Ir al contenido principal

SUSCRIPCIÓN

Reciba nuevos posteos por email:

El 6 por ciento que puede ser mortal

¿Por qué un piloto realizando un vuelo bajo reglas VFR, con control de la aeronave, funcionando adecuadamente, accidentalmente vuela hacia el terreno? ¿O la ladera de una montaña, o hacia el agua, o hacia un obstáculo?

Estas colisiones involuntarias, definidas como vuelo controlado hacia el terreno (CFIT - Controlled Flight into Terrain), se convierte en uno de los tres principales factores causales de accidentes de aviación general durante las últimas dos décadas (Federal Aviation Administration)

El vuelo controlado al terreno (CFIT) ocurre cuando una aeronave en condiciones de volar bajo el control completo del piloto, inadvertidamente vuela hacia el terreno, el agua o un obstáculo. Los pilotos generalmente no se dan cuenta del peligro hasta que es demasiado tarde.

Podríamos pensar que los accidentes CFIT involucran a pilotos sin experiencia, que vuelan inadvertidamente en condiciones meteorológicas instrumentales (IMC); los datos dicen que más del 75 por ciento de los accidentes CFIT ocurren a la luz del día, y más de la mitad tienen lugar en condiciones visuales, con pilotos calificados. 

Planificar, preparar, prevalecer

La clave para combatir los accidentes CFIT comienza en tierra en la planificación previa al vuelo, es el primer paso. Ser proactivo. Saber a dónde vas, tus capacidades y recursos antes del despegue.

Un buena conciencia situacional comienza con una evaluación de riesgos previa al vuelo:

Meteorología

Contar con información precisa, solicitar ayuda si no sabes interpretarla adecuadamente. Verificar las condiciones en toda la ruta planeada y verificar los pronósticos, cómo puede evolucionar una condición meteorológica teniendo en cuenta el horario de llegada a destino.

Conocer bien la ruta planeada

Familiarícese con tu ruta antes del despegue. Revisar los NOTAM. Con un mapa mental planificado previamente, pasarás menos tiempo con la cabeza hacia abajo y más tiempo mirando hacia afuera para ver y evitar otras aeronaves, observar el terreno y los obstáculos.

Identificar una alternativa previamente o lugares de aterrizaje adecuados cerca o a lo largo de tu ruta.

Conocer antes del vuelo las altitudes mínimas seguras, los obstáculos y las elevaciones. Date un poco de espacio para respirar, esto significa al menos una milla del espacio y 2,000 pies verticalmente de la elevación que estás tratando de evitar. 

Si vas a volar a una zona que nunca fuiste una ayuda puede ser Google Earth, para mirar y tener una idea del tipo de terreno y obstáculos podes encontrar a lo largo de la ruta. 

Esperar lo inesperado

Hay que tener presente que ningún vuelo es rutinario. Hay que esperar lo inesperado (siempre). No se pueden prever todas las situaciones,  pero si se puede tomar algunas medidas para saber de antemano con qué sos capaz de lidiar si te encontras en una situación adversa: viento, turbulencia y las condiciones operativas que involucran temas como altitud de alta densidad, orografía o pistas cortas en el despegue o en el aeródromo de destino.

Si te sentís cómodo volando con un viento cruzado de 10 nudos, no te largues a volar de una con un viento de 20 nudos solo para satisfacer el ego o a los pasajeros que llevas a volar. Recorda que el acrónimo  PIC (pilot-in-command) significa piloto al mando, NO significa pasajero al mando.

Tener un plan B y tal vez incluso un C para evitar la ansiedad es muy positivo.

No todas las mezclas son buenas, por ejemplo VFR e IMC

Arrancar en VMC y terminar en IMC es una amenaza continua para la seguridad y es el precursor de accidentes CFIT con resultados catastróficos, fatales en la mayoría de los casos. Nunca continúes un vuelo VFR con una visibilidad que cada vez se deteriora más, especialmente si no tenes la habilitación de vuelo por instrumentos. Las buenas condiciones meteorológicas al despegue no significan que será igual en el aeródromo de destino y en determinadas ocasiones en el mismo aeropuerto de salida para un vuelo local. La madre naturaleza nunca deja de sorprendernos. El clima es dinámico. La visibilidad puede caer de ilimitada a cero muy rápidamente, en determinadas zonas y épocas del año.

