Ir al contenido principal

Columna de la Lic. Albareda : “La Hora del Lobo” (Un sábado in blue)

"La hora del lobo es el momento entre la noche y la aurora cuando el sueño es más profundo, cuando las pesadillas son más reales, cuando los insomnes se ven acosados por sus mayores temores, cuando los fantasmas y los demonios son más poderosos..." (Ingmar Bergman, escritor y cineasta sueco)


“La hora del lobo, también puede ser un sábado a las 9 de la mañana” (Yo)


Tengo sensación de distancia, siento al mundo cada vez más diluido.  No es un proceso violento, es un zoom que suavemente me va alejando.   Las caras, las voces de quienes amo están allá, cada vez más allá.

Hablo por teléfono, con la voz impostada de: “Aquí no pasa nada, estoy igual que ayer”. (Que se acabe esta conversación porque ya no tengo más ganas de fingir)

Mejor salgo a caminar. No, mejor juego al Solitario. No, mejor escribo unos mails. El Facebook me atrapa. Ya es mediodía y yo aquí, en la compu.
Mejor me arreglo y voy al Shopping. Allí habrá gente, movimiento, no me sentiré tan sola. Pero ya conozco esa experiencia. Debe ser uno de los lugares donde peor me he sentido. Pasan conversando o riendo, acompañados. Y yo con  mi boca cerrada, como si tuviera cinta scotch. ¡Quiero compartir!  ¡Quiero conversar!   Y reprimo, no puedo andar hablando sola.

No. Mejor me quedo. Mejor me siento en el balcón, cómoda, a continuar leyendo “La conjura de los necios”. ¡Claro, ideal para un día como éste!

Pasan las horas. Ya son las cuatro de la tarde.
Mejor un programa de tv. 
Zapping y más zapping.
Me duermo.
Me relaja. Me desconecto de la realidad, entro en el mundo onírico. Aparecen personajes, se suscitan situaciones, se resuelven. Pude actuar, hablar, compartir y sentir con ellos. 

Caramba… 
Son las ocho y media de la noche.

Qué suerte. Pasó el día. Ya no tengo que sentirme abrumada con la obligación de “tener que hacer algo”. Ahora a cenar y dormir.

La interacción de neurotransmisores cerebrales con circunstancias estresantes en la vida afectiva, laboral o de relación puede generar un sábado “in blue” o “gris”, según el idioma que mejor domine el deprimido. 
Estos estados  se corresponden con una depresión reactiva causada por una mala adaptación a circunstancias ambientales estresantes.

Si a Ud. le toca interactuar con alguien que esté atravesando este estado “calamitoso”, le sugiero:
No piense: "Está así porque quiere", "Lo que le pasa es que no tiene fuerza de voluntad", "Todos tenemos bajones, pero él los exagera".

No le diga: "Ya se te va a pasar", “¿Por qué no salís a dar una vueltita?”

No lo obligue a contar  sufrimientos o a realizar actividades, mantenga una actitud comprensiva, busque el diálogo, permítale expresarse y acompáñelo. 
La tarea es encontrar motivos y abordarlos.

La consulta psicológica puede ser recomendada de acuerdo a la periodicidad y profundidad de los síntomas.
¡Que lo tiró! ¡Qué difícil entender al humano! 

Lic. María del Carmen ALBAREDA
mdelcalbareda@yahoo.com.ar

Comentarios

Entradas más populares de este blog

EL MODELO DE REASON

CAUSALIDAD DE LOS ACCIDENTES — EL MODELO DE REASON La aceptación en toda la industria del concepto de accidente de organización fue posible gracias a un sencillo pero gráficamente poderoso modelo elaborado por el Profesor James Reason, que proporcionó un medio para comprender cómo la aviación (o cualquier otro sistema de producción) funciona con éxito o se dirige al fracaso. Con arreglo a este modelo, los accidentes se producen cuando cierto número de factores permiten que ocurran — siendo cada uno de ellos necesario pero en sí no suficiente para quebrar las defensas del sistema. Debido a que los sistemas complejos como la aviación están extremadamente bien defendidos por capas de defensas profundas, las fallas en un punto único rara vez tienen consecuencias en el sistema aeronáutico. Las fallas de equipo o los errores operacionales nunca son la causa del quiebre de las defensas de seguridad operacional, sino más bien los elementos activadores. Los quie

COMPOSICIÓN DE LAS CENIZAS VOLCÁNICAS Y DE LOS GASES ASOCIADOS

Volcanes activos en la zona cordillerana COMPOSICIÓN DE LAS CENIZAS VOLCÁNICAS Y DE LOS GASES ASOCIADOS Esencialmente las nubes de cenizas volcánicas están constituidas por partículas finas de roca pulverizada, cuya composición corresponde a la del magma en el interior de los volcanes. Por consiguiente, la composición de las nubes de cenizas volcánicas varía de un volcán a otro. No obstante, en términos generales, están predominantemente constituidas por sílice (> 50%) junto con cantidades más pequeñas de óxidos de aluminio, hierro, calcio y sodio (Tabla 2-1). El sílice es una forma de silicato vítreo y examinado por exploración microscópica de electrones se parece a cascos de vidrio de bordes agudos. Los materiales de silicato de vidrio son muy duros. Ordinariamente de una dureza de nivel 5 ó 6 en la escala de Mohs ( La escala Mohs recibe su nombre al minerólogo alemán Friedrich Mohs y se basa en una escala de dureza del

La pista: Distancias declaradas

Distancias declaradas Pista: Área rectangular definida en un aeródromo terrestre preparada para el aterrizaje y despegue de las aeronaves Recorrido de despegue disponible (TORA) . La longitud de la pista que se ha declarado disponible y adecuada para el recorrido en tierra de un avión que despegue. Distancia de despegue disponible (TODA) . La longitud del recorrido de despegue disponible más la longitud de la zona libre de obstáculos, si la hubiera. Distancia de aceleración-parada disponible (ASDA) . La longitud del recorrido de despegue disponible más la longitud de zona de parada, si la hubiera. Distancia de aterrizaje disponible (LDA) . La longitud de la pista que se ha declarado disponible y adecuada para el recorrido en tierra de un avión que aterrice.  Cálculo de las distancias declaradas Las distancias declaradas que han de calcularse para cada dirección de la pista son: el recorrido de despegue disponible (TORA), la distancia de despegue dispon