jueves, 7 de junio de 2018

Columna de la Lic. Albareda - Pedro Dynamo: un sobreviviente en la incertidumbre

La situación económica y la readecuación de las organizaciones a las nuevas circunstancias y necesidades hace que muchas personas vivan en zozobra (real y/o fantaseada) tratando de sobrevivir en la incertidumbre al no saber si conservarán el puesto o no le renovarán el Contrato para el próximo año.

“¿Seré yo el siguiente desafectado? ¿Qué será de mi vida?”

Preguntas clave, profundas en el ciclo vital, que afectan los cimientos del Yo, la autoestima.
El desgaste psicológico es importante. Estar más pendiente por si mantiene el trabajo que por su desempeño implica un grado de estrés que puede derivar en conductas de riesgo.

“¿Qué motivación puede tener Pedro Dynamo acosado por la incertidumbre?”

Nosotros somos sus amigos, sus compañeros de trabajo, pero ¿qué podemos decirle? Todo lo que armamos como discurso de apoyo nos parece inapropiado. Como cuando tenemos que dar un pésame.
No es tarea fácil y cada persona es un mundo, pero vamos a intentar evitar que este desgaste psicológico se haga crónico con el transcurrir de las semanas… los meses… los trimestres… los semestres… La visión negativa acerca del futuro es característica de este siniestro “status quo” que irremediablemente debe transitar. 

El tiempo pasa, la espera desespera y no hay comunicaciones “de arriba”

Por una simple razón: las comunicaciones llegan cuando la organización decide, no cuando Pedro lo requiere.

Pedro Dynamo va evidenciando una visión cada día más negativa de sí mismo, se siente un inútil. 

“Seguro que soy el siguiente en la lista”.

Es evidente que debe apuntalarse su AUTOESTIMA. Por él y por la eficiencia del equipo en lo laboral.

Entonces, nosotros, sus compañeros, sus jefes, le mencionamos su valor como persona en nuestro equipo, lo importante que fue y sigue siéndolo para el equipo, todos los días.
Le mostramos que tiene un plus como experto en su materia, que todos reconocen.

¡Ah! Olvidé decir que Pedro Dynamo trabaja en un Aeropuerto de la Provincia de Bs.As.

Años de trabajo responsable, que cuenta con la confianza del equipo, motivado, amante de su profesión.

Pedro Dynamo comenzó a interpretar las experiencias de manera negativa, con un sentimiento de derrota y frustración.

“Es inútil. Haga lo que haga estoy destinado a salir de la organización”

“¿Qué será de mí?  ¿Dónde trabajaré?”. 

Y pagará las consecuencias de haber trabajado en relación de dependencia, pagará las consecuencias de haber elegido un Aeropuerto, que, aunque Pedro Dynamo diga, exultante: “Voy a MI Aeropuerto”, en realidad no es dueño ni de una baldosa del mismo; pagará las consecuencias de depender de políticas que lo exceden en su poder de comprensión y de decisión, de partidas presupuestarias, de cambios en la visión de la organización, de ser un nuevo integrante de otro colectivo laboral, etc., etc.

Y afectará directamente su rendimiento laboral.

¿Entonces?

Considero que el apoyo social es imprescindible. El equipo deberá estar consustanciado con las alegrías y las tristezas de sus integrantes, que la persona no se sienta sola es fundamental. 
No es necesario ser psicólogo para acompañar y entender estas situaciones.
La famosa Empatía ayuda mucho. No atiborrarlo con discursos que se caen como castillos de naipes, sino con un verdadero interés por sostenerlo, compartiendo su dificultad.

La sinceridad y el afecto siempre hacen bien. Aún en los peores momentos.
Don Bosco hablaba (ya lo escribí en alguna otra columna de este Blog) de la “Amorevolezza”, que no tiene una traducción exacta, pero remite a la amabilidad, a la verdadera caridad, la preocupación y ocupación por la situación del otro.

La amorevolezza “donbosquiana” tiene un hondo principio de inspiración y de unidad, condición de vitalidad y dinamismo. Admite “un progreso y desarrollo en el vínculo, con una sucesiva asimilación de ideas inspiradoras y asume, luego, un sentido definitivo, una armónica y total globalidad en la contención, como todas las grandes obras de arte, también las incompletas”.

Lograr que Pedro Dynamo viva su día a día como una secuencia y no como el final del camino es una tarea ardua, pero hay que intentarlo. Que logre verse frente a un posible nuevo camino (las Oportunidades, del FODA) es su nuevo desafío.

Más vale hacer algo que no hacer nada. Aunque todo se vea incompleto, desde la altura se verá como un rompecabezas vital que se irá completando …posiblemente fuera del Aeropuerto, con nuevas oportunidades, desafíos, esfuerzos.

O sea: la vida misma en un permanente continuum.

Bonus Track: interesante leer el pensamiento de Aristóteles y Santo Tomás sobre el concepto de “continuum”.



Lic. María del Carmen ALBAREDA
                                                                                      Psicóloga
                                                                                     Capacitadora en Factores Humanos
                                                                                      Diseñadora Programa M.E.I.C
                                                                                   (Manejo de Estrés en Incidentes Críticos)
                                                                                   mdelcalbareda@yahoo.com.ar

No hay comentarios.:

Publicar un comentario