Prioridades

Otro consejo para evitar CFIT es recordar siempre las prioridades: Volar, Navegar y Comunicar. Tu primera tarea es volar el avión, seguido de navegar para evitar impactar contra el suelo. Comunicar solo cuando tengas las dos primeras tareas bajo control. La gestión eficaz de riesgos es esencial para realizar operaciones seguras, quizás deberíamos agregar a volar, navegar y comunicar "mitigar". Para mitigar el riesgo, tenemos que saber, o al fin anticipar, cuáles son esos riesgos. 

No poner toda la confianza en la automatización: 

Pueden surgir problemas si no comprendes la tecnología o si intentas utilizarla más allá para lo que está diseñada. Es muy importante conocer exhaustivamente cómo funciona, saber interpretar la información que brindan y comprender cómo detectar fallas en el equipo que tenemos en el avión. Poco o mucho equipamiento pero conocer muy bien su funcionamiento. Cada vez son más habituales las pantallas en la cabina, como diría Tusam "Puede fallar" (Este último comentario solo válido en argentina y para mayores de 45 años)

Frase motivadora: Confiar pero verificar

Mantener habilidades "afiladas", estar entrenado, salir con un instructor que vea como estás con tus habilidades de vuelo. 

Ser realista sobre el rendimiento de la aeronave: 

Tenes que saber cómo el rendimiento de la aeronave se ve afectado por la temperatura (en verano en argentina por ejemplo), tener en muy en cuenta la altitud de densidad que combinada con una pista corta y con un obstáculo a pasar en una aeronave con o casi peso máximo de despegue, ha provocado colisiones con obstáculos en el despegue. Los vientos de cola en la aproximación o el despegue también pueden contribuir a los accidentes CFIT.

Ojo los cables: Estar atento a las líneas eléctricas y las estructuras de soporte durante la aproximación y el aterrizaje, muchas líneas eléctricas no están marcadas ni iluminadas. Recordemos el accidente de un helicóptero volando bajo en la Provincia de Salta: informe preliminar de la Junta de Seguridad en el Transporte: 

La aeronave estaba en vuelo visual sobre el curso del río Juramento con una trayectoria de suroeste a noreste, con una altura aproximada entre 100 y 110 metros, cuando impactó con el corta cable la línea de señalización con bochones y la cortó. Luego, el helicóptero arrastró la segunda línea del canopy, cortándolo en la zona de amarre.
El impacto con los cables habría sometido a la aeronave a esfuerzos y cargas excesivas, lo que provocó que una de las palas del rotor principal seccionara el botalón de cola. La aeronave perdió el control y se precipitó sobre el cauce del río. La misma impactó contra el agua en una zona de poca profundidad, con una leve variación de su rumbo hacia la izquierda. Además, se verificó que la aeronave impactó con 5 grados de picada y tomó contacto con el agua con su lateral y esquí derecho.

La mayoría de estos impactos con cables ocurren por debajo de los 200 pies sobre el nivel del suelo (AGL).

Planificar, prepararte bien para el vuelo y tomar decisiones inteligentes basadas únicamente en la seguridad de tu vuelo.

¿Qué estrategias pueden ayudar a prevenir CFIT?

La seguridad es primordial (no la que solo se declama, sino la que se practica). Existen varias estrategias antes, durante y después del vuelo que pueden ayudarte a aumentar la seguridad y prevenir un evento CFIT.

Antes del vuelo:
  • Estar capacitado. 
  • Obtener información meteorológica completa y precisa.
Durante el vuelo:
  • Conocer tus limitaciones.
  • Conocer tu equipamiento y evaluar honestamente el uso adecuado.
  • Reconocer cuándo pegar la vuelta y hacerlo antes de que te sientas incómodo con el vuelo.
Después del vuelo:
  • Debriefing sobre la experiencia: ¿hay algo que podría haber hecho o podría hacer ahora?
  • Capacitación para mantener la competencia o mejorar tu habilidad de vuelo.
¿En qué fase del vuelo suelen producirse los accidentes CFIT?

