik Hollnagel comenzó a analizar la seguridad como un equilibrio o desequilibrio, cuando se trataba de hacer una concesión clave entre eficacia y minuciosidad, poniendo la piedra fundamental de la Ingeniería de la Resiliencia. 

En el año 2004 se realiza en la ciudad Sueca de Söderköping el primer encuentro de expertos para hablar de este nuevo campo (la ingeniería de la resiliencia) y desde entonces su evolución es constante. En el año 2011 se llegó al acuerdo de considerar la resiliencia como:
"una capacidad intrínseca de los sistemas para ajustar su funcionamiento antes, durante y/o después de los cambios y disfunciones, de modo que pueda mantener en continuo funcionamiento las operaciones requeridas, y no limitarse simplemente a reaccionar y recuperarse de las disfunciones; y a la capacidad de hacer frente a las diversas condiciones de funcionamiento, tanto a las esperadas como a las inesperadas."

Buena vida.
Roberto J. Gómez

miércoles, 14 de junio de 2017

Transporte | Plan integral aerocomercial nacional

Gacetilla

DIETRICH PRESENTÓ ANTE LOS GREMIOS AERONÁUTICOS EL PLAN LA REVOLUCIÓN DE LOS AVIONES



Buenos Aires, 13 de junio de 2017 - Hoy en las oficinas del Ministerio de Transporte, el ministro del área, Guillermo Dietrich, y su equipo de trabajo presentaron ante los gremios aeronáuticos el ambicioso plan integral aerocomercial nacional que tiene como objetivo para 2019  duplicar la cantidad de pasajeros en avión: que más argentinos vuelen y que el transporte aéreo crezca, generando más trabajo de calidad y mejorando la conectividad dentro del país, para que haya más turismo, industria estratégica para el crecimiento de la Argentina. Estuvieron presentes: Pablo Biró por la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), Ricardo Cirielli por la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (APTA), Edgardo Llano por la Asociación del Personal Aeronáutico (APA), Rubén Fernández por la Unión del Personal Superior y Profesional de empresas Aerocomerciales (UPSA), Genaro Trucco por la Unión de Aviadores de Líneas Aéreas (UALA), Juan Pablo Brey por la Asociación Argentina de Aeronavegantes, Ricardo Salome normalizador de la Federación Argentina del Personal Aeronáutico y Jonathan Doino en representación de la Asociación Técnicos y Empleados de Protección y Seguridad a la Aeronavegación.

Fundamentado en un estudio que confirma que existen 12 millones de pasajeros al año que hoy no usan el avión para viajar y podrían hacerlo de existir la alternativa, el Plan La Revolución de los Aviones cuenta con tres pilares: el primero es Aerolíneas Argentinas y una estrategia que le permitirá continuar siendo líder de cabotaje en el país, aumentando su crecimiento; el segundo es la incorporación de nuevas líneas aéreas para brindar mayores alternativas de conexión; y el tercero es la transformación de la infraestructura y del espacio aéreo para aumentar la capacidad de los aeropuertos, modernizar instalaciones, equipos y tecnología de navegación aérea gracias a una inversión estatal de 22.000 millones de pesos. En su conjunto, La Revolución de los Aviones supone la creación de más de 25.000 empleos y una inversión privada total en el sector de 1000 millones de dólares.

El plan para transformar el transporte aéreo en el país ya se encuentra en marcha.

Con respecto al crecimiento de Aerolíneas Argentinas, el año 2016 lo cerró con un 7% más de pasajeros habiendo aumentado a 300 sus frecuencias mensuales; incorporó 13 nuevos aviones; y abrió 10 nuevas conexiones nacionales y 6 nuevas regionales. A lo largo de este año  Aerolíneas viene fortaleciendo su rol de líder en cabotaje, alcanzando en mayo el 78% de la participación del mercado. Con más de 1 millón de personas volando en el mes de enero, alcanzó su récord histórico de pasajeros transportados en un mes. En marzo lideró el ranking de puntualidad de la región y se ubicó entra las 20 líneas aéreas más puntuales del mundo. El 17 de abril, al cierre de Semana Santa, se alcanzó el récord total de pasajeros transportados en un día con 41.157 personas que eligieron la aerolínea. En mayo aumentó un 21% en pasajeros transportados frente al año pasado y un 24,6% respecto de 2015.

En lo que resta del año van a entrar 5 nuevos aviones que se suman a los 3 que ya ingresaron durante el primer semestre. Se reforzarán las operaciones regionales a Chile, Brasil y Uruguay; crecerá en un 20% la oferta a Europa con nuevas frecuencias a Barcelona y Roma. Para 2019 Aerolíneas va a incrementar un 48% su oferta de asientos para que la empresa siga siendo líder en cabotaje alcanzando así un 55% de crecimiento en cuatro años. Mediante este plan de mejoras y expansión estratégica, Aerolíneas podrá absorber 4 millones de pasajeros adicionales que volarán en el 2019. Es decir, de los 12 millones que se espera crecer en 4 años, Aerolíneas Argentinas tendrá capacidad para transportar 4. Para poder transportar los otros 8 millones es necesaria la entrada de nuevas aerolíneas.

Luego de la audiencia pública llevada a cabo en diciembre de 2016, la primera celebrada en 11 años, el estado nacional resolvió el otorgamiento de nuevas rutas aéreas para conectar más y mejor a los argentinos dentro del territorio nacional y con el mundo. Predominan las rutas de cabotaje para mejorar la conectividad de las provincias. La empresa ANDES tendrá base de operaciones en Salta y Aeroparque; AVIAN, tendrá base en Aeroparque; AMERICAN JET, hará base en Neuquén conectando la Patagonia; y ALAS DEL SUR instalará su centro de operaciones en la ciudad de Córdoba.

Esta ampliación de la red aerocomercial está acompañada de un importante plan de infraestructura que ya está llevando adelante el Ministerio de Transporte de la Nación. Se trata de la inversión más importante que alguna vez se haya hecho en el sector aéreo y que incluye: la modernización de la infraestructura en 19 aeropuertos del país – ya culminaron obras en Río Gallegos, Córdoba, Tucumán, Mendoza, Iguazú, Trelew, Chapelco, Resistencia y continúan hoy en ejecución obras en  Aeroparque, Ezeiza, Salta, Comodoro Rivadavia, Jujuy y Tucumán-; la incorporación de nueva tecnología de navegación aérea, nuevo equipamiento para la operación logística (servicios de aerohandling) y otras obras complementarias para mejorar la aviación civil.

miércoles, 7 de junio de 2017

AIC - A 07 / 2017 Implantación ADS-C/CPDLC Sector AORRA CRV

A 07. IMPLANTACIÓN OPERATIVA DE ADS-C / CPDLC EN EL SECTOR AORRA DEL FIR COMODORO RIVADAVIA, INCLUYE AEROVÍA UT103

1. PROPÓSITO
El propósito de esta Circular de Información Aeronáutica es comunicar a la comunidad aeronáutica sobre la puesta en servicio operacional de los sistemas ADS-C y CPDLC a partir del 06 de junio de 2017, dentro del FIR/UIR

Comodoro Rivadavia.
2. ÁREA DE APLICACIÓN FIR/UIR Comodoro Rivadavia (Sector oceánico). Desde la Aerovía UT103 (inclusive) hacia el este de la misma, hasta el límite con la FIR JOHANNESBURGO OCEÁNICA.