Ir al contenido principal

Complejidad y dificultad

La noción de complejidad es profundamente dual, ya que nos remite a varios espacios en interacción:
  • La tarea a realizar
  • Las características de dicha tarea
  • El conocimiento experto necesario para realizar el trabajo
  • La dificultad que se percibe para realizarlo (que es diferente del conocimiento experto propiamente dicho)
Considerada de esta forma, la complejidad remite a elementos observables, independientemente de que se trate de factores externos o del nivel de conocimiento experto necesario para la realización del trabajo. 
La dificultad remite a la ejecución del trabajo por parte del operador, en ese día y en esa situación más ligado a una vivencia personal y a la aplicación de conocimientos y el saber hacer, como también al control dinámico para alcanzar el objetivo previsto.

Los indicadores de la dificultad no reflejan los indicadores de complejidad:
  • La dificultad se guía por las intenciones, el saber hacer y los objetivos personales del operador. Cuanto más nos alejamos de la intención, más hablaremos de dificultad. 
  • La complejidad se expresa en términos de coste cognitivo; los procesos cognitivos utilizados para alcanzar los objetivos establecidos tiene un costo personal que puede significa desatender otras actividades, asumir riesgos y un aumento de la probabilidad de cometer un error o el aumento de la fatiga. 
La complejidad se refiere a un estado particular de la situación que incluye al operador y a la tarea que tiene que realizar, e impone exigencias y comportamientos diferentes respecto a una situación en que la complejidad es mínima y los comportamientos están estereotipados. La dificultad se refiere a las intenciones, a los costes de los procesos cognitivos utilizados por cada persona para responder a la situación. 

Puede existir dificultad sin complejidad (un operador se bloquea y desea comprender elementos de la situación que no son necesarios para la ejecución de la tarea) y complejidad sin dificultad (lo que para un operador puede ser complejo, para otro suficientemente preparado puede realizarlo de una forma rutinaria)

Que tiene que ver esto con la aviación, ¡muchísimo! Definir la complejidad y la dificultad de una tarea, la complejidad y dificultad de la realización de un procedimiento es parte de la gestión de riesgos. Generalmente pensamos que con establecer un procedimiento tenemos solucionado todo. Los procedimientos son, inevitablemente, una especificación incompleta de la acción que hay que realizar. Seguir procedimientos, es decir llevarlos a la práctica, hacer lo que está escrito, requiere inteligencia: un verdadero trabajo cognitivo (¡la dificultad!). Requiere del juicio, que hace quien lo tiene que llevar a cabo, del contexto dinámico y complejo del momento (¡La complejidad!).

Hay habilidades no técnicas que entran en juego, hoy día consideradas más importantes que las técnicas.

Las habilidades no técnicas se definen como las actitudes y comportamientos, no directamente relacionados con el control de la aeronave, el control de los sistemas y los procedimientos normalizados de trabajo. Ejemplos clásicos de habilidades no técnicas son la autoridad, la coordinación, la cooperación, la comunicación, la toma de decisiones, la gestión de conflictos y error, el estrés y la gestión de carga de trabajo, la atención, la vigilancia y la confianza. En resumen, las habilidades no técnicas abarcan tanto el aspecto social como el cognitivo.

Paz y bien
Roberto Gómez

Fuentes:
René Amalberti, La acción humana en los sistemas de alto riesgo, Editorial Modus Laborandi, 2009.

Comentarios

  1. Estoy más que satisfecho con tu explicación, muchisimas gracias aclaraste unas dudas que tenía.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Los comentarios serán moderados antes de su publicación.

Entradas más populares de este blog

EL MODELO DE REASON

CAUSALIDAD DE LOS ACCIDENTES — EL MODELO DE REASON

La aceptación en toda la industria del concepto de accidente de organización fue posible gracias a un sencillo pero gráficamente poderoso modelo elaborado por el Profesor James Reason, que proporcionó un medio para comprender cómo la aviación (o cualquier otro sistema de producción) funciona con éxito o se dirige al fracaso. Con arreglo a este modelo, los accidentes se producen cuando cierto número de factores permiten que ocurran — siendo cada uno de ellos necesario pero en sí no suficiente para quebrar las defensas del sistema. Debido a que los sistemas complejos como la aviación están extremadamente bien defendidos por capas de defensas profundas, las fallas en un punto único rara vez tienen consecuencias en el sistema aeronáutico. Las fallas de equipo o los errores operacionales nunca son la causa del quiebre de las defensas de seguridad operacional, sino más bien los elementos activadores. Los quiebres de…

La incursión en Barcelona - Una aproximación desde la Seguridad Operacional

Incursión en la pista. Todo suceso en un aeródromo que suponga la presencia incorrecta de una aeronave, vehículo o persona en la zona protegida de una superficie designada para el aterrizaje o despegue de una aeronave (DOC 9870 Manual sobre la prevención de incursiones en la pista)

Según los datos publicados en The Aviation Herald la distancia entre el A340 de AR y el B767 de  UTAir era de 1,7 millas. La siguiente imagen muestra la distancia entre ambas. En la calle M cruzando la pista 02, en base a esos datos publicados la situación quedaría así:




Cabe aclarar algo sobre el video que se ha viralizado en las redes. Las distancias no son lo que parece, el zoom y la posición del que filma dan la sensación de cercanía que no es tal. La posición del A340 que se encuentra en primer plano y el avión aproximando en segundo plano, da espectacularidad y parece que están a punto de impactar, en mi opinión, no es así, teniendo en cuenta los datos de Aviation Herald.
Este comentario no le quita gr…

COMPOSICIÓN DE LAS CENIZAS VOLCÁNICAS Y DE LOS GASES ASOCIADOS

Volcanes activos en la zona cordillerana

COMPOSICIÓN DE LAS CENIZAS VOLCÁNICAS Y DE LOS GASES ASOCIADOS

Esencialmente las nubes de cenizas volcánicas están constituidas por partículas finas de roca pulverizada, cuya composición corresponde a la del magma en el interior de los volcanes. Por consiguiente, la composición de las nubes de cenizas volcánicas varía de un volcán a otro. No obstante, en términos generales, están predominantemente constituidas por sílice (> 50%) junto con cantidades más pequeñas de óxidos de aluminio, hierro, calcio y sodio (Tabla 2-1).
El sílice es una forma de silicato vítreo y examinado por exploración microscópica de electrones se parece a cascos de vidrio de bordes agudos.
Los materiales de silicato de vidrio son muy duros. Ordinariamente de una dureza de nivel 5 ó 6 en la escala de Mohs (La escala Mohs recibe su nombre al minerólogo alemán Friedrich Mohs y se basa en una escala de dureza del talco qu…