Según la Federal Aviation Administration, alrededor del 25 por ciento de todos los accidentes ocurren durante el despegue y el segmento de ascenso inicial del vuelo.

Aproximadamente el 7 por ciento de los accidentes ocurren durante el ascenso, mientras que solo el 4,5 por ciento ocurre durante la fase de crucero. Aproximadamente el 19,5 por ciento ocurre durante el descenso y la aproximación inicial, y el 41,4 durante la aproximación final y el aterrizaje.

En otras palabras, aunque el despegue, el ascenso inicial, la aproximación final y el aterrizaje representan solo alrededor del 6 por ciento del tiempo total de vuelo de un vuelo determinado, ese 6 por ciento puede ser mortal.

Hasta la próxima
Paz y bien
Námaste

Roberto Gómez

Entradas más populares de este blog

EL MODELO DE REASON

CAUSALIDAD DE LOS ACCIDENTES — EL MODELO DE REASON La aceptación en toda la industria del concepto de accidente de organización fue posible gracias a un sencillo pero gráficamente poderoso modelo elaborado por el Profesor James Reason, que proporcionó un medio para comprender cómo la aviación (o cualquier otro sistema de producción) funciona con éxito o se dirige al fracaso. Con arreglo a este modelo, los accidentes se producen cuando cierto número de factores permiten que ocurran — siendo cada uno de ellos necesario pero en sí no suficiente para quebrar las defensas del sistema. Debido a que los sistemas complejos como la aviación están extremadamente bien defendidos por capas de defensas profundas, las fallas en un punto único rara vez tienen consecuencias en el sistema aeronáutico. Las fallas de equipo o los errores operacionales nunca son la causa del quiebre de las defensas de seguridad operacional, sino más bien los elementos activadores. Los quie

Presión atmosférica

Presión Atmosférica Aunque hay distintos tipos de presión los pilotos nos preocupamos, principalmente, de la presión atmosférica. Es uno de los factores básicos en los cambios meteorológicos, ayuda a la sustentación del avión, y tiene acción directa sobre algunos de los instrumentos de vuelo: el altímetro, el velocímetro, indicador de velocidad vertical (variómetro), y medidor de presión del múltiple de admisión. El aire es muy ligero, pero tiene masa y ella se ve afectada por la atracción de la gravedad. Por lo tanto, al igual que cualquier otra sustancia, tiene peso y debido a su peso, tiene fuerza. Ya que es una sustancia fluida, esta fuerza se ejerce por igual en todas direcciones, y su efecto sobre los cuerpos en el aire se llama presión. En condiciones estándar a nivel del mar, la presión media ejercida por el peso de la atmósfera es de aproximadamente 1 kg fuerza por centímetro cuadrado de la superficie, o 1.013,2 milibares (mb). Su espesor es limitado; por lo tanto, cuant

La pista: Distancias declaradas

Distancias declaradas Pista: Área rectangular definida en un aeródromo terrestre preparada para el aterrizaje y despegue de las aeronaves Recorrido de despegue disponible (TORA) . La longitud de la pista que se ha declarado disponible y adecuada para el recorrido en tierra de un avión que despegue. Distancia de despegue disponible (TODA) . La longitud del recorrido de despegue disponible más la longitud de la zona libre de obstáculos, si la hubiera. Distancia de aceleración-parada disponible (ASDA) . La longitud del recorrido de despegue disponible más la longitud de zona de parada, si la hubiera. Distancia de aterrizaje disponible (LDA) . La longitud de la pista que se ha declarado disponible y adecuada para el recorrido en tierra de un avión que aterrice.  Cálculo de las distancias declaradas Las distancias declaradas que han de calcularse para cada dirección de la pista son: el recorrido de despegue disponible (TORA), la distancia de despegue dispon